La falta de microchips impacta a la automoción

Por la demanda del covid

0

A la caída de las ventas y la normativa WLTP se le suma un nuevo problema a la industria de automoción en este 2021: la falta de microchips. Fabricantes y proveedores de todo el mundo están tomando posiciones para reorganizar su producción. Tal y como informan en motor.es.

Estos elementos son clave para la producción de cualquier tipo de vehículo y sus componentes, pues los microchips son fundamentales para diversos sistemas vitales, como la gestión de los motores, sistemas de seguridad (incluso ABS/ESP) o de infoentretenimiento.

La caída de la oferta de los mismos tiene un culpable: la crisis del coronavirus. Durante el confinamiento mundial que vivimos en 2020 los fabricantes de microchips recibieron una ingente cantidad de pedidos de empresas dedicadas al desarrollo de productos electrónicos: tablets, TVs, ordenadores, móviles todo tipo de dispositivos inteligentes… dada la creciente demanda de un consumidor encerrado en casa y que cambiaba sus hábitos de consumo. Tendencia que se extendió durante todo el año pasado y que se perpetua este 2021.

La industria de automoción había sufrido un parón en seco en la producción durante el confinamiento, pero una vez levantadas las restricciones más severas recuperaron sus niveles de producción mucho antes de lo esperado. Por su parte, los fabricantes de microchips no contaban con una recuperación tan veloz, habiendo comprometido su producción en la electrónica de consumo, que, además, les resulta más rentable ya que la cantidad contratada de microchips por estos fabricantes de electrónica es mucho mayor que la de los productores de vehículos.

Dada la dependencia de los fabricantes de automóviles de la producción de microchips de China o Taiwan; donde se tienen los recursos naturales, las fábricas, el saber-hacer, y que llevaría meses o años relocalizar producción, y la imposibilidad de los proveedores de satisfacer la demanda mundial por la complejidad del desarrollo de los mismos y en el incesante incremento de la misma, las compañías automovilísticas se enfrentan, de aquí al tercer trimestre del año, a pérdidas en la producción de entre 600.000 y 900.000 unidades de un total estimado de unos 85 millones, calcula Bosch.

Por ello, empresas como Renault Group, Stellantis -nacida de la fusión de FCA y PSA- tendrán que ajustar la producción de algunas de sus factorías por la falta de suministros de estos componentes electrónicos. Así como Grupo Volkswagen que ya anunció la revisión continuada de las previsiones de producción de sus plantas desde China hasta EEUU. Ford, Daimler, Honda, Mazda o Toyota también se ven afectados por este problema, aunque la mayoría no se atreven a estimar su efecto. Sí lo ha hecho por la consultora IHS Markit, quien ha calculado que sólo en este primer trimestre se podrían perder 672.000 vehículos en todo el mundo; estimando que el problema se podría alargar hasta después del verano. Pues, tal y como indican en capitalradio.es, la producción de un microchip conlleva mes y medio de trabajo, además, la demanda, en los últimos meses, ha aumentado un 50% y no existe ninguna compañía, ni siquiera el conjunto de la industria, que pueda seguir ese ritmo.

Artículo anteriorLaura Alba ya es directora de Lizarte
Artículo siguienteGanvam quiere ayudar a pymes y autónomos del sector con sus impagos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here
Información sobre protección de datos
Responsable: Market Version Press.
Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios.
Legitimación: Tu consentimiento.
Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
Destinatarios: Tus datos se alojarán en los servidores de CDMON 10DENCEHISPAHARD, S.L. (UE).
Contacto: prensa@autopos.es
Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.