Crecen las ventas de los híbridos de gas natural

Los coches híbridos de gas natural se están comiendo un trozo del pastel...

0

En 2018 se matricularon en España 3.798 coches híbridos de gas natural, por los 1.431 de 2017, y se espera un repunte aún mayor en 2019 por el aumento de la oferta y mayor disponibilidad de unidades, tal y como informan desde SEAT.

Este repunte de las ventas de este tipo de vehículos puede ser explicado por las ventajas que ofrece… Según SEAT los coches híbridos de gas natural contaminan menos. En comparación con la gasolina, la combustión de gas natural emite un 25% menos de CO2, debido al menor contenido de carbono respecto al resto de hidrocarburos. Y respecto a un diésel, se reducen hasta un 75% las emisiones de NOx. Además, las emisiones locales de partículas y de SO2 son casi nulas. También hay que tener en cuenta otro tipo de contaminación, la sonora, en la que el GNC ofrece un 50% reducción respecto a un diésel.

Por ende, cuentan con la etiqueta ECO: los coches de gas se benefician de una bonificación de hasta un 75% en el impuesto de circulación (dependiendo de la ciudad de residencia) y exención del pago del impuesto de matriculación. A la hora de aparcar, disponen de reducciones del precio en zonas de estacionamiento regulado. Y también disponen de beneficios en algunos peajes y carriles VAO. Otra de las grandes ventajas de esta tecnología es que los coches de gas pueden acceder sin restricciones al área de ‘Madrid Central’, circular en cualquier circunstancia en episodios de contaminación; y aparcar en la zona SER hasta el Escenario 4.

Son más baratos. El gas natural es más barato que la gasolina y el diésel, lo que permite que los coches de GNC ofrezcan un coste por kilómetro inferior. Según los datos de SEAT, sus modelos TGI tienen coste por kilómetro un 50% más económico que un modelo homólogo de gasolina, un 30% más barato que un diésel, un 10% frente a un GLP, y un 25% más económico respecto a un híbrido eléctrico no enchufable.

Además, son fáciles de conducir. SEAT asegura que no hay que hacer nada diferente para conducir un coche de gas natural, para conseguir unos consumos reducidos sólo hay que practicar la misma conducción eficiente que en un diésel o un gasolina.

Ofrecen una buena autonomía, aunque no puedan recorrer tantos kilómetros sin repostar como un diésel.  Y aportan  la misma fiabilidad, costes de mantenimiento y ciclos de revisiones que cualquier modelo de gasolina turboalimentado: no hay piezas con desgastes especiales ni elementos costosos con una vida útil limitada.

Elring

Dejar respuesta

Introduce tu comentario!
Introduce tu nombre
Información sobre protección de datos
Responsable: Market Version Press.
Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios.
Legitimación: Tu consentimiento.
Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
Destinatarios: Tus datos se alojarán en los servidores de CDMON 10DENCEHISPAHARD, S.L. (UE).
Contacto: prensa@autopos.es
Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.