Centro Zaragoza abre nuevas instalaciones

0
Centro Zaragoza inauguró sus nuevas instalaciones en el Parque Tecnológico del Motor de Aragón (Technopark), dentro del complejo Motorland en el municipio turolense de Alcañiz. Los invitados (autopos.es fue el único medio de prensa profesional que asistió) visitaron talleres, laboratorios, áreas de investigación, y hasta presenciaron un test en el simulador de impactos. Centro Zaragoza ya trabaja en la elaboración de un baremo de tiempos de reparación y pintura para vehículos industriales, aprovechando las múltiples pruebas que pueden realizarse en estas instalaciones dotadas con una cabina de pintura de 21 metros de largo (hay pocas así en toda Europa), varios puentes grúa y una bancada para bastidores altos.

En octubre de 2009, coincidiendo con el XX aniversario de la inauguración de su sede en Pedrola (Zaragoza), Centro Zaragoza comenzó a trabajar en estas nuevas instalaciones en la llamada “Ciudad del Motor” de Alcañiz (Teruel), donde además de ampliar sus investigaciones en seguridad vial (principalmente análisis de atropellos) desarrollarán con autobuses y camiones la mayoría de investigaciones que ya realizan con turismos.

Centro Zaragoza elaborará en estas instalaciones un baremo de tiempos de reparación y pintura para vehículos industriales, aprovechando las innumerables pruebas que permiten unas instalaciones dotadas con una cabina de pintura de 21 metros de largo (hay pocas así en toda Europa), varios puentes grúa y hasta una bancada para bastidores altos. Personal investigador de la Universidad de Zaragoza trabajará conjuntamente con el equipo del centro, con el objetivo de convertir las nuevas instalaciones en el principal centro europeo de investigación en vehículo industrial.

Las nuevas instalaciones cuentan con una superficie urbanizada de 13.332 metros cuadrados, de los que 7.170 son superficie construida (1.300 se dedicarán a laboratorios). Destacan desde Centro Zaragoza que “estas instalaciones serán idóneas para la ubicación de innovadores equipos para la investigación de vehículos y de la seguridad vial, entre los que destacan un simulador de impactos para ensayos de conjuntos y sistemas y un lanzador de formas antropomórficas para ensayos según la nueva directiva comunitaria”, de modo que “la formación, el desarrollo de la I+D+i en el sector de automoción y el fomento de nuevas iniciativas para la mejora de la seguridad vial se van a ver fortalecidos con el establecimiento de estas segundas instalaciones de Centro Zaragoza. Las instalaciones de Alcañiz, junto con las de Pedrola, y su nuevo equipamiento harán viable una investigación y formación en profundidad de la gama total de vehículos (turismo, vehículo industrial y motocicletas)”.

José Manuel Carcaño, director general de Centro Zaragoza, presentó el acto y dio paso a las intervenciones de Josep Vila, presidente de Centro Zaragoza; Amor Pascual, alcaldesa de Alcañiz; Pedro Seixas, presidente de APS, Mirenchu del Valle, secretaria general de Unespa; Arturo Aliaga, consejero de Industria, Comercio y Turismo del Gobierno de Aragón; y Javier Fernández, delegado del Gobierno en Aragón. Entre los invitados, Miguel Ángel Cuerno, presidente de Ancera; Raúl Calleja, director de Motortec Automechanika Ibérica (en una de las fotos, amistosamente abrazado por el consejero Aliaga); y autopos.es, único medio de prensa profesional que asistió.

Una institución de prestigio consolidado
Creado por las principales aseguradoras de España, Centro Zaragoza es conocido en el sector sobre todo por sus baremos de tiempos de reparación en carrocería y pintura. Pero esa es solamente una de sus actividades, ni siquiera la más importante: buena parte de sus recursos los invierte en la investigación de accidentes de tráfico; la realización de estudios para la mejora de la seguridad de los vehículos y la seguridad vial; la formación especializada a profesionales; la certificación de piezas de recambio de carrocería… Todo un abanico de actividades y servicios que, según destacan sus responsables, “benefician, sí, a sus dueños, las compañías de seguros, pero también, y en gran medida, al conjunto de la sociedad”.

El Instituto de Investigación sobre Reparación de Vehículos, S.A. (nombre jurídico de Centro Zaragoza) es una sociedad creada en 1987 por 14 compañías de seguros. Controlando aproximadamente el 85% de las primas de seguros de automóvil en España, las aseguradoras asociadas son actualmente 21. Ubicado en Pedrola, Zaragoza (emplazamiento elegido por su equidistancia de Madrid y Barcelona, donde se encontraban las oficinas centrales de la mayoría de aseguradoras asociadas), sobre una parcela de más de 40.000 m2, 16.000 urbanizados, emplea a más de sesenta personas.

Su objetivo fundamental es la investigación de los daños materiales que cubren los seguros de automóvil y la mejora de la seguridad vial, por lo que se dedican principalmente al estudio y experimentación de las características, métodos y sistemas de reparación, así como de la seguridad y comportamiento de los vehículos en accidentes de tráfico. También se imparte formación de manera permanente a profesionales expertos e involucrados de alguna forma en la diagnosis, peritación y reparación de vehículos siniestrados.

