España es otra cosa, y por ello su consolidación no está siendo igual que en el resto de Europa. Pero que se está produciendo es un hecho, tomando además durante los últimos dos años cada vez mayor velocidad. La llegada a España de Autodis (PHE), creando una sociedad conjunta con AD Parts e integrando a algunos de sus socios, y el desembarco de AAG en el accionariado de GAUIb, sumando ahora la compra de Lausan, han sido dos movimientos importantes que no han hecho más que confirmar una realidad que ya a nadie le es ajena. 

¿España es diferente? Sí, pero eso no significa que no se avance en el mismo sentido que en el resto de Europa. Y es que el de la consolidación es un proceso que viene, y vendrá, dado por la necesidad -o la posibilidad de tener que hacerlo- de competir en un mercado participado por ‘monstruos’ internacionales que acechan; por no decir que como consecuencia de los movimientos que se observan puede que a los proveedores no les quede más remedio que empujar en este sentido.

La realidad española

Lo cierto es que España es diferente. Por eso, para entender los modelos de consolidación que pueden darse, o se están dando, hay que empezar por saber cómo somos.

Y es que mientras que en los países de nuestro entorno hace ya más de un lustro que la consolidación es un hecho, viéndose a gigantes norteamericanos haciendo su despliegue de oeste (el primero, LKQ entró en 2011 en Reino Unido, comprando por 313 millones al ATR Euro Car Parts) a este, en una carrera a la que se han ido sumando prácticamente todos los grandes en el centro, norte y este de Europa; España ha permanecido casi impasible (casi…). Más que afectado, nuestro mercado se ha ido preparando para lo que pudiera pasar.

Un mercado atomizado

Los porqués son simples y muchos de ellos conocidos. Primero habría que hablar de la atomización de la distribución en España, mucho más diseminada y capilar que en otros países, condición que influye de manera determinante en cómo se produce la consolidación.

En España la distribución se ha ido haciendo fuerte de manera regional, provincial incluso en ocasiones. Lausan, Davasa y Recalvi son quizá los únicos distribuidores con una cobertura más o menos nacional: el primero comprado por AAG (Alliance Automotive Group, propietario de Groupauto Francia y con presencia en Reino Unido, Alemania, Polonia, Holanda y Bélgica. Desde octubre de 2020 socio de GAUIb después de comprar el 20% de las acciones del grupo); el segundo, participado por el ATR suizo SAG; y el tercero abierto a todo. Pero es que ni aun comprando a estos grandes de la distribución en España se tiene una cuota de mercado suficiente, no alcanzando ninguno de ellos un volumen de 200 millones de euros, una cifra que los que entienden del asunto dicen que sería el límite mínimo fijado por los inversores…

La otra opción pasa por poner de acuerdo a varios CIF, aglutinados en grupos o no, y eso ya es harina de otro costal… La atomización del mercado, así como la poca cuota que hasta el más grande es capaz de concentrar, ha lastrado la llegada de otros grandes de la distribución europea a España. Pero hay más motivos para entender por qué nuestro mercado es como es.

Empresa familiar

Otro tiene que ver con la propia naturaleza de las empresas, la grandísima mayoría de ellas familiares: “Y comparan el beneficio que les genera vender la compañía con el que les da tenerla y no les compensa. Su familia va a vivir mejor teniendo la empresa”, explicaba Lluís Tarrés (Serca), que se refería además a la dificultad de consolidar negocio entre aquellas empresas que son viables, funcionan y tienen futuro: “No siempre comparten objetivos, las filosofías no son las mismas… Los casos en los que hay interés por consolidar son aquellos en los que la viabilidad haya agotado las vías económica y sentimental, y estos casos realmente son pocos o no tienen interés. Los recambistas no son inversores, han vivido y levantado su negocio. Deshacerse de la empresa es como vender a un hijo… y a un hijo no es fácil venderlo”.

