Atlético de Madrid

0
Después de más de veinte años el Atleti volverá a disputar una final europea. Su rival el Fullham inglés. Bayern e Inter se jugarán el máximo trono continental en el Santiago Bernabéu.

atleti 1La semana pasada fue intensa. Un puesto en las finales europeas estaba en juego. El Bayern no dio muchas opciones al verdugo del Real Madrid, y los Van Gaal, Robben y compañía volverán a visitar el estadio Santiago Bernabéu pero defendiendo otros colores.

Inter y Barça se jugaban el otro puesto en la final de la Champions. El Inter hizo su partido y el Barça hizo lo que pudo. El encuentro fue muy aburrido. Espeso, trabado, lento, angustioso. La tan ansiada remontada no fue posible y el Barça se quedó sin viajar a Madrid. Lo peor fue su mal perder, aunque aquí no deberíamos generalizar. Que un jugador estalle, como Valdés, y que otra persona active el sistema de riego para fastidiar la celebración del equipo contrario dice muy poco de esas dos personas, pero no del resto.

Los puestos para la otra final europea, la Europa League (conocida anteriormente como la UEFA) se jugaban el jueves. El Hamburgo se quedó sin jugar la final en su estadio. El Fullham de Mohamed Al Fayed, padre del malogrado Dodi (pareja de Lady Di) se hizo con el puesto después de remontar un 0-1 en contra. Con 131 años de historia el Fullham es un modesto de la Premier League. Casi desaparece en 1996 cuando jugaba en la cuarta división inglesa. Ascendió a primera en 2001 y su lucha por no volver a descender ha sido su habitual pan de cada día. Ahora jugará una final europea contra otro humilde pero grande a la vez.

El Atlético de Madrid visitaba Anfield con un solo gol de ventaja. Se veía venir que el partido contra el Liverpool iba a ser emocionante. De esos que recuerdas toda la vida y más si eres Atlético. Los reds salieron en tromba. Dos saques de esquina en el primer minuto de juego. Los de Quique debían aguantar los primeros quince minutos, y así fue. Después marcarían los locales.

atleti 2Pero el Atleti no se amilanó. Nadie movía ficha, algo muy raro en Benítez. A más de diez minutos para final la prorroga parecía inevitable. Y así fue, comienza el tiempo añadido y los reds marcan el segundo. Nadie se asustó. Con un gol rojiblanco sobraba. Y se sabía que iba a llegar. Nunca perdí la confianza, estaba seguro. La entrada de Jurado fue fundamental ¡Por qué no lo sacaría antes! pensé. Le dio frescura al equipo. Después el uruguayo nos metía en la final. Este año no ha sido su temporada pero un killer del área como él se hace fundamental, necesario e imprescindible en un equipo como el Atleti.

Mi corazón parecía explotar. Los minutos se hacían interminables. Había que sufrir. Y sufrimos como siempre. 120 minutos de tensión con el corazón en la mano. Ese es el Atleti. Ese es el menú diario de sus seguidores. Con el pitido final fue inevitable lanzar un suspiro y un grito de alegría. El Atleti volvía a una final europea. La generación de mis padres les ha visto ganar todo. Otras como la mía recuerdan el doblete de 1996. Aquellos que todavía no le han visto ganar nada se lo merecen. Grande Atlético de Madrid.

Felipe Sierra.

Elring

Dejar respuesta

Introduce tu comentario!
Introduce tu nombre
Información sobre protección de datos
Responsable: Market Version Press.
Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios.
Legitimación: Tu consentimiento.
Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
Destinatarios: Tus datos se alojarán en los servidores de CDMON 10DENCEHISPAHARD, S.L. (UE).
Contacto: prensa@autopos.es
Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.