¿Por qué se creó una institución así? ¿Qué necesidades concretas satisface a las aseguradoras? Mariano Bistuer, subdirector y responsable del área de Comunicación y Formación, explica que “hace veinte años las compañías eran ya muy expertas en su producto, los seguros, pero apenas tenían datos concretos, analizados científicamente, sobre los daños materiales y corporales que provocan los accidentes”. Contar con un centro de investigación propio permitiría, por ejemplo, ajustar las tarifas de las pólizas a la realidad de los riesgos, mayores o menores según circunstancias. Pero necesitaban un espacio físico concreto, un área técnica especializada donde analizar todos los factores que influyen en los accidentes y sus consecuencias. “El trabajo que desarrolla Centro Zaragoza”, destaca Bistuer, “beneficia a las aseguradoras porque permite reducir costes, pero sobre todo beneficia a la sociedad, porque gracias a nuestras investigaciones (y mediante una relación permanente con los constructores, a los que se trasladan los resultados de las mismas), se han ido mejorando numerosos aspectos técnicos en el diseño de los vehículos, lo que ha permitido aumentar la seguridad vial, reducir los daños materiales y, sobre todo, reducir los daños corporales de conductores y acompañantes”.

Baremos de tiempos
Quizá la actividad por la que Centro Zaragoza es más conocido en el sector sea la elaboración de sus baremos de tiempos de reparación y pintura. También son conocidas las críticas a los mismos de algunas asociaciones de talleres, especialmente las de Cetraa, cuya postura respecto al centro ha ido variando con el tiempo desde una colaboración estrecha años atrás hasta la actual oposición a algunos de sus trabajos. Es un secreto a voces la oposición al trabajo de Centro Zaragoza mantenida por su presidente, Francesc Faura, en diferentes ocasiones y foros. Hace un tiempo la patronal de talleres realizó una encuesta entre sus asociados especialistas en carrocería, a los que se les preguntó respecto a la aplicación de los baremos de Centro Zaragoza y a la utilización, en función de las valoraciones finales de los peritos, de lo que se definía como “recambios certificados (no originales)”. En ambos casos las cuestiones planteadas fueron las mismas: si el taller estaba conforme; si lo consideraba una imposición de perito o compañía; y si se resignaba y lo aceptaba para no crear problemas al cliente.

El objetivo, según Faura, fue documentar los abusos de las compañías de seguros por si, aun afirmando que siempre han preferido el diálogo, al final no les quedaba más remedio que defender los intereses del taller. La patronal incluso envió una carta a los talleres en la que afirmaba: “La Confederación Española de Talleres de Reparación de Automóviles (Cetraa), según las quejas verbales recibidas, considera que la aplicación de ese baremo puede tratarse de un acuerdo de fijación de condiciones de servicio que puede ser interpretada como ilegal según las normas de la libre competencia, en estas dos áreas: a) Baremo de pinturas y b) Los recambios certificados (no originales)”.

Sin entender bien el fondo de ninguna polémica, y hablando concretamente de los baremos, Bistuer destaca que ellos realizan un trabajo exclusivamente técnico, estableciendo los tiempos en función de unos procedimientos y del uso de unas herramientas, habiendo comprobado además que se pueden cumplir: “Cuando hemos hecho pruebas con talleres, en sus instalaciones, con sus herramientas y sus pintores, hemos visto que pueden realizar las reparaciones en el tiempo establecido y a veces incluso en menos; a muchos profesionales de la carrocería les ayuda a gestionar su negocio, porque una cosa es la forma de trabajar acostumbrada y otra analizar con detalle los procedimientos, tras lo cual más de uno se ha llevado una sorpresa y ha comenzado, por ejemplo, a regular mejor las horas extras en su taller”.

Certificación de recambios
Centro Zaragoza es también, y esta actividad es cada vez más importante en su estructura, un centro certificador de la calidad de piezas de recambio de carrocería. Fabricantes de todo el mundo solicitan certificación para sus productos, y cuando una pieza la obtiene significa que ha pasado por unos procesos muy estrictos.

El programa incluye 25 pruebas distintas en el laboratorio de ensayos, analizando el tipo de material, las características, dimensiones, el ensamblaje en el vehículo, etc. La certificación es siempre de cada referencia concreta de un modelo concreto, y para ser certificada se compara con la referencia equivalente del constructor. Los resultados obtenidos al someter la pieza del constructor a los 25 ensayos del programa son los mínimos exigidos a la pieza que se desea certificar.

Esta certificación de Centro Zaragoza se incluye en los diferentes sistemas de valoración de daños (Audatex, Eurotax, GT Motive, etc) y el perito puede contar con esa pieza al hacer sus valoraciones. Con este trabajo se logra, según Bistuer, crear un mercado más competitivo: “Se favorece el ajuste de los precios, porque si de una misma pieza hay varias opciones con la misma calidad, y no solamente la del constructor, se crea competencia: el perito ahora puede elegir porque hay otras piezas certificadas aparte de la del constructor”.

Elring

Dejar respuesta

Introduce tu comentario!
Introduce tu nombre
Información sobre protección de datos
Responsable: Market Version Press.
Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios.
Legitimación: Tu consentimiento.
Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
Destinatarios: Tus datos se alojarán en los servidores de CDMON 10DENCEHISPAHARD, S.L. (UE).
Contacto: prensa@autopos.es
Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.