La falta de talento preocupa más que la guerra

Semiconductores

0

La consultora KPMG ha dado a conocer los resultados de la encuesta realizada a altos ejecutivos del sector de semiconductores a nivel mundial. El objetivo de ésta es conocer su percepción sobre el impacto que tendrán los recientes acontecimientos geopolíticos en el sector y cómo afectan a la cadena de suministro y a la fecha de finalización de la crisis de microchips.

El sondeo, realizado en colaboración con GSA (Global Semiconductor Alliance), reveló que la guerra en Ucrania no preocupa tanto a los encuestados como si lo hace, por ejemplo, el protagonismo de Taiwán en la manufactura de los chips.

Otros aspectos que ya estaban presentes antes de la guerra continúan preocupando a la industria, como la escasez de talento, el cual es a la vez el principal riesgo y la prioridad estratégica para un sector que ve como la competición por atraer ese talento ha generado que los salarios y planes de incentivos se disparen. Y es aquí donde los encuestados ven una amenaza real para el sector a largo plazo.

El sentimiento general, a pesar de la guerra y otros retos coyunturales, es que el sector sigue estando bien posicionado para prosperar en los próximos dos años.

La guerra y los semiconductores

La guerra en Ucrania ha agregado más tensión a la cadena de suministro de semiconductores y agravado la escasez de chips. Principalmente, porque el 70% de la producción mundial de neón –usado en el proceso de litografía- proviene de Ucrania, mientras que el 35% del paladio –para revestimiento- viene desde Rusia. El punto positivo, es que durante la crisis del Covid-19 la industria diversificó su cadena de suministro e identificó fuentes alternativas de materias primas desde el 2014, cuando Rusia se anexó Crimea.

Sólo el 32% de los encuestados cree que la guerra tendrá un impacto material sobre la cadena de suministro en el 2022, mientras que un poco más de los encuestados (39%) cree que este impacto se dejará sentir en el  2023. Con respecto a los ingresos de la industria, sólo el 18% de los entrevistados ven riesgo de impacto en el 2022, la cifra aumenta a 25% cuando trasladamos el impacto a 2023.

La demanda global de semiconductores sigue siendo constante y aunque ni Rusia ni Ucrania son compradores significantes de éstos, la extensión del conflicto seguirá contribuyendo a la crisis inflacionista, lo cual indirectamente pondrá freno a la demanda y los ingresos del sector.

Otros factores de tensión

En el último trimestre de 2021, la principal preocupación geopolítica para los encuestados era el protagonismo de Taiwán en la cadena de suministro mundial. Al parecer los anuncios hechos por grandes productores sobre la apertura de nuevas fábricas en Estados Unidos y Europa, han disipado esas preocupaciones.

Otros aspectos que generan incertidumbre en los ejecutivos encuestados son la nacionalización de la tecnología de los semiconductores y la propiedad intelectual (50%); la posible incertidumbre geopolítica a largo plazo, especialmente en Europa, debido a la invasión rusa en Ucrania (46%); tarifas y aranceles y acuerdos comerciales nuevos o renegociados (29%); reforma fiscal global (29%).

Todos los factores que han ido agregando tensión a la cadena de suministro, sumado con el confinamiento experimentado en meses pasados en las principales capitales chinas, ha cambiado ligeramente la percepción sobre cuándo finalizará la crisis de los semiconductores. En una encuesta lanzada en último trimestre del 2021, 98% de los entrevistados fijaron ese plazo a finales de 2023. Seis meses después una nueva encuesta reveló que ese número había disminuido al 83%. El 18% de los entrevistados han alargado ese plazo hasta 2024.

Planeando la incertidumbre

La consultora entregó una serie de recomendaciones para hacer frente a los retos que tiene cualquier industria relacionada con los semiconductores. La primera recomendación es planear a pesar de la incertidumbre. Para hacerlo las empresas deberían identificar los cinco impulsores de incertidumbre más fuertes y describir algunos estados posibles para cada una (incluso si son poco probables). Luego deberán definir una serie de escenarios para cada estado, teniendo en cuenta los riesgos potenciales para cada uno y preparando un plan de acción que le acompañe. Por último los equipos deberían analizar los riesgos y planes –de cada escenario- y discutir las implicaciones según su función dentro de la compañía.

Para hacer frente a la crisis de la inflación, KPMG recomienda relocalizar la producción lo más cerca posible, diversificar las fuentes de materias primas y aprovechar el análisis de datos para modelar la disrupción, calibrar mejor la demanda y gestionar las compras.

Por último, en cuanto a la escasez de talento recomiendan identificar cuáles son las habilidades críticas requeridas para la empresa y localizar dónde se encuentran las brechas a cubrir, además, diseñar un plan de contratación que contemple y promueva un formato híbrido de trabajo que atraiga a las nuevas generaciones de profesionales.



Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here
Información sobre protección de datos
Responsable: Market Version Press.
Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios.
Legitimación: Tu consentimiento.
Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
Destinatarios: Tus datos se alojarán en los servidores de CDMON 10DENCEHISPAHARD, S.L. (UE).
Contacto: prensa@autopos.es
Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.