Bosch recuerda su compromiso con la seguridad vial

0

Bosch, proveedor de tecnología y servicios, quiere destacar su compromiso con la seguridad vial. Y lo hace haciendo un repaso por doce de sus principales innovaciones relacionadas con un aspecto tan importante como es la seguridad en la carretera. Desde el limpiaparabrisas hasta el ABS para bicicletas eléctricas…

Limpiaparabrisas (1926). El limpiaparabrisas eléctrico de Bosch estaba formado por un motor eléctrico que accionaba un brazo recubierto de goma a través de un tornillo sin fin y un engranaje. Más tarde, en 1959, desarrollarían un sistema eléctrico de lavado del parabrisas, que se activaba presionando un botón, y así una bomba eléctrica rociaba agua sobre el parabrisas a través de una o varias boquillas que se montaban en el capó.

Asistente de frenada para vehículos comerciales (1927). La compañía tecnológica desarrolló un amplificador neumático de frenada para camiones, cuyas pesadas cargas significaban distancias de frenada particularmente largas. “El sistema utilizaba el vacío que surge en la toma de admisión del motor, por lo que sólo se tenía que aplicar una tercera parte de la presión a los frenos”, señalan.

Asistente a la frenada (1928). Un año más tarde, Bosch utilizó esta tecnología de frenada para turismos, sistema que se estableció como equipamiento estándar. Al igual que en el caso del sistema para camiones, los conductores tenían que aplicar una tercera parte de la presión en el pedal y, además, la distancia de frenada se redujo en un tercio.

Faros asimétricos de luz de cruce (1957). Allá por 1913, Bosch inició la producción de un nuevo sistema de iluminación de automoción, pero este tenía una desventaja: deslumbraba a los vehículos en dirección contraria. No fue hasta 1957 que la compañía desarrolló y lanzó los faros asimétricos de luz de cruce, con los que, afirman, causaban menos deslumbramiento para el tráfico en dirección contraria e iluminaban mejor el lado de la carretera del conductor.

Sistema Antibloqueo de Frenos ABS (1978). Este año marcó la diferencia, según explican desde Bosch. Y es que supuso el comienzo de la historia de éxito del ABS, el sistema antibloqueo de frenos para automóviles controlado electrónicamente. “Si las ruedas se bloquean, el ABS reduce y aumenta sucesivamente la presión de frenado hasta 40 veces por segundo. Esto acorta la distancia de frenada, incluso en superficies deslizantes, y el vehículo permanece maniobrable”, comentan.

Control electrónico del airbag (1980). En 1980, Bosch fue la primera empresa europea en fabricar unidades de activación electrónica para sistemas de seguridad pasiva, lo que, aseguran, estableció el estándar en seguridad vial. La unidad de activación constaba de tres componentes formados por unas 170 piezas individuales y controlaba el airbag del conductor.

Sistema de Control de Tracción TCS (1986). El TCS evita que las ruedas patinen. La unidad de control electrónico reduce la velocidad de las ruedas que están patinando hasta que recuperan su agarre. “Cuando se activa, el control de tracción interviene en la gestión del motor o en el sistema de control de frenada. Aunque se esté acelerando, la potencia del motor se reduce continuamente, o incluso se acciona el freno, hasta que las ruedas recuperan su agarre”, señalan desde Bosch. Asimismo, aseguran que el control de tracción puede frenar una rueda individualmente para desviar la potencia del motor a otra rueda si esta última ofrece una mejor tracción.

MEMS en producción en serie (1995). Tras el inicio de la producción en masa en 1995, los sensores -cada vez más pequeños y eficientes energéticamente- comenzaron a ser más frecuentes, proporcionando a las unidades de control datos sobre cuándo el automóvil frena o acelera, así como sobre la dirección en la que circula el coche.

Programa Electrónico de Estabilidad ESP (1995). Bosch lanzó al mercado este sistema, el cual, mediante el uso de sensores inteligentes, compara 25 veces por segundo si el automóvil se está dirigiendo realmente hacia donde el conductor desea. En caso contrario, el sistema interviene: “Al reducir el par motor y frenar deliberadamente cada rueda de manera individual, el sistema ayuda al conductor a estabilizar el vehículo y evitar accidentes por derrape”, explican. De hecho, este 2020 la compañía celebra un hito: ha vendido 250 millones de sistemas ESP desde que comenzó su producción hace 25 años.

Sistema Predictivo de Frenada de Emergencia PEBS (2010). El sistema predictivo de frenada de emergencia, que entró en producción en 2010, utiliza la información que le proporcionan los sensores de radar y cámara de vídeo que comparte con el ESP. En caso de una amenaza de colisión, esta tecnología, primero, alerta al conductor sobre la necesidad de frenar con fuerza. Si este no presta atención a esta advertencia, el sistema inicia una frenada parcial y, en última instancia, si el conductor sigue sin reaccionar, activa una frenada de emergencia.

Control de Estabilidad de Motocicletas MSC (2013). En 2013, Bosch aplicó el ESP a los vehículos de dos ruedas. De este modo, los sensores de rueda miden la velocidad de giro y otro sensor mide los ángulos de inclinación y cabeceo. “Si el sistema detecta que una rueda está a punto de bloquearse, la presión de frenado se reduce y aumenta de nuevo en una fracción de segundo, asegurando que se aplica constantemente la cantidad correcta de presión para evitar que cada rueda se bloquee”, destacan.

ABS para bicicletas eléctricas (2018). Una de las últimas innovaciones de Bosch ha sido el ABS para bicicletas eléctricas, eBikes, que desarrolló en colaboración con el fabricante de frenos Magura. El primer sistema antibloqueo de frenos del mundo para bicis eléctricas “reduce el riesgo de accidente en situaciones críticas”, resaltan desde la compañía. Por ejemplo, explican, “tan pronto como la rueda delantera amenaza con bloquearse, el sistema regula la presión de los frenos para optimizar la estabilidad de conducción. Además, la función de control de elevación de la rueda trasera reduce el riesgo de salir despedido por encima de la bicicleta”.

Dejar respuesta

Introduce tu comentario!
Introduce tu nombre
Información sobre protección de datos
Responsable: Market Version Press.
Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios.
Legitimación: Tu consentimiento.
Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
Destinatarios: Tus datos se alojarán en los servidores de CDMON 10DENCEHISPAHARD, S.L. (UE).
Contacto: prensa@autopos.es
Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.