Lizarte, a fondo

Conocemos su estructura

0

Hasta Pamplona nos desplazamos a finales del año 2019 para conocer a fondo al especialista en recambios refabricados, que decidía dar un paso sustancial para abordar su futuro como compañía, contratando como directora adjunta a Laura Alba, entre otras cosas ex consejera de Obras Públicas, Transportes y Comunicaciones del Gobierno de Navarra.

Una incorporación que tiene el objetivo de liberar de obligaciones al actual director general Oscar Huarte para abordar nuevos proyectos o conducir la sucesión en la empresa familiar, y de ayudar a Lizarte a gestionar su ambicioso modelo de ‘cadena de suministro’, a potenciar otros mercados internacionales o a posicionarse como proveedor de futuro comercializando una marca específica para sus refabricados con componentes electrónicos. Y precisamente de sus objetivos, proyectos y expectativas hablábamos con sus responsables: Oscar Huarte, director general, Laura Alba, la nueva contratación y directora adjunta, y Richard Izquierdo, responsable de Márketing, en el número 92 de nuestra revista…

Oscar Huarte, director general 


¿Por qué este paso?

En todas las empresas hay que pensar en el futuro… Y el día a día lo sigo viviendo con tanta intensidad que me impide pensar en el medio y largo plazo. Y tengo 58 años, así que debo aprovechar para pensar en nuevos proyectos empresariales y para poderlo hacer necesito más tiempo.

¿Qué tipo de proyectos?
Proyectos en los que me gustaría explotar las capacidades de Lizarte, pero fuera del sector de automoción. Otros productos, otros mercados… El mundo está cambiando muy rápido en todos los sectores, pero en automoción más. Se vislumbran unos cambios muy importantes y unas incertidumbres… y no sabemos en qué va a deparar el día de mañana. Desde hace ya tiempo he tenido esa inquietud por dedicarle tiempo al futuro, pero no he sido capaz de ponerle la suficiente atención. Necesitaba a alguien que me ayudara a tomar distancia con el día a día sin dejar de seguir por supuesto en la gestión de la empresa, que la vivo y me encanta lo que hago. Pero hay más motivos…

¿Qué otros motivos?
Está el tema de la sucesión: somos una empresa familiar y mis hijas están cada vez más cerca de por lo menos el gobierno de la empresa. No sé si trabajarán o no en Lizarte, pero la mayor lleva cinco años viviendo en Madrid, siete de experiencia laboral, siempre en empresas relacionadas con el mundo digital, y la pequeña es auditora en KPMG. Dos perfiles complementarios. Y no está previsto ahora mismo que se incorpore ninguna de ellas, pero sí es lógico que con mi edad las vaya introduciendo poco a poco en lo que es el gobierno de la empresa. Y eso exige tiempo. Y además si alguna de ellas muestra interés por trabajar en Lizarte me viene bien que alguien que no sea su padre aporte criterio, aunque yo creo que también lo tengo, que conozco los errores que se cometen en empresas familiares y no quiero repetirlos, pero siempre es mejor, de cara también al resto
de compañeros, que sea otra persona la que se responsabilice, manteniendo una neutralidad.

¿Por qué Laura Alba?
Contraté los servicios de un ‘headhunter’ y de entre todos los candidatos entrevistados Laura (Alba) destacaba por su orientación tan acentuada a la consecución de resultados,
además de otras cualidades que también encajaban perfectamente en lo que buscaba. Y ya me está aportando una visión fresca de quien tiene un buen bagaje profesional viniendo de otro sector, lo que me complementa profesionalmente y será sin duda positivo para Lizarte. Además espero que ayude a la incorporación a Lizarte de la tercera generación y a asegurar la continuidad de la empresa.

¿Qué plazo se ha dado?
Desde el primer minuto de su incorporación, Laura (Alba) comparte conmigo despacho viviendo el día a día. Mi idea es alejarme de ese día a día en 2021, en un año por tanto.

¿La salida de Mónica Fuentes se contrarresta con la incorporación de Laura Alba en términos de imagen?
No, la salida de la directora comercial nada ha tenido que ver. Por aclararlo; cuando Mónica (Fuentes) notificó que se iba de la empresa ya estábamos conversando con Laura (Alba). Ha coincidido, nada más. Lo que sí supuso es que reunido con el equipo coincidimos en que
íbamos a probar a trabajar sin un director comercial, y en eso estamos. Otros han visto que era el momento de asumir más responsabilidad y ser más autónomos. Y todos ellos están funcionando, con lo cual seguimos creyendo que es un puesto que no cubriremos, dependiendo directamente cada uno de ellos de Dirección.

