María Ruiz Solás entrevistó a Mireia Muntane, adjunta a la dirección comercial, y a Javier Sargatal Jr., jefe nacional de Ventas de IADA para el número 82 de la edición impresa de AUTOPOS. El resultado: una inolvidable entrevista a uno de los equipos más compenetrados y unidos del sector, a un equipo que dice haberlo aprendido todo de Javier Sargatal, director comercial de IADA (mentor de Mireia, padre de Javier y alma de la empresa dirigida por Emilio Brustenga)…

Si algo valoran especialmente, tanto Mireia como Javier, es la confianza que IADA depositó en ellos para desempeñar su trabajo con total libertad, aunque también saben que en ese mismo momento cargaron sobre sus hombros con una gran responsabilidad. Esa que les hace vivir la empresa como si fuera suya, priorizándola incluso por encima de lo personal. Conseguir un equipo tan motivado y leal es sin duda uno de los mayores éxitos de esta compañía familiar.

“Hola, soy Mireia”.

“Soy una barcelonesa de 45 años, casada y con una hija de 12. Entré a trabajar en IADA hace 22 años como telefonista y asistente de Emilio Brustenga, director general de la empresa, hasta que ocho años después Javier Sargatal me dio la oportunidad de ser su secretaria y de trabajar con él en el departamento comercial. Fue una locura porque no tenía experiencia comercial y apenas conocía el producto, pero no me lo pensé dos veces y aproveché al máximo la oportunidad que me brindó.

“Me ocupo de coordinar el departamento comercial, ofertas, pedidos, precios, teléfono y también de la relación con los representantes, siempre en colaboración con el resto del equipo”. Mireia Muntane.

Recuerdo con mucho agobio que por las noches me estudiaba los catálogos y que le pedía a mi marido que me preguntara las referencias… pero tuve la suerte de que Javier me ayudó muchísimo, confió en mí plenamente y me dio libertad desde el principio para opinar, dirigir, decidir y aportar. Ahora me ocupo de coordinar el departamento comercial, ofertas, pedidos, precios, teléfono y también de la relación con los representantes, siempre en colaboración con el resto del equipo. Soy una persona muy activa, con mucho nervio, pero también muy responsable y con la capacidad de transmitir al grupo esa actividad y esa responsabilidad. Soy positiva y optimista y de alguna manera, para mis compañeros, el canal de paso hacia Javier.”

El trabajo.

Me gusta todo de mi trabajo y especialmente el buen rollo que se respira en la empresa, pero tal vez lo que más me guste sea la relación que tengo con Javier Sargatal, la confianza que nos tenemos y la libertad que me da para decidir cómo hacer mi trabajo, porque al final eso me permite vivir la empresa como si fuera mía, aunque a veces sea un problema. Tengo que reconocer que vivo por y para IADA hasta el punto de que le doy prioridad sobre cosas que no debería, pero no lo puedo evitar aunque a veces me duela. Javier hace exactamente lo mismo y yo lo he aprendido todo de él”.

El equipo.

Trabajar con este equipo es un lujo. Es un equipo muy consolidado y unido y creo que la culpa vuelve a ser de Javier, aunque no le quito mérito a Emilio que también lo tiene, fundamentalmente por haber delegado en él esa responsabilidad. Nos hace sentir que la empresa es nuestra, porque nos ha sabido transmitir la responsabilidad que él mismo tiene. Realmente somos un equipo muy motivado y muy responsable, nos apoyamos los unos en los otros, todos hacemos de todo y todo lo que pasa desde que entra un pedido o una reclamación, hasta que sale o se soluciona, es cosa de todos. Por eso no hay despachos y todos trabajamos juntos. Cuando hay un problema en una mesa, si no te oye uno te oye el otro y todos estamos al tanto, así, para cuando llega a ti ya sabes lo que ha pasado y no tienes que esperar a que nadie te lo comunique. Todo es mucho más ágil”.

Los representantes.

Tenemos 16 empresas que nos representan y son 20 los representantes, y nuestra relación con ellos es absolutamente genial. Son compañeros nuestros, cada uno de ellos es como uno más del equipo, hablo con ellos más que con mi familia, porque nos llamamos constantemente no sólo para temas profesionales, también para temas personales o simplemente para saber cómo estamos… En realidad es como si trabajaran aquí aunque no estén físicamente aquí. Otro de los méritos de Javier Sargatal, porque hasta que él no llegó, las cosas no eran ni mucho menos así”.

Los jefes.

Javier Sargatal y Emilio Brustenga son geniales. Siendo muy diferentes el uno del otro se compenetran perfectamente. Emilio es una bellísima persona, un encanto y tiene una confianza absoluta en Javier, porque los dos se conocen desde hace muchos años y lo saben todo el uno del otro. Tienen una relación basada en el respeto y la confianza que se puede comprobar en la libertad que le ha dado Emilio a Javier para que dirija su empresa, eso es lo que ha hecho que las cosas hayan funcionado tan bien. Y precisamente eso es lo que ha hecho Javier con nosotros, confiar y darnos libertad, y nosotros hemos respondido de la misma forma.”

 “Javier Sargatal y Emilio Brustenga son geniales. Siendo muy diferentes el uno del otro se compenetran perfectamente. Tienen una relación basada en el respeto y la confianza, eso es lo que ha hecho que las cosas hayan funcionado tan bien”. Mireia Muntane.

