La insignia de oro de Ancera a Sanrigoberto genera polémica

2
Ancera anunció la pasada semana que en la cena de su próximo congreso el 9 de junio entregará la Insignia de Oro de la patronal a Carlos Sanrigoberto, presidente de Schaeffler (Luk-Ina-Fag), y la polémica no se ha hecho esperar. No se entiende que se reconozca a alguien que ha hecho gala a lo largo de su trayectoria en el sector de las peores artes para proteger su propio interés. Ya ha habido quien ha comunicado a Ancera que no asistirá a la cena e incluso al congreso si finalmente acude el interesado.

 

Sanrigoberto -congreso serca 2011-83

Dice Miguel Ángel Cuerno, presidente de Ancera, que el debate en el seno del comité ejecutivo de la patronal fue largo e intenso, pero que primó su situación personal (enfermo, a punto de dejar la presidencia del fabricante) y su aportación profesional al sector como responsable del desarrollo de la filial española de Luk, “donde ha realizado una gestión profesional brillante, dándole a la compañía una proyección muy importante”, a otros aspectos de su trayectoria, salpicada de actuaciones despreciables (que alcanzan hasta al mismo Cuerno), cuando sus intereses iban por otro lado.

Y es que Carlos Sanrigoberto siempre ha tenido dos caras, una para quienes por propio interés le convenía tener como aliados (son muchos los grandes distribuidores que le tienen en alta estima), y otra para quienes representaban un obstáculo en su camino, siendo capaz de recurrir a las peores prácticas para quitarlos de en medio.

Por eso no es de extrañar que la decisión de entregarle la Insignia de Oro de Ancera haya generado polémica. Por ejemplo entre los miembros de AEACA, la asociación de agentes comerciales integrada en la patronal de recambistas, cuando se comportó como se comportó después de decidir prescindir de sus servicios (una decisión empresarial perfectamente respetable), discutiéndoles lo que les correspondía (incluso engañando a alguno de ellos en la liquidación abusando de su confianza), despreciando su fundamental aportación para el desarrollo de Luk en España. Y no fueron los únicos colaboradores mal tratados, que hay grandes profesionales y excelentes personas en nuestro sector que un día le tuvieron como jefe y conocieron su cara más dura cuando decidió o decidieron romper ese vínculo, necesitando incluso apoyo psicológico en algún caso.

Además, en su faceta ‘política’ ha sido un medrador profesional ya desde que quiso ser presidente de Ancera, a principios de los noventa, para agarrarse al sector cuando su empresa por entonces, Manfor, estaba a punto de quebrar (llegó a ser vicepresidente con Fernando Pardo y tuvo que dimitir unos meses después cuando se consumó la quiebra). De la misma manera, en Sernauto, la patronal de los fabricantes, se movió hasta ser presidente de la Comisión de Recambios y miembro de la junta directiva, llegando como tal a formar un tándem con otro ilustre como José Antonio Jiménez Saceda, director general, para poner todo tipo de zancadillas a quienes le sucedieron al frente de la representación de los fabricantes de recambios. Incluso ya enfermo, trató de impedir que IFEMA le diera la presidencia del Comité Organizador de la última edición de Motortec al propio Miguel Ángel Cuerno, amenazando incluso con no acudir como expositor.

Por todo ello resulta incomprensible que Ancera haya decidido reconocer su trayectoria con la Insignia de Oro de la patronal, porque, lamentando siempre su situación personal, su manera de proceder arroja por lo menos tantas sombras como luces.

La consecuencia es que fabricantes y representantes ya han anunciado a Ancera que no acudirán a la cena (caso también de los representantes de Autopos), e incluso al congreso.

Quizá por ello, en la nota de prensa enviada esta mañana por la patronal se informa de que también se hará entrega de la Insignia de Oro de Ancera a Carmen Leira, de Dayco, “gran profesional y aún mejor persona, querida por toda la distribución, y a la que todos debemos acompañar en este merecido homenaje”.

Elring

2 Comentarios

  1. Como cada año Ancera realiza un homenaje especial a personas del sector a través de la insignia de oro. Este reconocimiento se hace por varias razones, bien por que han destacado por motivos de empresa,bien por su relevancia y trayectoria profesiona y siempre que haya unanimidad del comité de Ancera. Es evidente que Carmen y Carlos cumplen con creces estos requisitos al margen de cualquier legitima opinión personal, siempre respetable, en la que Ancera en ningún caso debe entrar.

  2. Sanrigoberto defendió su puesto de trabajo y hasta quizá la cuenta de explotación de su empresa. Otra cosa es que usara a Ancera para ello, su forma de actuar era conocida y ayudó en los tiempos económicos buenos a que creciera.
    Si se la dan por eso también la merecen y más otros que no se crearon tantos enemigos trabajando honestamente

Dejar respuesta

Introduce tu comentario!
Introduce tu nombre
Información sobre protección de datos
Responsable: Market Version Press.
Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios.
Legitimación: Tu consentimiento.
Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
Destinatarios: Tus datos se alojarán en los servidores de CDMON 10DENCEHISPAHARD, S.L. (UE).
Contacto: prensa@autopos.es
Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.