¿Dónde quiere llevar a Lizarte?
Lizarte tiene un reto importante de futuro que pasa por seguir creciendo. Vivimos en un mundo en el que hay más oferta que demanda y por tanto no es fácil, pero estamos apostando por mercados en los que vemos mucho potencial, y por ejemplo en Alemania estamos haciendo las cosas muy bien y creciendo de una manera bastante rápida, siendo uno de nuestros mercados estratégicos junto a Iberia y Francia. Además tenemos interés en otros que denominamos de forma global ‘mercado spot’, estando muy bien posicionados en países como la República Checa, donde trabajamos con el líder, pero con potencial para poder posicionarnos mejor de lo que estamos en otros muchos.

¿Y respecto a la gestión interna?
A lo que más esfuerzo hemos dedicado es al modelo de cadena de suministro. Ahí tenemos un diamante que hemos pulido pero que tenemos que terminar de pulir. ¿Y qué es la cadena de suministro? Es todo lo que hay desde el momento en que el cliente hace un pedido hasta que el cliente recibe el pedido. Lo que hemos hecho es invertir en algoritmos capaces de generar cálculos diariamente que para un humano sería inviable. Y por ejemplo le permite a Compras saber qué tiene que comprar, a quién y cuándo, mejorando muchísimo en cuanto a eficacia y eficiencia. Y en Producción igual respecto a la planificación de lo que hay que producir.
Lo mismo con la logística de cada almacén de la docena que tenemos. Los algoritmos calculan todo, analizan el histórico, las diferentes circunstancias de demanda, los diferentes comportamientos de cada fase de la cadena de suministro y te dan las pautas de actuación. Y hay cosas que seguir puliendo, porque también afecta a los stocks de materia prima por ejemplo, pero estamos consiguiendo niveles de eficiencia increíbles y ser muchísimo más eficaces, reduciendo exponencialmente nuestros stocks. Es probablemente el proyecto más
importante que ha acometido Lizarte en su historia.

¿Percibe ya el mercado esas mejoras?
Está empezando a percibirlas. De hecho estamos diciendo que hay que ir a los clientes a mostrarles los datos, porque es verdad que hemos pasado por un momento de transición en el que hemos ido aprendiendo de los errores hasta que hemos conseguido ajustarlo todo y hay clientes que tienen más presente esa fase y no tanto las mejoras que desde
marzo hasta aquí son patentes. Y no sabemos por qué el crecimiento que estamos teniendo producto de este desarrollo es mucho mayor en Francia que en España. Y los algoritmos no diferencian entre países, pero es una realidad que el cliente francés está palpando mucho más fácilmente que el español la mejora de servicio. Ahora tenemos que conseguir que esa percepción se tenga igual aquí.

Laura Alba, directora adjunta

¿Con qué objetivo llega?
Tengo este 2020 para asumir la dirección general y la verdad es que es un reto bonito pero también complejo, porque el sector es complejo y la empresa también. De momento estoy trabajando con Oscar (Huarte) absolutamente codo con codo, incluso físicamente en el mismo despacho, para que yo vaya tomando contacto con todos y cada uno de los temas que él lleva. Y está resultando un proceso fácil porque Oscar es una persona que hace las cosas fáciles. En ese sentido muy bien. Además tengo otros dos objetivos a corto plazo, el primero tiene que ver con el ‘modelo de cadena de suministro’, el nuevo proyecto y tan  importante, que yo ya me encontré implantado, con implicaciones profundas en el área de Compras, de Producción, de Logística… Que ahora hay que saber gestionarlo y terminar de ajustarlo para conseguir dar el mejor nivel de servicio, que es al final la pretensión de Lizarte.

Y el otro objetivo es, desde la posición en la que me encuentro, contribuir a ayudar a Oscar en este tiempo en el que vamos a trabajar juntos a preparar la empresa para ese crecimiento que Lizarte tiene ya marcado como objetivo estratégico en los próximos años. Pero uno no puede crecer de la noche a la mañana. Hay que estar preparado para poder asumir ese crecimiento sin que se resienta el servicio a los clientes. Y ahí espero poder ayudar.

