El baremo de Centro Zaragoza divide el Foro de Automoción

0
Las patronales de talleres Cetraa y de concesionarios Faconauto presentaron el 26 de mayo una denuncia conjunta contra Centro Zaragoza ante la Comisión Nacional de la Competencia, cuyo contenido han detallado en Madrid. Al mismo tiempo, Conepa y Ganvam emitían un comunicado explicando que no se han sumado porque consideran que para lograr el mismo objetivo existen "otras vías distintas... y mejores".

Autopos dio en primicia la noticia el 20 de mayo: Cetraa y Faconauto ultimaban una denuncia que presentarían contra CZ en la Comisión Nacional de la Competencia. La denuncia se interpuso seis días después en la Subdelegación del Gobierno en Alicante, ciudad donde tiene su sede el bufete jurídico que recibió el encargo de tramitarla. Hoy, la patronal de talleres y la de concesionarios han detallado a la prensa en Madrid el contenido de la misma.

El motivo de la denuncia, que el Baremo Centro Zaragoza que están utilizando la mayoría de las empresas aseguradoras en las reparaciones de chapa y pintura “no se ajusta a la realidad en los tiempos de reparación y su imposición perjudica gravemente a los talleres”, por lo que Cetraa y Faconauto han decidido denunciar “la posible infracción de las normas de competencia al fijar e imponer a los talleres oficiales e independientes precios y tiempos de reparación en la valoración de los daños materiales de los automóviles siniestrados”.

“Las principales Aseguradoras del ramo de automóviles que operan en el mercado español crearon y participan en la actualidad en Centro Zaragoza. Ese Instituto, por acuerdo de sus miembros, elabora una publicación de tiempos de reparación en las operaciones de pintado de automóviles, conocido como Baremo CZ, que se ha convertido en el de mayoritaria aplicación en el sector, porque la práctica totalidad de esas Aseguradoras lo imponen en las peritaciones de los daños de los automóviles no sólo a sus propios asegurados sino, incluso, a los perjudicados en un accidente de circulación”, afirman ambas asociaciones en una nota hecha pública hoy.

“La aplicación por los peritos de las Compañías Aseguradoras de este Baremo de tiempos, para reducir el importe de la factura del taller de reparación, condicionan los métodos de trabajo de los talleres y la calidad del proceso de reparación previsto por el fabricante del vehículo, en perjuicio de los asegurados y usuarios de automóviles”, añade.

“Cetraa y Faconauto consideran que estas prácticas, además de perjudicar gravemente a los talleres de reparación, pueden afectar a la libre competencia y suponen un condicionamiento injustificado e injustificable del libre mercado responsable, por lo que han decidido poner estos hechos en conocimiento de la Comisión Nacional de la Competencia y su Dirección de Investigación para que investiguen las situaciones de abuso que se producen y, en su caso, prohíban estas prácticas anticompetitivas que perjudican gravemente a los asegurados, y a los propios empresarios del sector”, concluye el texto.

La denuncia consta de más de 2.000 folios, en los que se recogen también las opiniones de 600 talleres perjudicados. “Presentar esta denuncia ha sido un paso muy delicado y muy meditado” en palabras Francesc Faura, presidente de Cetraa, quien, en compañía de de Blas Vives, secretario general de Faconauto, han dado a conocer los detalles del texto.

“El objetivo prioritario de la denuncia es poner en conocimiento de la Comisión de la Competencia la imposición de un baremo que lo que pretende es la reducción del importe de las facturas. Y así, es muy difícil sobrevivir en el negocio. No buscamos una sanción, sino la adopción de las medidas correctoras que sean necesarias”, manifestó Blas Vives, quien siguió diciendo que el Baremo de Centro Zaragoza lo están utilizando las 23 entidades que forman el grupo de aseguradoras y que suman cerca del 70 por ciento de las reparaciones. “Cuando se admita a trámite la denuncia –que esperamos que sea en las próximas semanas- nos pondremos en contacto con otros sectores afectados, como asociaciones de consumidores o representantes de los automovilistas”, señaló Vives.

Según los datos que manejan ambas entidades, facilitados por la patronal de las aseguradoras Unespa, anualmente se llevan a cabo cutro millones y medio de reparaciones en las que interviene el pintado de vehículos. El coste medio de estas reparaciones es de 950 euros, lo que supone que esta actividad alcanza los 4.000 millones de euros anuales, de los que la aplicación de material y mano de obra en pintura supera el 23 por ciento, con lo que el ámbito económico del mercado afectado por la aplicación del Baremo del Centro Zaragoza ascendería a una cuantía económica superior a los 900 millones de euros anuales.

