La conexión de metal a goma alarga la vida útil de los cilindros de rueda de TRW

0
"El programa de cilindros de rueda de TRW ha obtenido los mejores resultados en una serie de pruebas de durabilidad, en las que sus piezas han superado en un 16% a sus competidores inmediatos y han alcanzado una vida útil media de un millón de ciclos. Todo ello gracias al uso de una innovadora junta de conexión de metal a goma en los cilindros internos con válvulas reguladoras de presión (PCRVi), que reduce sobremanera las fugas que pueden provocar la contaminación interna de la pieza y acortar la vida útil del producto", destaca TRW.

“Este estudio de referencia, encargado por TRW Automotive Aftermarket, comparó sus componentes con las piezas de sus competidores, que emplean la más habitual junta de metal a metal. Se valoraron los siguientes factores: durabilidad y resistencia, contaminación y limpieza, final de línea, control durante el proceso y propiedades de los compuestos de goma. Todas las piezas fueron sometidas a las mismas pruebas estándares de equipo original”, añade el fabricante.

“Las pruebas demostraron que las piezas que emplean juntas de metal a metal en los cilindros PCRVi conllevan un riesgo mayor de fallos y una vida útil más corta. Esto se debe a que, durante el proceso de producción de las juntas de metal a metal puede provocarse contaminación interna o producirse errores de mecanizado. “Las piezas que examinamos de la competencia mostraron signos de contaminación. Tenemos una tasa de devolución cero en cilindros de rueda de TRW, y queríamos demostrar que se debía a la junta de metal a goma que utilizamos”, señala Barbara Koerfer, de TRW: “La junta está fabricada de conformidad con las especificaciones de EO y posee las siguientes propiedades: alta resistencia a la tracción y al desgarro, baja deformación permanente por compresión (máx. 20%), alta resistencia al envejecimiento en contacto con el aire y con temperaturas elevadas (150-200 grados Celsius), y resistencia elevada al líquido de frenos (cuatro semanas a 150 grados Celsius); lo que elimina cualquier tipo de contaminación durante el proceso de fabricación o después de la instalación de la pieza en el vehículo”.

Antes de salir al mercado, todos los productos de TRW se someten a una serie de pruebas rigurosas, tanto en el laboratorio como en la carretera, para las que se emplean las tecnologías más modernas. “Nuestros cilindros se fabrican en líneas totalmente automatizadas que utilizan control de sistema de cámara para el montaje del pistón. También llevamos a cabo pruebas neumáticas completas de final de línea. Garantizamos una precisión total gracias a la utilización de sensores con una resolución de 1.000.000. La prueba se realiza mediante un método manométrico, que, al emplear la reducción de la presión absoluta, resulta fiable, repetitivo y seguro. Por último, creo que es importante que nuestros clientes sepan que no aceptaremos nada que no alcance los más altos estándares de TRW para nuestros cilindros de rueda”, concluye Barbara Koerfer.

Dejar respuesta

Introduce tu comentario!
Introduce tu nombre
Información sobre protección de datos
Responsable: Market Version Press.
Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios.
Legitimación: Tu consentimiento.
Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
Destinatarios: Tus datos se alojarán en los servidores de CDMON 10DENCEHISPAHARD, S.L. (UE).
Contacto: prensa@autopos.es
Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.