¿Qué experiencia le avala?
Tras mi salida de la gestión pública como Consejera de Obras Públicas del Gobierno de Navarra, venía de retomar mi carrera profesional como directora general en una empresa del sector de servicios industriales. Este sector no lo conozco. Y eso creo que tiene sus cosas buenas y malas. Lizarte es muy fuerte en el conocimiento del sector y quizá
no necesitaban una persona que lo dominase. A veces también es bueno que venga otra persona de fuera y que con su experiencia y bagaje aporte otra manera de ver las cosas,
pueda verlas con distancia y además pueda aplicar otros métodos de trabajo que a lo mejor son eficaces en otros sectores y que aquí igual no se han planteado. Obviamente, a mí ahora me queda un duro trabajo de empaparme bien del sector.

¿Qué le hizo cambiar de empresa?
Varias cosas. En primer lugar, Lizarte es una empresa más grande y por tanto con una estructura también mayor, y me atraía sobre todo el poder trabajar con un equipo multidisciplinar como existe en Lizarte. Porque está muy bien la polivalencia en las empresas más pequeñas, pero me gustaba la idea de contar con expertos en cada área (calidad, producción, procesos, compras, márketing…). Y en Navarra, que es una comunidad pequeña, es fácil tener acceso a la información de otras empresas, y Lizarte es de las que tienen mucho renombre. Para mí trabajar para Lizarte me resultaba casi un orgullo. Porque tiene muy buena prensa y también es una compañía consolidada, que era
otro valor, porque mi empresa era un proyecto casi incipiente. Y luego me atrajo la persona.

Y Oscar tiene también muy buena prensa en Pamplona, pero es que además cuando me reuní y hablé con él pensé ‘yo quiero trabajar para este tipo’. Me pareció, en
fin, un proyecto muy atractivo: trabajar en una buena empresa, para un buen empresario, en una compañía más grande, con un equipo más profesionalizado y amplio, y en un sector nuevo… y dije que sí.

¿Cuáles son sus cualidades como directiva?
Creo que soy una persona que entre mis virtudes está el focalizar, el separar el grano de la paja, saber dónde hay que poner el foco. Muy orientada a objetivos. Y creo que tengo capacidad para liderar equipos, algo que pienso voy a tener especialmente fácil en Lizarte, porque si algo le alabo a Oscar es el equipo que ha sido capaz de hacer. Hay aquí un equipo extraordinario.

¿Qué le ha aportado su experiencia en política?
Siempre digo que en el Gobierno de Navarra hice un máster. Me ha aportado muchísimas cosas. Empezando por enseñarme a entender cómo funciona el mundo, cómo funciona todo
un sistema social, económico y por supuesto político. Además adquirí mucho conocimiento, y es que tuve la suerte de trabajar con profesionales excepcionales con los que fui capaz de formar equipo y que me enseñaron muchísimo. También aprendí a trabajar bajo presión. Ahí tus rivales no son competidores, no, son tus enemigos. Y la prensa ejerce una presión muy fuerte. Pero aunque sufrí cierto estrés también disfruté mucho: trabajar para tu Comunidad es muy gratificante, además de que me permitió pequeñas satisfacciones personales como conocer a determinadas personas que no hubiera tenido la oportunidad de conocer de otra manera. Pero profesionalmente eso, capacidad de trabajar bajo presión
y mejorar mis habilidades directivas y de liderazgo, que aunque encontré mucha colaboración de muy buenos profesionales no deja de ser el sector público, que siempre tiene sus peculiaridades.

¿Qué le ha sorprendido de este mercado?
Yo creía que venía a un sector que ya estaba en una fase de madurez alta por lo que los cambios no iban a ser tan rápidos, sin embargo me ha sorprendido la velocidad a la que cambia. Supongo que es consecuencia de lo rápido que está cambiando el mundo, de cómo estamos cambiando nuestra propia movilidad, de la exigencia de inmediatez por parte del cliente ante cualquier tipo de servicio. Y podíamos pensar que al ser un sector tan maduro los cambios serían más paulatinos y no es así. En el poco tiempo que llevo pisando la arena, la cosa se mueve rápido. Eso dificulta un poco todo, pero me gusta.

Richard Izquierdo, director de Márketing

¿Qué le parece el nuevo fichaje?
Creo que Oscar (Huarte) es muy consciente de las necesidades de la empresa, y esas necesidades las complementa eligiendo a las personas adecuadas.

¿Le va a venir bien a Lizarte?
Sí rotundo. Al margen de otras consideraciones, por cómo es Laura (Alba) en sí misma.

¿Qué cree que le puede aportar a Lizarte?
Un enfoque distinto, diferente, un estilo de dirección que se complementa perfectamente con el de Oscar, que es lo que buscaba. En este caso uno más uno no suman dos sino tres. Y eso va a ir en beneficio de todos, de todo el equipo.