Según los estudios realizados por las patronales de talleres y concesionarios, la desviación “a la baja” de los tiempos del Baremo CZ está entre el 20 y el 23 por ciento de los tiempos “reales” de una operación de pintado. Unos tiempos que se superan ampliamente si se ven afectados elementos eléctricos o electrónicos del automóvil y que el baremo no contempla. “Lo que queremos es que cada uno se dedique a lo suyo: las aseguradoras a ganar dinero vendiendo pólizas, pero no a costa del beneficio de los reparadores”, zanjó Blas Vives.

Para Conepa y Ganvam hay “otras vías distintas y… mejores”
Por su parte, Conepa y Ganvam han emitido un comunicado para manifestar su más absoluto respeto a la decisión adoptada por estas dos entidades, aunque no la comparten por entender que hay otras vías más eficaces y prácticas en la defensa de los intereses de los talleres, que también deben ser respetadas.

Las asociaciones apuestan en su comunicado por “otras vías distintas y… mejores: “Conepa y Ganvam han valorado positivamente la oferta que CZ ha dirigido a los miembros del Foro para examinar aquellos aspectos técnicos o criterios interpretativos del baremo, que para el taller sean de dudosa representatividad en su aplicación real. La oferta, en consecuencia, crea un marco propicio para la corrección de las deficiencias técnicas o aplicativas que CZ compruebe a raíz de las aportaciones de las asociaciones”.

“Para Conepa y Ganvam -continúa el texto- esta oferta constituye una expectativa que debe ser explorada. Su valor radica en que con sus aportaciones, los talleres y su funcionamiento cotidiano, a través de sus organizaciones representativas, pueden contribuir a solventar las deficiencias que contiene el baremo. Ese valor se incrementa por la brevedad del plazo fijado por CZ (dos meses) para que los técnicos evalúen una muestra representativa de las aportaciones realizadas.

Frente a este plazo, la tramitación ante la CNC puede prologarse al menos durante año y medio o más, período en el que mientras tanto se seguirían aplicando los aspectos deficientes del baremo con el correspondiente perjuicio para el taller. Y ésta no es la única consecuencia negativa.

Conepa y Ganvam quieren poner de manifiesto que la oferta de CZ no es el único motivo por el que no se adhieren a la denuncia ante la CNC. En última instancia esta decisión responde al examen minucioso de las posibilidades jurídicas del caso (después de analizar los estudios jurídicos encargados por el Foro y cuyo coste en esa fase hemos contribuido a sufragar) y, sobre todo, a la ausencia de beneficios tangibles para los talleres.

Conepa y Ganvam entienden que los talleres no ganarían nada en el desarrollo cotidiano de su actividad ni aún en el supuesto de que se sancionase a CZ o se prohibiese a las aseguradoras actuar con este baremo.

En efecto, cualquier eventual sanción económica se traduciría en una multa a CZ y/o a las compañías que lo integran cuyo importe iría a parar a las arcas del Estado, pero no a los damnificados de las hipotéticas prácticas limitativas de la competencia, si se consiguen probar.

Peor aún serían las consecuencias en el supuesto de prohibición del baremo, ya que las aseguradoras concernidas podrían optar por crear cada una el suyo propio o emplear alguno de los existentes en el mercado adecuados a su conveniencia en su aplicación práctica.

En el primer caso, los talleres deberían hacer frente a multitud de herramientas de valoración. Además, nadie puede asegurar que los hipotéticos sistemas creados mejorasen a los existentes.

Por otra parte, es preciso indicar que los estudios comparativos concluyen que el baremo de CZ, en relación con otros sistemas existentes, presenta resultados divergentes. Y esto es precisamente lo que Conepa y Ganvam creen que debe corregir el sector con sus aportaciones a CZ, volviendo, en consecuencia, a la solución alternativa planteada al principio de esta nota”.

Elring

Dejar respuesta

Introduce tu comentario!
Introduce tu nombre
Información sobre protección de datos
Responsable: Market Version Press.
Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios.
Legitimación: Tu consentimiento.
Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
Destinatarios: Tus datos se alojarán en los servidores de CDMON 10DENCEHISPAHARD, S.L. (UE).
Contacto: prensa@autopos.es
Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.