El RD que decretaba el estado de alarma asumía como esenciales los servicios del taller y por tanto excluía su labor de las restricciones. No tenían por qué cerrar. Los distribuidores, asimismo, podían ofrecer servicio de reparto, no así mantener abierta su venta al mostrador. A partir del lunes las decisiones empresariales se fueron sucediendo, siendo muchos los negocios que decidían cerrar, manteniendo prácticamente todos ellos un teléfono o un servicio mínimo de emergencia al ser, en eso tiene razón el Gobierno, nuestra labor esencial para la sociedad.

Y siendo cierto esto, y habiendo dicho Industria, Justicia -por medio de la Abogacía General del Estado- y Transportes -hoy mismo en el BOE- que la labor del sector podría seguir desarrollándose, no lo es menos que hacerlo, es decir, mantener operativo el negocio al menos en unos servicios mínimos, no atiende a una justificación empresarial, sino social. Casi altruista, de responsabilidad con lo que como sector aportamos a la comunidad. Lo que vive la posventa no es un descenso en la actividad, es una imposibilidad de llevar a cabo su labor.

Es por ello que la fuerza mayor queda igual de patente en las empresas de nuestro sector que en aquellas otras obligadas al cierre. No sería justo penalizar la labor social que la posventa lleva implícita. La tenemos y la asumimos, pero ejercerla no debería jamás ir en nuestra contra.

Porque a nadie se le escapa que en la situación que existe, con una reducción de más de un 95% en la actividad de la distribución, y otro tanto en la del taller, no hay empresario que decida mantener el servicio por un interés económico. Más allá de esta reducción de la actividad debida al confinamiento, la falta de suministro que sufre tanto la distribución como el taller -una cosa lleva a la otra-, complica extremadamente las cosas…

Más allá de los propios empresarios del sector, son también los sindicatos los que están pidiendo que se alegue la fuerza mayor para la realización de unos ERTEs que podrían ser la tabla de salvación para numerosas empresas de nuestro sector. CCOO y UGT lo saben y por eso se han alineado con la CEOE y Cepyme para pedir al Gobierno que tome sensibilidad con la situación, porque son conscientes de que sería el único modo de salvaguardar sus empleos.

Así que, llegados a este punto, que se pueda abrir o no, que se pueda hacer a puerta cerrada o abierta, que se decida hacerlo o no, es lo de menos. No importa nada.

Tan de fuerza mayor es la responsabilidad que este sector tiene con la sociedad, como la que nos impide, dada la situación con este maldito virus, ejercer nuestra labor empresarial.

La posventa demuestra su responsabilidad con este país. El Gobierno, estoy seguro, lo hará de vuelta… No puede dejar en la estacada a un sector que, incluso en esta situación, ha demostrado siempre estar a la altura de las circunstancias.

5 Comentarios

  1. Javi no puedo estar más de acuerdo contigo, ahora hay que olvidarse de las chorradas de empresario y empleado, hay que pensar como ciudadanos y como eso hay que obligar al gobierno a que cumpla las palabras con las que se le llenaron la boca ” nadie se va a quedar atrás en esta crisis” no nos olvidemos que todo lo que hacen lo hacen con nuestro dinero, el de los ciudadanos.

  2. Cuánta ignorancia y estupidez no ponerse en el lado de la empresa, que es la única que, con la comprensión del empleado, podrá mantener los puestos de trabajo. Hay algunos actores en este sector (pocos) que están aprovechando la coyuntura para sacar tajada de esta crisis, pero la gran mayoría van a pasar por unos meses que no le desearían ni al peor de sus enemigos.
    Un sector formado en su mayoría por pequeñas empresas, con un colchón excesivamente minúsculo para aguantar esto demasiado tiempo, que del día a la mañana deja de vender casi el 100%. Sin ingresos, ¿cómo aguantar este tirón? ¿Cómo hacer frente a los compromisos de pago? Más cuando está viendo que además sus clientes no van a pagarle. Y mientras tanto, pagar los seguros sociales de empleados (que por supuesto hay que intentar mantener el empleo), y soportando los gastos fijos del negocio (que no suelen ser pocos), etc etc…

    El tema de impagos va a ser una espiral brutal… no fluirá dinero ni para un lado ni para otro… en un mes esto será mucho peor, no lo dudéis… Ahora nos toca ser conscientes de que, esperemos que pronto, esto se recuperará y nos tocará estar más unidos que nunca para salir adelante.

  3. ¿En qué puede perjudicar esto a los empleados y no a los empresarios si no al empleado lo de ERTE?

  4. Qué atrevida es la ignorancia. No es la distribución precisamente quien paga una cosa o la otra… Pero mire, si escribir tanta tontería le ayuda a llevar mejor estos tiempos, nosotros encantados de poder colaborar.

  5. Como barréis para el lado del empresario que os paga los anuncios y los reportajes. De periodismo ético no habéis oído hablar ni en el bar de la facultad.

Dejar respuesta

Introduce tu comentario!
Introduce tu nombre
Información sobre protección de datos
Responsable: Market Version Press.
Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios.
Legitimación: Tu consentimiento.
Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
Destinatarios: Tus datos se alojarán en los servidores de CDMON 10DENCEHISPAHARD, S.L. (UE).
Contacto: prensa@autopos.es
Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.