La movilidad no será la misma tras el coronavirus…

Marcará un antes y un después

0

La crisis de la pandemia del coronavirus no sólo cambiará nuestros hábitos sociales (distancia social, teletrabajo, videoconferencias…), sino también la forma de desplazarse de los ciudadanos.

La prevención de posibles contagios o la intención general de evitar aglomeraciones harán que la movilidad cambie de forma significativa a como la conocíamos antes. Y es que, tal y como recoge Motor.elpais.com, los medios de transporte (tren, metro, autobús) tendrán que adaptarse a la normal general y separar, entre otras cosas, a los viajeros con la distancia de seguridad recomendada, y probablemente se imponga también el uso de mascarilla durante el trayecto.

La crisis del coronavirus marcará un antes y un después en nuestras vidas. No sólo surgirán nuevas normas sociales, sino que la movilidad no será la misma…

Bajo este panorama, el coche compartido se verá especialmente afectado por esta nueva realidad. Y es que, por ejemplo, la necesidad de desinfectar el vehículo al cambiar de conductor se hace imposible en el actual formato de tarifa por minutos. Por tanto, ante esta situación, las empresas de carsharing tendrán que modificar su funcionamiento, con alquileres de mayor duración, por varias horas o a jornada completa, para poder garantizar el servicio de desinfección. Asimismo, los alquiladores tradicionales tendrán una nueva oportunidad con esta situación, debido a que muchos viajeros preferirán contratar un vehículo individual en los desplazamientos interurbanos antes que ir en transporte público.

No obstante, la fórmula del coche compartido también tendrá sus desventajas de cara a esta crisis. Y es que, sin garantías de quién puede ser portador del virus y quién no, o el hecho de admitir pasajeros desconocidos sin posibilidad de respetar las distancias mínimas de seguridad, viajando en el mismo espacio durante horas, puede suponer una opción arriesgada para muchos.

La clave está en el coche, la moto y la bici

Lo que sí está claro, según El País, es que el vehículo individual -ya sea coche, moto o bicicleta- se ha revelado como la forma más segura de evitar el contagio, dada su utilización por una misma persona y la posibilidad de una desinfección periódica.

Así, según los primeros territorios en levantar el confinamiento, como Wuhan -epicentro del coronavirus en China- una mayoría de ciudadanos que no tenían vehículo propio ha puesto de manifiesto, dicen, su intención de comprar uno por miedo a contagiarse en los transportes públicos.

Por su parte, tanto gasolineras como áreas de servicios también se verán afectadas por la ‘nueva normalidad’: desde los guantes y productos desinfectantes a disposición de los usuarios hasta servicios adaptados a una mayor seguridad higiénica, sin grifos manuales ni secadores automáticos que puedan propiciar el contagio.

Por último, el Covid-19 también marcará un antes y un después en los desplazamientos de larga distancia. Señalan que el turismo no recobrará el mismo flujo de pasajeros anterior a la pandemia y el transporte de mercancías recurrirá cada vez más a proveedores de proximidad, evitando en lo posible la dependencia exterior con expediciones transfronterizas de largo recorrido.

Dejar respuesta

Introduce tu comentario!
Introduce tu nombre
Información sobre protección de datos
Responsable: Market Version Press.
Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios.
Legitimación: Tu consentimiento.
Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
Destinatarios: Tus datos se alojarán en los servidores de CDMON 10DENCEHISPAHARD, S.L. (UE).
Contacto: prensa@autopos.es
Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.