Felipe Pariente, grande del recambio

“Dio su vida al sector”

1

El pasado viernes 26 de febrero nos dejaba un pedazo de historia de la distribución española forjada desde Extremadura, en donde su empresa se hizo omnipresente. De los socios más carismáticos de AD, era hombre tan fuerte de carácter como entrañable según su corazón le dictara. De los que siempre deja huella. Los que mejor le conocieron, los que gozaron de su amistad, se deshacen en elogios cuando, a petición de AUTOPOS, se les pide que glosen su figura. La figura de Felipe Pariente, grande del recambio.   

“Nuestro entrañable socio, compañero y amigo Felipe Pariente ha fallecido. Una muy triste noticia que nos afecta a todos en lo más hondo. Perdemos un incansable empresario que dio su vida al sector y a la profesión que tanto amaba” decía el comunicado enviado por Josep Bosch, presidente de AD Parts, el día de su muerte.

Había oído hablar mucho de su hegemonía empresarial en el recambio extremeño, de su condición de referente en AD Parts, de que era por tanto un grande entre los grandes (como sus amigos Ramón Regueira o Pedro Parra…), pero también de su carácter vehemente, directo, sin filtro… y le tenía mucho respeto. Hasta que en un Motortec, en el stand de MANN, se dirigió a mí de manera muy afable, sabiendo muy bien quién era yo (se lo debo a Josep Bosch, al que sólo puedo estar agradecido por abrirme las puertas de sus socios), invitándome a sentarme con ellos, con él y con sus talleres. Así le conocí…

Entonces Jorge Sala, directivo de MANN, con el que vivió numerosos episodios, compartió encuentro, y conocida la noticia del fallecimiento de Felipe Pariente quise que me hablara de él, de cómo era desde la perspectiva de un proveedor: “Era muy duro negociando, discutiendo, no tenía filtro, pero siempre desde el corazón, desde la autenticidad. Era franco, directo, transparente, era lo que veías, y lo veías venir de frente”.

Reconoce que era una persona vehemente, “pero más que el continente me importaba el contenido, su mensaje, sus ganas de hacer siempre las cosas bien”. De hecho Sala le acaba definiendo como alguien “entrañable” (un adjetivo empleado por otros de los que le conocieron bien). Y cuenta lo que significaba para MANN aquella tradicional visita de Felipe Pariente con sus talleres a su stand: “Cuando planificábamos la feria poníamos siempre especial interés en saber el día en que vendría el ‘tito’ Pariente con sus clientes. Felipe llenaba el espacio en el que apareciera, concentraba la atención, y era también mucho de disfrutar. Y con sus talleres lo hacía. Entonces brillaba. Para nosotros era un momento muy especial”. Y Jorge Sala concluía: “Se nos ha ido un eterno de AD, de los grandes de AD”.

“No se conocen clientes tan fieles”

“Era muy suyo; pero con los suyos, con su gente, con sus amigos, era un encanto, muy entrañable, generoso, entregado sin ninguna restricción”…

“Era muy suyo; pero con los suyos, con su gente, con sus amigos, era un encanto, muy entrañable, generoso, entregado sin ninguna restricción”, le cuenta a AUTOPOS su compañero de grupo y socio fronterizo Manuel Jiménez Maña. “Sus empleados eran para él familia, como sus clientes, de los que estaba siempre muy pendiente. Una persona muy buena de la que yo he aprendido mucho”. Y Jiménez Maña pone en valor su categoría empresarial para destacar su condición humana: “Su hegemonía en Extremadura se puede considerar un hito porque nadie la alcanza en ninguna otra zona. No se conocen clientes tan fieles, y es por cómo los cuidaba. Eso dice mucho de cómo era su trato con la gente. Con su gente”.

Ramón Regueira Jr., entre los socios jóvenes, era quizá la voz más autorizada para hablar de Felipe Pariente, porque ambos socios de AD lo fueron literalmente en Portugal: “Su inteligencia innata, una capacidad de trabajo que no le he conocido a nadie y que era el mejor amigo de sus amigos es lo que destacaría de una persona que me enseñó muchísimo”.

“Hombre de principios”

“Amigo y compañero de tantos años”, Josep Bosch era voz imprescindible para glosar la figura de Felipe Pariente. Y le habla a Autopos con el corazón: “Era un hombre de principios, que vivió para su empresa y su familia. Un empresario incansable de los que ya no quedan, que se dedicó a su trabajo con una pasión digna de encomio. Un hombre práctico, con gran visión de negocio y mucho carácter, propio de la gente que se ha hecho a sí misma”.

Y el presidente de AD termina por definir lo que había significado para el grupo: “Un puntal, por cómo cubría su zona, por su visión de negocio y por su apoyo a los proyectos comunes”.

Ese fue Felipe Pariente, un grande de nuestro sector.

 

GKN
drive
Artículo anteriorMotormeetings presenta un webinar para el uso de NFU
Artículo siguiente“Iba a necesitar unos días”

1 Comentario

  1. Mi más sentido pésame a la familia. Se fue un referente en el recambio. Recuerdos de un extrabajador.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here
Información sobre protección de datos
Responsable: Market Version Press.
Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios.
Legitimación: Tu consentimiento.
Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
Destinatarios: Tus datos se alojarán en los servidores de CDMON 10DENCEHISPAHARD, S.L. (UE).
Contacto: prensa@autopos.es
Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.