Baja rentabilidad

Del último factor que influye de manera decisiva hablaba Chema Rodríguez, director general de Recalvi, que después de varias negociaciones con posibles compradores, conoce bien los requisitos de quienes tienen interés por invertir en empresas de distribución. A lo antes mencionado, sumaba un aspecto más: “La distribución en España tiene una rentabilidad muy escasa. La media está en un 2%… hay casos del 5%, pero pocos, pocos… Y así es difícil que alguien con ganas de invertir quiera hacerlo en una empresa. Yo no lo haría”.

Y en este sentido ponía el dedo en dos llagas diferentes. Por un lado, en el servicio: “Cuando analizas los costes, somos uno de los sectores más contenidos en salarios, pero si estudias la logística, estamos locos”. Y por otro, los almacenes: “El nivel de obsoletos que maneja la distribución es otro gran hándicap. Y es que cuando un inversor llega y estudia un negocio, lo que valora es lo que tienes en el almacén, quiere el negocio. El resto queda fuera. Y lo cierto es que se tiene mucho menos control del que se debería en este sentido”.

Los fabricantes, ¿aceleradores del cambio?

La función de distribución que los fabricantes han venido haciendo en España también ha ayudado a que el nuestro sea un mercado diferente. Pero es algo que podría tener fecha de caducidad: “No van a poder mantener sus estructuras regionales porque los costes son terribles”. Tenía muy claro su análisis Fernando Riesco (Dipart): “Y están dando pasos atrás poco a poco: empiezan a pedir volúmenes mínimos para abrir cuentas, a cobrar portes… La duda no es si sucederá, sino cuánto tiempo van a tardar”. Y cuando eso suceda, Riesco considera que consolidar volúmenes será fundamental: “¿Será importante un cliente de dos millones? ¿Uno de veinte? Habrá diferentes niveles y las siegas siempre empiezan por abajo”.

E iba un paso más allá, afirmando que los movimientos de consolidación que se vienen produciendo afectarán de lleno en esta nueva política que los fabricantes deben diseñar. Ponía un ejemplo para explicar su argumento: “Cuando un gigante de la distribución alemán compra una empresa en Polonia, ¿alguien cree que va a comprar con dos precios? Claro que no. Y hay distribuidores europeos con unas capacidades de compra enormes. Y sus condiciones, por su propio potencial, serán seguro que muy buenas. Si uno de estos macro distribuidores llega a España (donde el fabricante hace de mayorista incrementando por ello fácilmente un 20% el precio del producto) y aplica sus condiciones ‘europeas’, revienta el mercado. Por eso los fabricantes llevan tiempo trabajando en homogeneizar sus precios: si a un cliente A -AAG, por poner un ejemplo- le vendes a 80 y a otro B -sería Lausan- a 100; cuando el cliente A adquiere a B, como ha ocurrido, los 20 que se quedan por el camino van contra la cuenta de explotación del fabricante”. Por ello cree Riesco que los proveedores tenderán a reducir estas diferencias, bajando sus costes y fomentando la consolidación en España. De alguna manera su rentabilidad dependería de ello.

Contitech
autopos - BANNER WEB TALOSA 2022 ACT MAYO RODAMIENTOS KIT RUEDA OK ENV

1 Comentario

  1. Dos cosas..el margen no es infinito,no por ser mas grande vas a comprar infinitamente mejor …todo tiene un limite y la segunda.. porque siendo verdaderos especialistas (solo hay que ver los 10mil coches que hay con las 10mil cada uno y no podemos fallar nunca o menudo pollo nos montan) porque se nos falta al respeto telefonicamente y somos los peores pagados con diferencia? Asi no habrá relevo ni nadie querra entrar al sector. .. ahi dejo una reflexion s realizar . quiero o no quiero retener talento en mi empresa?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here
Información sobre protección de datos
Responsable: Market Version Press.
Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios.
Legitimación: Tu consentimiento.
Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
Destinatarios: Tus datos se alojarán en los servidores de CDMON 10DENCEHISPAHARD, S.L. (UE).
Contacto: prensa@autopos.es
Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.