¿En qué piensan las mujeres?

0
En Autopos hemos tenido en cuenta desde el principio la situación de un colectivo que, en el sector de la posventa, se encuentra en una sensible inferioridad numérica. En El Día Internacional de la Mujer hemos querido recuperar un reportaje que publicamos en el año 2007 con el título: “¿En qué piensan las mujeres?” para homenajear a aquellas que conviven y se abren camino, a veces con más esfuerzo del que debiera, en un “mundo de hombres”.

La idea se le ocurrió a Jorge Sala, director comercial de Mann Filter: “¿Por qué no un reportaje con mujeres del sector? Hay cada vez más a mayor nivel”. Y tanto. Había candidatas claras: Lourdes San Emeterio, recambista, flamante presidenta de Grunosur; Julia Escribano, la única mujer directora de Posventa de un gran grupo automovilístico; María Dolores Vicedo, responsable de la probablemente más sólida red de talleres multimarca, y Ágata Calvo, combativa directora general de un fabricante de componentes, tenían que ser de la partida. Después bastaba con mirar alrededor. Y allí estaban Heloísa Monzani y Catherine Chatellard, con responsabilidades comerciales en sendos fabricantes de componentes, Célia Martínez, directora general adjunta de una empresa de accesorios, y Laura Ascaso, gerente de un concesionario Alfa Romeo. Había más, claro, pero ya eran suficientes, que de lo que se trataba era de construir un artículo interesante, representativo de cómo se enfrentaban las mujeres de posventa a su entorno profesional.

1- Se ven más comprometidas, sensibles, constantes, practicas… que los hombres

“Somos diferentes”
“¿Que creéis que aportáis como mujeres a vuestro entorno profesional?”. Se abre el debate. “¿Por ser mujeres tenemos que aportar algo distinto? Catherine Chatellard (jefa de Ventas de Contitech) comienza reivindicando la igualdad de la mujer. Pero terminará por aceptar enmiendas. El matiz lo pone María Dolores Vicedo (responsable de la red de talleres Bosch Car Service): “Igualdad de oportunidades y de derechos no significa personas iguales”. Heloísa Monzani (directora comercial de Bosal) lo argumenta: “Científicamente está demostrado que nuestros cerebros no son iguales: las mujeres lo tenemos más pequeño pero lo utilizamos más, le sacamos más provecho”. Y Ágata Calvo (directora general de ArvinMeritor LVA), remata: “Llevo muchos años en este mundo del automóvil, y no tengo ninguna duda de que somos diferentes. Y en el momento en el que aceptas que eres diferente tu vida se convierte en una felicidad constante, porque no tienes que demostrarle nada a nadie: somos diferentes y ya está (a Dios gracias)”.

Alcanzado el consenso, empiezan a concretar lo que las hace peculiares: “Sensibilidad, intuición y practicidad”, destaca Heloísa Monzani. Para María Dolores Vicedo, “en general somos muy trabajadoras, tenemos un mayor nivel de compromiso (nos dejamos la piel), perseguimos los temas, llegamos al fondo de la cuestión y, estando muy orientadas al objetivo, nos preocupamos también siempre de las personas”.

Y valientes
Algunas hablan de su propia experiencia, como Lourdes San Emeterio (recambista, presidenta de Grunosur): “Dicen que las mujeres somos más dadas a comprometernos, y es verdad que en mi grupo se echa en falta mayor compromiso de los hombres. Nosotras intervenimos más, decimos las cosas, participamos”. También Laura Ascaso (directora de Ascauto, concesionario Alfa Romeo) se refiere a su entorno: “Respecto a la persona que estaba haciendo lo mismo que yo hago ahora, medito más mis decisiones y las comunico de otra manera, más sensible, pensando más en el otro”. Y sentencia: “Por supuesto somos más trabajadoras y más responsables, de aquí a Lima”.

En cualquier caso, todas se consideran valientes. Lo dice Cèlia Martínez (directora de la empresa de accesorios Martínez Santisteban): “Si estamos aquí es porque somos muy valientes, que no es un sector con un entorno fácil para las mujeres.  Dedicarse a ‘vender tornillos a hombres’, como me dicen amigas mías, supone un mérito añadido”.

2- Creen que les cuesta más ganarse la confianza, la consideración profesional

“Tenemos que demostrar más que los hombres”
No dudan de sus condiciones, de su valía, pero chocan con la realidad de un mercado, de una sociedad, a los que les cuesta reconocérselas. Es Julia Escribano (Fiat) la primera en decirlo: “Los hombres pueden tener un mal día, equivocarse en una acción, y se les admite más. Mantener tu profesionalidad intacta siendo mujer es tener que estar permanentemente al cien por cien en cada actividad diaria: no te puedes permitir ningún fallo”. Catherine Chatellard (Contitech), discrepa: “Yo no lo siento así, no creo que tenga que demostrar más por ser mujer”… Para volver a estar de acuerdo: “Lo que sí me indigna es que me juzguen antes de saber lo que valgo. Y lo hacen igual las mujeres. ¿Si fuera hombre? Pues quizá no lo notaría tanto. Pensándolo bien, al final quizá sí que sea cierto que tenga que dar más”.

