¿Estamos entrando en la era del hidrógeno?

0

Ante la urgente necesidad de reducir las emisiones de CO2, se está trabajando en la implantación de una estrategia que sustituya al modelo actual de generación de energía basada en el carbono. Esto es, la creación de una fuente de energía limpia basada en el hidrogeno, o lo que es igual, en el agua…

Cada vez se está apostando más fuerte por la energía del futuro que ya no contemple el petróleo y el carbón como materias esenciales y que cumpla los objetivos de la cumbre del clima de París de 2015 para emisiones de gases de efecto invernadero. Y ahí es donde entra el hidrógeno, como escribe el economista Pedro G. Vieites en Lavozdegalicia.es.

Tal y como se explica en el artículo, allá por 2002, el sociólogo estadounidense Jeremy Rifkin publicaba su libro ‘La economía del hidrógeno’, donde describía una economía que estaba por venir, proponiendo una red energética mundial de este gas. Mientras la era de los combustibles fósiles trajo nuevas formas de organizar la sociedad, en la época actual, en opinión del sociólogo, existe la posibilidad de que el hidrógeno se convierta en la “energía del pueblo”.

Por aquel entonces, Rifkin decía que ya se estaban sentando las bases para la economía del hidrógeno: “La revolución informática, las telecomunicaciones y la nueva la energía del hidrógeno formarán una potente combinación que podría reconfigurar las relaciones humanas en los siglos XXI y XXII”, recoge Lavozdegalicia.es. Ahora, casi veinte años después, a la vista de las expectativas de los fondos UE adjudicados a España y ante el maná de los recursos ‘Next Generation UE’, Pedro G. Vieites sugiere que las ‘nuestras élites’ deben tener presente y comprender de forma “transparente y decidida” el auge y caída de los regímenes energéticos en las diferentes civilizaciones, al elegir los proyectos más apropiados para el interés general y para la ansiada recuperación económica. “Deberíamos aconsejar un análisis pausado y sereno previo para comprender las reglas que gobiernan la energía y, sobre todo, aquellas que se refieren a la naturaleza de la tierra y del conjunto del universo”, señala.

Según el sociólogo estadounidense mencionado por el digital, se debería tener en cuenta por qué han colapsado las grandes civilizaciones, ante el dilema al que las sociedades se enfrentan de cómo controlar los recursos y aprovechar la energía que obtienen de ellos.

Así, en función de los cálculos realizados y proyectados en base a la curva de Hubbert, las reservas de petróleo del planeta a partir del 2030 no podrán satisfacer el consumo mundial. “Estamos asistiendo al inicio del fin de un régimen energético maduro”, subrayan. Las infraestructuras creadas para explotar el petróleo están envejecidas y parece que existe consenso en que cada vez es más vulnerable. Por eso, Pedro G. Vieites sugiere “estar muy atentos” y reflexionar, ante el fuerte incremento de la deuda pública, cómo se resolverá el dilema y la alternativa fiscal a los ingresos que se obtienen y que genera un modelo energético tan híperregulado como el vigente. Para la transición, tanto el Ministerio de Transición Ecológica como la UE han manifestado una apuesta firme por la descarbonización de la economía, apostando por procesos industriales o productivos más sostenibles.

A la vista del informe del Consejo de Estado sobre el sistema de gestión de los fondos de la UE, en materias tan sensibles como la apuesta por el tránsito del modelo energético y la apuesta por el hidrógeno, dado que España será uno de los países que más beneficiados por los fondos ‘Next Generation UE’, Vieites recomienda exigir rigor en su desarrollo y concesión, para que la transición del modelo enérgico en base a planificación y estrategia consensuada e implantada con un marco adecuado, “permita que los objetivos perseguidos beneficien al conjunto de la sociedad y del clima, en detrimento de los intereses del oligopolio energético, si tanto para la movilidad como para la actividad económica y eficiencia energética del futuro la alternativa pudiera estar en una red energética mundial del hidrógeno, una revolución de la economía verdaderamente relevante, necesaria e imparable”.

Contitech
drive
Artículo anteriorReynasa inicia su proyecto de tiendas franquiciadas
Artículo siguienteMetalcaucho apoya a Pol Castells en el Rally Ciutat de Valls

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here
Información sobre protección de datos
Responsable: Market Version Press.
Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios.
Legitimación: Tu consentimiento.
Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
Destinatarios: Tus datos se alojarán en los servidores de CDMON 10DENCEHISPAHARD, S.L. (UE).
Contacto: prensa@autopos.es
Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.