Estados Unidos está probando vehículos militares autónomos

Se están probando, en condiciones reales, para evitar enviar soldados a zonas de conflicto.

0

En Estados Unidos se están testando vehículos autónomos que sean capaces de transportar materiales en zonas de conflicto sin poner en riesgo las vidas de los soldados.

De este modo, según se hace eco el medio digital Xataka, durante este mes de septiembre se van a desplegar treinta vehículos semiautónomos en las bases militares de Fort Polk (Luisiana, EE.UU), y otros treinta en enero de 2020 en la base de Fort Sill (Oklahoma, EE.UU). El objetivo de este despliegue es probar en condiciones reales si estos 60 camiones están preparados para el campo de batalla y desarrollar tácticas entorno a ellos.

Tal y como explica el ingeniero Bernard Theisen, responsable del programa ‘Leader-Follower’ del Centro de Vehículos y Sistemas de Tierra (CCDC): “El objetivo principal de la tecnología autónoma es reducir el número de personas necesarias y limitar el tiempo de exposición a un posible ataque”.

El objetivo de este despliegue es probar en condiciones reales si estos 60 camiones están preparados para el campo de batalla y desarrollar tácticas entorno a ellos.

Este vehículo no es totalmente autónomo, sino que es un sistema que puede implantarse en vehículos pesados para no requerir la acción del hombre, tampoco para monitorizar su actividad ni interactuar con el vehículo.

Asimismo, aseguran que esta tecnología semiautónoma, llamada ‘Leader-Follower’, está casi lista para integrarse en la estructura de apoyo del ejército norteamericano, específicamente está preparada para incorporarse a vehículos pesados como un PLS, un automóvil de carga paletizada. Justo en estos vehículos es donde ha sido incorporado este mes para utilizarse en las Compañías de Transporte 41ª (Luisiana) y en la 15ª de Fort Sill y el Centro de Fuegos de Oklahoma.

Sin embargo, aunque el plan original del ejército era introducir 300 vehículos pesados en 2025, se redujeron las expectativas y el número de requisitos de los 45 iniciales a 15, es decir, se redujeron las características imprescindibles que tenían que cumplir los vehículos autónomos para utilizarse sobre el terreno.

Ahora mismo el plan pasa por aumentar la producción para 2021. Especialmente después de que Oshkosh Defense, junto a Lockheed Martin, haya obtenido un contrato por valor de 49 millones de dólares para la adaptación de los camiones y vehículos pesados a estos sistemas.

Según el responsable del programa, Bernard Theisen, existen dos tipos de vehículos semiautónomos: el primero es de teleoperación, donde una persona puede controlar de forma remota el movimiento del vehículo, y el segundo es el de ‘Leader-Follower’, que consiste en un vehículo que actúa de forma totalmente independiente y puede seguir al primer vehículo.

Afrontando los desafíos del futuro

Según recoge le medio digital especializado en tecnología, unos 350 millones de dólares irán destinados al desarrollo de vehículos autónomos de transporte, del presupuesto del Pentágono para 2020 de 3.700 millones de dólares en investigación de tecnologías autónomas (armas autónomas, drones y barcos).

A pesar de que llevan muchos años trabajando en el desarrollo de los autónomos y están orgullosos de su progreso, Theisen asegura que “hay muchas cosas que todavía están por aclarar, cómo quien es responsable si el vehículo falla. También hay un alto coste asociado”.

Elring

Dejar respuesta

Introduce tu comentario!
Introduce tu nombre
Información sobre protección de datos
Responsable: Market Version Press.
Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios.
Legitimación: Tu consentimiento.
Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
Destinatarios: Tus datos se alojarán en los servidores de CDMON 10DENCEHISPAHARD, S.L. (UE).
Contacto: prensa@autopos.es
Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.