A la jefa de Ventas de Contitech, por su parte, le tocó sufrir la cultura japonesa: “Llevo diez años en automoción, y he trabajado con japoneses y con alemanes: nada que ver, aunque en ambos casos no hay mujeres en altos cargos (como mucho en compras, que somos unas bordes, pero ya está). El caso es que la mezcla coches-japoneses ofrece un ámbito muy complicado para una mujer. Y quedó claro que no estaban dispuestos a promocionarme”.

Ágata Calvo (ArvinMeritor) los da por superados, no sin esfuerzo: “En un entorno multinacional donde sólo hay hombres, el nivel de exigencia ha sido el doble que para cualquier otra persona. Hasta que pude demostrar quién era Ágata Calvo no di yo guerra, toda la que pude y más”.

3- Otras dicen no haber sufrido muchas trabas

“Profesionalmente soy persona, no mujer”
Otras dicen no haber encontrado grandes obstáculos. Como María Dolores Vicedo (Bosch Car Service): “Yo me he encontrado los mismos que los de un hombre. Al principio, porque era joven y también quizá por ser mujer, sentía que tenía que demostrar, que podían prejuzgarme; pero hoy, después de estos años en los que el fruto del trabajo es mi tarjeta de visita, no me siento en ningún momento que por ser mujer tenga que demostrar nada distinto”.

Laura Ascaso (Ascauto, concesionario Alfa Romeo) parece que también lo tiene muy claro: “Ningún problema por ser mujer. Más por ser hija de, en todo caso. Pero una vez superada esa barrera, demostrado lo que vales y hasta donde puedes llegar, todo ha sido facilísimo”. Cèlia Martínez (Martínez Santisteban) niega igualmente la mayor: “No he notado ningún obstáculo por ser mujer”. Y vuelve a hacerlo cuando habla de cómo se siente en su empresa: “Yo también soy hija de, y he tenido un nivel de exigencia brutal”.

4- En general piden más respeto

“Quiero que me miren a la cara”
Preguntadas por lo que más les puede molestar de la actitud que pueden tener los hombres con ellas en su entorno profesional, Catherine Chatellard (Contitech) es tajante: “Lo que más me molesta es que no me miren a la cara y sí a otras partes de mi anatomía cuando me hablan. Me ha pasado muchas veces y lo odio”. Ágata Calvo (Arvin LVA), en su salsa: “A mí, si me pasa eso, me oye. Lo que me da igual es que me miren, nací así y me encanta ser mujer”.

Alguna se siente incómoda con la conversación, como María Dolores Vicedo (Bosch Car Service): “Mi relación es con talleres, y siempre me han recibido muy cordialmente, nunca me han hecho sentir incómoda”. Catherine Chatellard también da su opinión: “Es más cómo te mire el de enfrente. Y hay personas educadas que saben que estás aquí para negociar y trabajar y otros que parece que no se han enterado…”. Lourdes San Emeterio pensaba igual: “Algunos no te respetan ni aunque vayas con buzo, que sabes que te estás subiendo a la estantería y te están mirando”.

5-  No niegan que su condición a veces les favorece

“Te reciben aunque no tengan tiempo”
Hablan de las ventajas de ser mujer. “Tenemos las puertas más abiertas: aunque no tengan tiempo te reciben”. La opinión de Catherine Chatellard es compartida por María Dolores Vicedo: “Y además lo van a hacer con buena cara, y te van a escuchar”. “Efectivamente tenemos esa ventaja, pero hay que demostrar que sabemos de qué estamos hablando”, avisa Ágata Calvo.

Julia Escribano lo tiene claro: “Podemos negociar mejor. Sabemos muy bien hasta dónde podemos llegar, incluso hasta dónde podemos manipular”. Laura Ascaso recurre a los tópicos: “Hacerte pasar por tonta cuando no lo eres da muy buenos resultados”. “Es fantástico”, confirma Cèlia Martínez. “Tienes esa primera ventaja de la novedad, que igual sí te lo pone más fácil, además de que siempre contamos con esas armas femeninas que se pueden utilizar según que momentos y que te llevan a sitios donde otros no llegan”, concluye Lourdes San Emeterio.

Elring

Dejar respuesta

Introduce tu comentario!
Introduce tu nombre
Información sobre protección de datos
Responsable: Market Version Press.
Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios.
Legitimación: Tu consentimiento.
Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
Destinatarios: Tus datos se alojarán en los servidores de CDMON 10DENCEHISPAHARD, S.L. (UE).
Contacto: prensa@autopos.es
Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.