¿Va a tener más luz la empresa?
Sí, seguro. Son momentos de cambio para Lizarte. Ha habido muchas noticias, muchas novedades en muy poco tiempo, pero a título personal creo que es un momento  extraordinario para la empresa. Llevo camino de los cinco años trabajando en Lizarte y he vivido de todo, y sinceramente creo que ahora es el momento perfecto para una  incorporación como la de Laura (Alba). Pienso que la empresa ha decidido coger el toro por los cuernos y está tomando las decisiones adecuadas. Oscar (Huarte) es muy consciente de la persona o perfil que necesitaba Lizarte y el hecho de que Laura esté aquí no tiene nada de casual.

Entre las novedades con las que trabaja la empresa está el lanzamiento de una nueva marca, ‘Lizarte ON!’…
Lizarte es una empresa que tiene más de cuarenta años de actividad y se dedica a la reconstrucción de componentes. Entre la gama de productos que tiene, el producto estrella son las direcciones asistidas y las bombas de asistencia. Desde que se empezó a trabajar con direcciones mecánicas, la tecnología de esas direcciones y del sistema de dirección
del vehículo en conjunto ha evolucionado mucho. Las direcciones de hoy, desde hace ya unos años, incorporan componentes electrónicos para conectarse con el resto del vehículo y para facilitar la conducción, y está claro que ahí está el futuro. Es el núcleo de negocio de Lizarte y sobre lo que hemos de poner el énfasis, de modo que para potenciar esa
tipología de productos, que Lizarte ya viene ofreciendo al mercado desde hace años, se decidió crear una marca específica para destacarlos y diferenciarlos del resto de productos que incorporan componentes hidráulicos o mecánicos, con años de recorrido.

¿Y diferenciarse de la competencia?
Evidentemente queremos ser percibidos en el mercado como una empresa fabricante que tiene un grado de conocimiento alto o elevado de esa tipología de producto. Queremos, como consecuencia de ello, desmarcarnos de nuestros competidores. Y también por supuesto lograr los objetivos de negocio que tiene Lizarte, que son crecer en general pero también en particular con esta sección, dotándole de una importancia estratégica.

¿Argumentos?
Contamos con un laboratorio específico que se dedica al desarrollo de referencias que incorporan componentes electrónicos y personal especializado que trabaja a diario en el
desarrollo de nuevas referencias para incorporarlas al catálogo y lanzarlas al mercado. Como consecuencia de este desarrollo y de este trabajo, se ha ido generando un ‘know-how’, un conocimiento que ha permitido en los modelos que son de mayor demanda ahora, identificar, mediante el proceso de ingeniería inversa, que es como trabaja Lizarte, errores que incluso en origen no se han identificado, dando por tanto un servicio notable, sobresaliente diría yo, al sector. Pero eso queremos que se conozca, que no sólo es saber, sino que la gente sepa que sabemos. Y en eso estamos.

¿Qué esperan conseguir?
Trabajamos sobre los modelos de vehículos de mayor demanda para conocer cuáles generan una mayor salida, una mayor rotación de este tipo de productos en el mercado. Es
decir, aportamos soluciones al mercado. Y no sólo conocemos la tecnología del producto, también los protocolos de comunicación que utilizan los vehículos para la conectividad de todos los elementos del vehículo. Además de contar con un registro de errores y soluciones aplicadas, de modo que cuando se repite el error en cualquier nuevo producto sabemos cuál es la solución.

Está claro que vendemos producto, pero nos gusta pensar que sobre todo ofrecemos, como dice nuestro lema, ‘soluciones de calidad superior para el mercado del aftermarket’. Estamos incluso yendo directamente al taller para conocer cuál puede ser el problema y analizar no sólo el producto sino los componentes con los que se interrelaciona, por si el problema no es la pieza en sí misma… Y ahora las bombas de asistencia electrónica, las columnas de dirección y las direcciones asistidas eléctricas, que conforman ‘Lizarte ON!’, suponen aproximadamente el 30% de las ventas, pero el crecimiento es exponencial y el objetivo es que cada vez tenga más peso porque nos lo va a demandar el mercado. Nosotros desde luego vamos a poner toda la carne en el asador para que esta línea tenga el peso que tiene que tener dentro de Lizarte.

Dejar respuesta

Introduce tu comentario!
Introduce tu nombre
Información sobre protección de datos
Responsable: Market Version Press.
Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios.
Legitimación: Tu consentimiento.
Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
Destinatarios: Tus datos se alojarán en los servidores de CDMON 10DENCEHISPAHARD, S.L. (UE).
Contacto: prensa@autopos.es
Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.