El coche eléctrico, ¿para cuándo?

0
Hace un año, el 21% de las empresas que contratan renting de vehículos se mostraba favorable a la utilización de coches eléctricos (y el 30% a la de coches híbridos). Hoy ese porcentaje ha bajado hasta el 2% (y hasta el 16% el otro). Según un estudio recientemente publicado, las empresas quieren modelos con una autonomía mínima de 300 kilómetros y talleres que garanticen el mantenimiento y la reparación de esta tecnología. La lenta implantación del vehículo eléctrico es común en toda Europa (cuyos datos muestran una variación de apenas un uno por ciento respecto a los del mercado español), pero quizá no tarden en aparecer soluciones: por ejemplo, en Israel, una empresa privada está apostando con éxito por un método de sustitución de las baterías que rentabiliza el sistema y lo hace más funcional.

El estudio “Power autos to 2020. The era of the electric car” realizado por la empresa Boston Consulting Group concluye que los motores térmicos han mejorado su eficiencia de una manera mucho más rápida de lo esperado, lo que ralentizará la adopción de automóviles híbridos y eléctricos en los próximos 10 años. Según este estudio, las mejoras tecnológicas permitirán reducciones de emisiones del 40 por ciento en el año 2020, con un coste de 2.000 euros por vehículo. Este coste es mucho menor a los 3.500 euros de incremento de coste de un vehículo híbrido (con reducciones de emisiones equivalente) o los 7.000 euros de más de un vehículo eléctrico (sin contaminación en su utilización pero con una contaminación en la planta de producción eléctrica difícilmente cuantificable).

Además, la incertidumbre sobre la depreciación de los vehículos con tecnologías eléctricas supone un freno para su desarrollo. Al no existir un histórico previo sobre el valor residual de estos vehículos, las compañías de renting se ven obligadas a asumir riesgos a no ser que los propios fabricantes se comprometan inicialmente a recomprar parte de esas flotas finalizado el periodo del contrato.

Los híbridos tampoco convencen
Los vehículos híbridos, por su parte, también han sufrido en el último año una caída del 47% en lo que respecta a la intención de uso por parte de las empresas. Sólo un 16% de las compañías españolas y un 22% de las europeas se plantea incorporarlo a sus flotas en los próximos tres años, lo que supone un retroceso de catorce y nueve puntos porcentuales, respectivamente, sobre 2010, cuando cerca del 30% tenía la idea de contar con ellos a corto plazo.

En este contexto, los vehículos de bajo consumo siguen ganando terreno como la opción de movilidad más demandada por las empresas y más realista para garantizar trayectos eficientes. Así, ocho de cada diez compañías españolas y más de siete de cada diez europeas incorporará a sus flotas coches de este tipo antes de 2014, mientras que el año pasado éstas apenas llegaban a la mitad (46%) en España, frente al 58% en Europa.

El éxito del eléctrico, ¿proporcional a la conciencia “verde”?
Al parecer, detrás de esta lenta carrera hacia el vehículo eléctrico subyace el escaso interés de las empresas españolas por reducir el impacto medioambiental de sus flotas. Tanto es así que el 78% de las compañías reconoce no contar con iniciativas para reducir las emisiones de CO2 a la atmósfera. Además, el 80% de las compañías afirma no haber modificado hasta la fecha su política corporativa respecto a vehículos para cumplir con las normativas europeas de contaminación.

Las compañías europeas muestran algo más de conciencia ecológica que las españolas, ya que casi cuatro de cada diez se ha preocupado de poner en marcha programas de medidas que minimicen los perjuicios de su flota sobre el entorno.

BetterPlace, un caso de éxito en Israel
Se esperaba que las empresas fueran la punta de lanza de la introducción de los vehículos eléctricos pero no lo están siendo. Sin embargo, en otros países están teniendo éxito incluso entre los particulares. Hace dos años, el empresario israelí Shai Agassi causó sensación en el TED con sus planes para los coches eléctricos. Su idea innovadora fueron las baterías intercambiables en caliente en una estación cuya infraestructura hiciera que los coches eléctricos tuvieran la misma movilidad que un coche con motor de combustión.

Aunque muchos consideraron entonces que aquello no tenía ningún futuro, la realidad es que la empresa de Agassi, BetterPlace, ya funciona a pleno rendimiento en Israel y también en Dinamarca. Hay varias estaciones (similares a la del video, un prototipo de 2009) en Jerusalén y alrededores, y muchas estaciones de servicio convencionales ya están preparadas para ser estaciones de intercambio. Un cambio es completamente automático y se hace en tres minutos (a veces se tarda más en llenar el depósito). Sin tener que cambiar la batería se pueden recorrer 160 kilómetros, lo que para la mayoría de usuarios que utilizan el coche para ir al trabajo u otros recorridos cortos significará que muchos días no habrá que hacer ni un intercambio.

Durante el primer trimestre de este año se han matriculado en España 82 unidades de coches eléctricos en todo el país y durante todo el año pasado, fueron 400 unidades. Cuesta creer que este año se pueda alcanzar la cifra de 20.000 matriculaciones que es el objetivo marcado por el Gobierno. Sin embargo, en Israel ya hay 90.000 pedidos confirmados de vehículos eléctricos, con un parque muchísimo menor. ¿Es Israel más verde que España? Quizá, pero también conviene tener en cuenta que estos coches serán baratos y que, por supuesto, tampoco será caro su uso ni su mantenimiento.

Elring

Dejar respuesta

Introduce tu comentario!
Introduce tu nombre
Información sobre protección de datos
Responsable: Market Version Press.
Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios.
Legitimación: Tu consentimiento.
Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
Destinatarios: Tus datos se alojarán en los servidores de CDMON 10DENCEHISPAHARD, S.L. (UE).
Contacto: prensa@autopos.es
Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.