Bosch da vida al diésel

0
Bosch está en abrir caminos hacia la movilidad sostenible, asumiendo un papel protagonista en los desarrollos de movilidad compartida, el internet de las cosas, la inteligencia artificial, y todo lo que huele a futuro, pero no se olvida de lo que le ha sido siempre propio, el diesel, alargando su vida reduciendo las emisiones de NOx en una décima parte del límite legal permitido.

javier-presidente-boschLos sistemas de propulsión, la movilidad compartida y la conectividad han sido los puntos clave de la conferencia de prensa ofrecida por Javier González Pareja, presidente de Bosch para España y Portugal, como campos de trabajo a través de los que la compañía busca dar soluciones de movilidad para poder “crear un entorno urbano libre de emisiones, estrés y accidentes”.

¿Y cómo esperan lograrlo? Pues a través de la reducción de emisiones de los motores diésel, habiéndolas reducido ya a una décima parte del límite establecido para 2020; invirtiendo en innovación (solo en España Bosch invirtió más de cien millones de euros en 2017), y liderando la producción de los componentes del futuro (en su fábrica de Madrid han producido más de 1.000 millones de sensores, por ejemplo).

“El diésel seguirá siendo una alternativa real”

Lo más destacado, y a lo que González Pareja dedicó gran parte de su intervención, son los avances realizados en la tecnología diésel, que tantos consideran enterrada: reducir las emisiones de NOx a una décima parte del límite establecido legalmente con una tecnología innovadora que permite que los vehículos no emitan más de 13 miligramos de emisiones de NOx por kilómetro, “valor muy inferior a los 120 miligramos que se establecerán para el año 2020”, le da sin duda vida al diesel. De hecho, los vehículos testados en la actualidad por Bosch, “en las condiciones urbanas más exigentes”, emiten solo 40 miligramos por kilómetro, emisiones igualmente bajas que no se acercan al valor establecido de 168 miligramos de NOx/Km.

Es el resultado de la combinación de tres factores: una gestión inteligente de la temperatura de los gases de escape, tecnología avanzada de inyección de combustible y un sistema de gestión del aire recientemente desarrollado, que permite pensar, como señalan desde Bosch, que “el motor diésel es una alternativa real sostenible en un futuro próximo”. Alternativa en la que seguirán trabajando con la ayuda de la inteligencia artificial para desarrollar una nueva generación de motores de combustión, tanto diésel como gasolina, que no produzcan emisiones importantes ni NOx.

Movilidad compartida

Otra de los aspectos claves en los que Bosch está trabajando es en el campo de la movilidad compartida, como el proyecto COUP, un servicio de scooter eléctrico compartido con el que se pretende aliviar la congestión del tráfico en el centro de las ciudades, la start-up ‘myScotty’, una aplicación que permite a los usuarios encontrar una gran oferta de servicios de movilidad tales como servicios compartidos de coches, bicicletas, taxis o vehículos de alquiler, y la reciente adquisición de la start-up estadounidense SPLT (Splitting Fares Inc) que, a través de un app, ofrece un servicio de viajes compartidos a empleados de empresas, universidades y administraciones municipales, conectando a personas que comparten el mismo recorrido. La aplicación funciona a través de un algoritmo que encuentra la mejor combinación para el trayecto compartido y calcula la ruta más rápida.

El internet de las cosas

Por último, González Pareja habló de conectividad como otro de los pilares para alcanzar la movilidad sostenible, extendida a todos los ámbitos del día a día, lo que se conoce como el “internet de las cosas” (Internet of things-Iot), un área por la que Bosch apuesta decididamente. De hecho, como hito en España,  en 2017 la planta de Bosch en Madrid produjo 1.000 millones de sensores, tanto de aceleración como ultrasonido, elementos fundamentales para la conducción automatizada.  A nivel global, y también  durante 2017, el gigante alemán vendió 38 millones de productos ya habilitados para internet, a través de los cuales busca dar soluciones a toda la cadena de suministro: desde el origen al consumo del producto: agricultura conectada, coche conectado, tienda conectada y hogar conectado.

No es de extrañar por tanto que Bosch afirme invertir más de 100 millones de euros en I+D en España, un 0,7% más que el año anterior, del total de 7.300 millones de euros que invierte en este área a nivel global, representando el 9,3% sobre el total de sus ventas que en 2017 alcanzaron los 78.100 millones de euros, un incremento cercano al 7% respecto a 2016. En cuanto a España, Bosch asegura haber llegado a unas ventas de aproximadamente 2.400 millones de euros, lo que se traduce en un aumento del 2,6%, habiendo creado 700 nuevos puestos de trabajo, con un total de 8.800 empleados.

En cuanto a las previsiones para 2018, González Pareja prefirió ser cauto adelantando un crecimiento moderado, menor que en 2017.

Elring

Dejar respuesta

Introduce tu comentario!
Introduce tu nombre
Información sobre protección de datos
Responsable: Market Version Press.
Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios.
Legitimación: Tu consentimiento.
Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
Destinatarios: Tus datos se alojarán en los servidores de CDMON 10DENCEHISPAHARD, S.L. (UE).
Contacto: prensa@autopos.es
Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.