El secreto.

“En IADA tenemos un secreto fundamental a la hora de que las cosas funcionen, que además es la base de nuestra filosofía de trabajo y uno de los pilares de nuestra empresa. Ese secreto es la manera que tenemos de tratar al cliente: le cuidamos personalmente y lo damos todo por él de la mejor manera que sabemos. Por eso están encantados con el trato que reciben y agradecen la forma en que se les atiende desde que les cogemos el teléfono hasta que se lo colgamos”.

“Hola, soy Javier”.

“Soy de Barcelona, soltero y sin hijos, tengo 35 años y sólo llevo cinco trabajando en IADA. Actualmente soy jefe nacional de Ventas, una función puramente comercial. Me muevo por toda España con los representantes, que son los jefes de zona, para visitar a los clientes, y mi misión es trasladar todo lo que pasa en la calle al departamento comercial. Básicamente lo que hago son análisis de ventas para ver qué competencia tenemos y cuáles son los precios que podemos ofrecer”.

“Cuando llegué a IADA me gustó mucho el ambiente laboral y también el proyecto que tenía por delante. Comencé a viajar con Javier, mi padre, y aunque pensé que sería así por algún tiempo, enseguida me entregó las riendas y me dejó hacer las cosas a mi manera. Afortunadamente los representantes me han ayudado muchísimo, igual que Mireia, y poco a poco me he ido sintiendo con más confianza para afrontar mi trabajo. Creo que tengo capacidad para empatizar con las personas y eso me ayuda mucho con los clientes; soy de escuchar mucho y hablar poco, sobre todo si no tengo demasiado que aportar. Me gusta ser prudente y no decir nunca nada de lo que me pueda arrepentir”.

La empresa.

“Esta es una gran empresa familiar, con capacidad de adaptación al mercado en unos tiempos difíciles en los que hay demasiados actores para tan poca película. Afortunadamente tenemos unos pilares que nos ayudan a mantenernos firmes: nuestra forma de trabajar a nivel interno (unidos como una piña), un nombre asociado siempre al concepto de calidad y una gran variedad de producto. Tenemos un catálogo muy extenso, con muchísimas gamas, y no hay muchas empresas que puedan decir lo mismo. Nuestra imagen es la de una empresa de toda la vida que genera confianza”.

La competencia.

“Nuestro mercado es muy fiel, pero de unos años a esta parte las cosas están cambiando: la pelea por el precio nos ha hecho ser más flexibles y aprender a adaptarnos a las necesidades de nuestros clientes; ellos nos dicen hasta donde pueden llegar y nosotros nos adaptamos para que ninguno de los dos pierda. Y aunque tenemos claro que cuando alguien es un enamorado de IADA no suele cambiar, no queda más remedio que salir fuera de la zona de confort para visitar empresas que no son clientes de IADA o que nos consumen poco, y ahí es donde el mercado es mucho más agresivo, donde hay que pelear para que los que no compran, compren, y para que los que compran poco, compren más”.

El producto.

Nuestro producto es como si fuera la sangre del coche y desgraciadamente algunos no se quieren dar cuenta. Una mala elección puede comprometer muchas de las piezas, y por ahorrarte cuatro o cinco euros acabar pagando 500 o 600 por tener que cambiar una bomba de agua o un radiador. El problema es que está saliendo muchísimo producto de baja calidad al mercado; hay empresas que antes hacían champús o cloro para piscinas y ahora se han puesto a hacer refrigerantes con unos precios destructivos; es lo que pasa cuando una parte del sector sólo pide precio, precio y precio… Nosotros intentamos contrarrestar este efecto dando mucha formación técnica a nuestros clientes y a los clientes de nuestros clientes para que entiendan y difundan la importancia del refrigerante, de lo que es un buen aceite de motor…”.

Nuestro producto es como si fuera la sangre del coche y desgraciadamente algunos no se quieren dar cuenta”.Javier Sargatal Jr.

El futuro.

La evolución que se está produciendo en el mundo del automóvil para nosotros es una auténtica revolución, tanto que en un futuro aún lejano podría acabar con nuestro mercado. Y es que el día que todos los coches sean eléctricos nuestra actividad terminará o tendrá que reconvertirse, porque este tipo de vehículos no va a llevar líquidos, salvo el de frenos para determinados tipos de sistema de frenado de emergencia, y con suerte para el limpiaparabrisas. Afortunadamente esto tardará en ocurrir, y pasarán muchos años hasta que desaparezcan todos los vehículos convencionales, pero está claro que cuando llegue el momento tendremos que pensar en cómo reconvertirnos, porque, aunque sea a muy largo plazo, nuestro mercado tiene fecha de caducidad”.

Elring

1 Comentario

  1. La verdad es lo qué dicen ambos ni una coma le pondría, son como ellos ducentésimos una gran familia qué mira por sus clientes y los clientes de estos cómo si fuesen parte de su familia.

Dejar respuesta

Introduce tu comentario!
Introduce tu nombre
Información sobre protección de datos
Responsable: Market Version Press.
Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios.
Legitimación: Tu consentimiento.
Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
Destinatarios: Tus datos se alojarán en los servidores de CDMON 10DENCEHISPAHARD, S.L. (UE).
Contacto: prensa@autopos.es
Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.