90+90

0
Cuatro partidos de mundial. Cuatro equipos. Y todos con un mismo objetivo: ser campeones del mundo. Y sólo una semana. No queda más. El pasado 11 de junio ya parece lejano. El próximo 11 de julio se antoja cercano. Y el camino ha sido duro… pero al menos hemos aguantado hasta el final. Nuestra primera vez.

El próximo lunes puede que titule: Campeones del mundo, o subcampeones, o peleamos por la medalla de bronce y la ganamos, o finalmente fuimos cuartos. Y la verdad es que apostaría lo mismo por cualquiera de las cuatro, y es porque estoy desconcertado.

Veo jugar a Uruguay o a Holanda y pienso que sería fácil ganar la final. Veo jugar a los germanos y pienso que el partido de este miércoles va a ser de infarto. Y veo jugar a España y sigo pensando que falta Luis Aragonés.

Los guaraníes me hicieron fumar más cigarros de lo habitual el sábado pasado. Don Vicente repite alineación. Manda a Villa a la izquierda, y ni el niño ni el guaje huelen una bola en la primera parte. ¿Y por qué? Porque falta un nexo de unión. Sin mediapunta no nos queda más remedio que entrar por la bandas y tirar centros al área, y por ahí no somos peligrosos.

Solución: Cambiar a Torres por Cesc, liberar de trabajo a Xavi y conseguir más verticalidad con Villa como delantero centro: correcto. Véase el partido contra Paraguay. En Inglaterra todavía no entienden como Cesc, considerado una de las estrellas de la Premier, esté sentado en el banquillo. Y yo les doy la razón. El capitán gunner tiene ahora mismo más gol y más peligro que muchos de los titulares de Don Vicente.

Ante Portugal, el revulsivo fue Fernando Llorente y ante Paraguay fue Cesc. ¿Nadie se ha dado cuenta que nos gusta jugar por el centro y que tan sólo abrimos el campo para crear espacios? Pues entonces, ¡dejémonos de tirar centros al área! (menos cuando la jugada lo requiera o sea necesario). Don Vicente, junte a Xavi con Cesc, utilice a Busquets como medio centro de contención y sacrifique a Xabi Alonso. Saque a Torres y a Villa en la delantera y nos veremos jugando la final contra Holanda o Uruguay. Utilice a Xabi Alonso para matar el partido contra los alemanes, una vez que lo tengamos ganado, y saque a Silva (y dícese Mata o Pedrito) para seguir teniendo opciones en ataque.

Por ahora sólo somos semifinalistas y campeones en sufrimiento. Menos mal que mi condición de Atlético me proporciona fuerzas suficientes como para que todavía no me haya dado un infarto.

España desarrolla su mejor juego durante los últimos 30 minutos de partido y la Alemania multicultural (tres polacos nacionalizados: Klose, Trochowski y Podolski; un ghanés: Boateng; y tres musulmanes de ascendencia turca y tunecina: Ozil, Tasci y Khedira) a la que nos enfrentamos el miércoles suele meter sus goles por pares y en los primeros minutos del encuentro. Debemos ser ofensivos desde el minuto uno, realizar rápidamente el balance defensivo y aguantar contra la juventud teutona… difícil pero no imposible.

Nota: Grande Nadal. ¡‘Vamous’ Rafa sigue así! Y enorme Lorenzo. Ya tienes suerte de campeón.

Felipe Sierra.

Dejar respuesta

Introduce tu comentario!
Introduce tu nombre
Información sobre protección de datos
Responsable: Market Version Press.
Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios.
Legitimación: Tu consentimiento.
Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
Destinatarios: Tus datos se alojarán en los servidores de CDMON 10DENCEHISPAHARD, S.L. (UE).
Contacto: prensa@autopos.es
Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.