El hidrógeno como combustible alternativo: ventajas e inconvenientes

0

Teniendo en cuenta que al hidrógeno le queda mucho camino que recorrer todavía para convertirse una alternativa real a los combustibles derivados del petróleo, este posee entre sus diversas ventajas que puede almacenarse en estado gaseoso o líquido, se puede distribuir a través de gasoductos, pudiendo ser un sustituto del gas natural, así como no emite gases de efecto invernadero en su combustión.

No obstante, el problema del hidrógeno reside principalmente, según un artículo publicado en la web cadenadesuministro.es, en el coste y en la dificultad de su producción. Y es que, pese a ser uno de los elementos más abundantes en la Tierra, el hidrógeno no resulta fácil de obtener ya que se debe generar a partir de otras sustancias que lo contienen, como el agua, mediante electrólisis, un proceso costoso que consume mucha energía eléctrica.

En este sentido, existen tres tipos de hidrógeno, en función del proceso de generación y de su valor sostenible, de si la energía que se utiliza en su generación proviene de fuentes renovables o de combustibles fósiles.

Por un lado, está el ‘hidrógeno gris’, que es el más utilizado actualmente en la industria química o en las refinerías de petróleo. Sin embargo, según recoge cadenadesuministro.es, es el menos respetuoso con el medio ambiente ya que en su producción se utilizan combustibles fósiles. Luego tenemos el ‘hidrógeno azul’, que requiere de combustibles fósiles, pero emite menos carbono, dado que se retira con un método conocido como ‘captura y almacenamiento’. Y, por último y siendo la opción más ecológica, está el ‘hidrógeno verde’, generado a partir de energías renovables, por lo que es “una alternativa 100% sostenible” que, sin embargo, es la menos utilizada en el mercado.

Asimismo, aparte de su coste y de la dificultad de su producción, otro inconveniente del hidrógeno es el problema de su transporte al punto de consumo de forma segura, que podría resolverse, según el medio digital, adecuando la red de gasoductos para el transporte de hidrógeno, que conlleva un proceso de adaptación y de fuertes inversiones.

El coste de producir hidrógeno

Como se menciona anteriormente, uno de los inconvenientes del hidrógeno es su coste. Por eso, una investigación publicada recientemente en la revista especializada Nature Energy se propuso cuantificar el coste de producción de hidrógeno a partir de energía eléctrica mediante electrólisis, para determinar si se trataba o no de una alternativa viable desde el punto de vista comercial. Así, dependiendo de los costes de generación, el proceso de producción puede llegar a ser rentable, según el estudio, a partir de 3,23 euros/kg. No obstante, desde cadenadesuministro.es creen que el abaratamiento del precio de las energías renovables acabará convirtiendo al hidrógeno generado por electrólisis en “la alternativa energética más sostenible del mercado”.

Producción de electricidad con hidrógeno

Entre sus ventajas, el hidrógeno puede utilizarse para producir electricidad. Si bien, para la obtención de electricidad a partir del hidrógeno, se realiza la reacción inversa que para la obtención de hidrógeno. En este caso, se hace reaccionar con oxígeno, obteniendo electricidad y agua. Al dispositivo encargado de realizar esta reacción se le llama pila de combustible. De esta forma, aseguran desde cadenadesuministro.es, “la generación de electricidad con pilas de combustible a partir de hidrógeno es 100% limpia, y además como subproducto se genera agua potable”.

El hidrógeno en el sector de la automoción y el transporte

Pese a que le queda mucho aún mucho camino por avanzar, el hidrógeno puede tener una mayor oportunidad de desarrollo en el sector del transporte y la automoción. Y es que los vehículos eléctricos basados en la tecnología Fuel Cell o de célula de combustible de hidrógeno (FCEV) podrían reducir la contaminación del aire local ya que, al igual que los eléctricos de batería (BEV), tienen cero emisiones de gases contaminantes.

Actualmente son pocos los vehículos existentes en el mercado que utilizan esta tecnología, pero estos tienen una ventaja con respecto a los eléctricos de baterías: reabastecer a un coche de hidrógeno es mucho más rápido que recargar un coche a baterías.

Asimismo, el uso del hidrógeno puede extenderse a los vehículos de mayor tamaño como camiones, frente a la opción eléctrica con baterías, que se descarta por el peso de las propias baterías. “El hidrógeno representa una forma mucho más ligera de transportar la capacidad de alimentar un motor eléctrico”, aseguran desde cadenadesuministro.es.

Sin embargo, esta tecnología tiene otro problema y es el de la falta de infraestructura. Y es que las hidrogeneras son instalaciones que, dentro de su complejidad, se encuentran todavía en fase de desarrollo comercial. A finales de marzo de 2020, había 413 hidrogeneras activas en el mundo, de las que 111 están en Japón, 81 en Alemania y 70 en USA. En España hay 3 y se está construyendo una cuarta según el proyecto HRS Madrid (Hydrogen Refueling Station) para suministro a 700 bar e integrada en una estación de servicio.

Contitech
drive
Artículo anteriorASER fortalece su posición en Portugal
Artículo siguienteClarios aconseja revisar la batería del coche

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here
Información sobre protección de datos
Responsable: Market Version Press.
Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios.
Legitimación: Tu consentimiento.
Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
Destinatarios: Tus datos se alojarán en los servidores de CDMON 10DENCEHISPAHARD, S.L. (UE).
Contacto: prensa@autopos.es
Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.