La posventa…

“Los concesionarios se han visto obligados a hacer verdaderos malabarismos contables para tratar de mantener la rentabilidad de sus negocios. Únicamente un elemento les ha permitido conseguirlo: la posventa. El presidente de Ganvam, Juan Antonio Sánchez Torres, analiza la complicada situación de los concesionarios en su nuevo blog.

… el último salvavidas

Sin duda, la crisis económica ha afectado a la industria de la automoción en todas sus vertientes. En el caso concreto de los concesionarios, este golpe ha sido especialmente duro para el área de venta de vehículos, que ha visto como sus resultados se reducían mes a mes ante la falta de ayudas sostenidas en el tiempo.

Ante esta situación, los concesionarios se han visto obligados a hacer verdaderos malabarismos contables para tratar de mantener la rentabilidad de sus negocios. Únicamente un elemento les ha permitido conseguirlo: la posventa. Tal es así que, en algunos de los momentos mas difíciles de la crisis, la actividad de este área -talleres y recambios- llegó a representar más del 80% de la rentabilidad total de los concesionarios.

Sin embargo, este “salvavidas” también corre peligro de hacer aguas. Los últimos datos conocidos al respecto son verdaderamente desalentadores, ya que alertan de una creciente pérdida de rentabilidad en estos segmentos. De mantenerse en un futuro, esta tendencia supondría un golpe difícil de encajar para el sector, que ya ha visto reducida su estructura en más de 2.000 empresas y puntos de venta desde que comenzase la crisis.

Los motivos de esta situación son, por desgracia, muy variados. El primero de ellos, estrechamente ligado a la disminución de las ventas, corresponde a la caída en el parque automovilístico español. Cada vez menos coches circulan por nuestras carreteras, y aquellos que lo hacen reducen sus desplazamientos debido al encarecimiento de los carburantes.

A ello hay que sumar otro fenómeno cada vez más común, alentado por el empobrecimiento de las economías domésticas, como es la reducción progresiva de las coberturas de las pólizas, que prácticamente han convertido al ‘todo riesgo’ en algo del pasado. Y tampoco debemos olvidar el descenso del 25% que se ha registrado en términos de mantenimiento preventivo, lo que redunda negativamente en el número de pasos por el taller.

Todos estos factores han provocado una caída de la actividad de los talleres que, según estimaciones realizadas por Conepa, podría alcanzar niveles de hasta el 12% anual, lo que provocó la pérdida de unos 1.000 talleres durante el ejercicio que acabamos de cerrar.

Junto a estos problemas directos para el área de posventa, también cabe mencionar la existencia de diversos efectos colaterales que atañen a todo el sector. Entre ellos podemos citar el envejecimiento progresivo de los vehículos o su mantenimiento deficiente, con el consiguiente riesgo que esta situación entraña en materia medioambiental y de seguridad vial.

Si queremos que el sector siga adelante es necesario que todos trabajemos unidos por buscar soluciones. Desde los talleres que luchan por recortar sus gastos hasta los jóvenes emprendedores que mantienen viva la actividad de estos negocios, la ardua labor de los talleres por mantener sus negocios a flote es digna de mención. Al fin y al cabo, nadie va a venir a rescatarnos.

 

Juan Antonio Sánchez Torres es presidente de Ganvam.

Dejar respuesta

Introduce tu comentario!
Introduce tu nombre
Información sobre protección de datos
Responsable: Market Version Press.
Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios.
Legitimación: Tu consentimiento.
Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
Destinatarios: Tus datos se alojarán en los servidores de CDMON 10DENCEHISPAHARD, S.L. (UE).
Contacto: prensa@autopos.es
Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.