“Iba a necesitar unos días”

Oh Carol

3

Me pongo de nuevo a escribir para relatar cómo viví el momento fatídico y las horas posteriores… una experiencia que sin duda te deja tan impactada que es difícil sobreponerse, al menos con la rapidez que me hubiera gustado. Gracias por estar ahí.

Ese día ‘teletrabajaba’ en casa. Pero me avisaron de que tenía que acudir a la compañía para una reunión. Y estando allí, a las doce de la mañana suena mi teléfono: “Carolina, ven al despacho de Recursos Humanos”. No logro entender el porqué, pero qué más daba: estaba despedida.

Llevaba cuatro años en la empresa y tanto mis compañeros como mi trabajo me encantaban. Y en un instante esos ‘mis compañeros’ pasan de ser ‘familia’ a saber que no vas a trabajar más con ellos. Y tampoco tengo ya trabajo. Me dan un tiempo limitado, muy corto, para despedirme, entregar el ordenador y marcharme.

Y te quieres morir. Mis hijos, la hipoteca, la luz, el agua, la comunidad… te entra mucho agobio. También pienso en mis compañeros. Y me invade la tristeza, la decepción, la desilusión… y más tristeza. ¿Cómo me han podido hacer esto?, acertaba a decirme. Ya solo quería marcharme, salir de ese despacho, ahora tan frío, quería huir de esa sensación de haber pasado a ser sólo un número.

Desde el despacho de RRHH a mi mesa había enviado tres lacónicos whatsapp: “Me han despedido…”. Dos de ellos tenían como destinatarios a mis hijos. Y pensaba en cómo no caer. Sentí algo muy parecido a cuando se muere alguien cercano, y ese alguien en ese momento era yo… Mis proyectos en la empresa, mis ilusiones, mis planes para 2021 se habían esfumado. Pero en ningún momento sentí rabia, tampoco rencor. Me despedí de todos, absolutamente de todos, con un abrazo. En ese momento es lo que sentía.

El coche tenía dos días para devolverlo. Y me fui con él a casa, con la mirada perdida. Iba a necesitar unos días para asumir mi nueva realidad antes de ver más allá.

Aun así, ese primer día se suceden las llamadas de tus propios compañeros, de la gente más cercana, notas reconocimiento y cariño. Y parece todo más llevadero. Pero te acuestas y no dejas de darle vueltas… y a las seis y media de la mañana por primera vez en mucho tiempo no me tengo que levantar para fichar. No tengo trabajo; la realidad te golpea con crudeza.

‘Mentalidad y actitud’ me dice la teoría. Pero decidí darme esos días de duelo, porque para abrir las puertas al futuro tenía que ir cerrando puertas detrás de mí. Y en esa dirección empecé a caminar… a la vez que iba pensando en los pasos a dar.

Artículo anteriorFelipe Pariente, grande del recambio
Artículo siguienteGKN, presente en el Campeonato de Fórmula E

3 Comentarios

  1. Pues sí, eso nos ha pasado a muchos. A mí me llamaron de Recursos Inhumanos justamente a la hora de salir por la tarde. Despedido. No vengas más. Los quince días de preaviso te los damos de vacaciones. Toma la carta de despido improcedente, con todo lo que te corresponde. En la carta pone que he sido un mal empleado durante los dos años en que he estado con ellos, ralentizando y haciendo mal mi trabajo. Subo a la oficina del director de posventa, le pongo a bajar de un burro y le aconsejo que, si un día se cruza conmigo, mejor cambie de acera.
    Aún así, me marché pensando: no importa, tengo dos años de paro, ya encontraré algo mejor en breve. No se acaba el mundo aquí. Trece años después sigo sobreviviendo sin mayores problemas.
    Hoy en día los puestos de trabajos son más volátiles que nunca, y te surgen oportunidades iguales o mejores, ya lo verás.

  2. Ánimo, Carol tienes mucha gente que te quiere por tu calidad humana y eres una gran profesional. Incluso en artículos en los que cuentas uno de los peores momentos que se pueden vivir, se nota tu positividad y tu fuerza. ¡Todo va a salir bien, compi!

  3. Tu actitud es encomiable Carolina y más temprano que tarde recogerás todo aquello que has y sigues sembrando. Es todo siempre cuestión de tiempo y para ti ahora mismo se abren muchas oportunidades que a buen seguro te permitirán dar lo mejor de ti.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here
Información sobre protección de datos
Responsable: Market Version Press.
Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios.
Legitimación: Tu consentimiento.
Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
Destinatarios: Tus datos se alojarán en los servidores de CDMON 10DENCEHISPAHARD, S.L. (UE).
Contacto: prensa@autopos.es
Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.