Los cinco elementos que hay que vigilar en los eléctricos

Aunque tienen menos averías no hay que descuidarlos

0

Según Asepa manifiesta en su informe, los coches eléctricos tienen menos averías y, por norma, no pasan tanto por el taller como los vehículos convencionales. Eso, apuntan, no significa que haya que descuidar su estado ni olvidarse de hacer una puesta a punto cada cierto tiempo.

Y es que, aunque por norma general se averíen menos que los de combustión (los eléctricos tienen hasta un 60% menos de piezas y es de cajón que a menos elementos, menos probabilidades de fallo), existen cinco elementos que hay que revisar de forma periódica para evitar averías en un eléctrico:

    • Ruedas: hay que cambiarlas y vigilar su desgaste y rodadura para mantener la seguridad. Conducir con neumáticos en mal estado es igual de poco recomendable, aunque el coche sea eléctrico.
    • Sistema de amortiguación: el sistema de amortiguación de un coche con batería eléctrica no es muy diferente al de uno de combustión interna, hay que contar con las mismas precauciones, sustituciones y posibles averías.
    • Sistema de frenado: las pastillas de freno sufren menos en un vehículo eléctrico por el sistema de frenada regenerativa, pero aunque existe menor desgaste, hay que vigilar su estado, así como el nivel del líquido de frenos.
    • Líquido refrigerante de las baterías: debe cambiarse, según las especificaciones del
      fabricante, aunque lo más habitual es que se recomiende entre los 80.000 y 120.000 km la primera vez.
    • Filtro del aire. Los expertos recomiendan cambiar el filtro de aire a los 10.000-15.000 kilómetros en todo tipo de vehículos.

¿Y las baterías?

Mención aparte merecen las baterías como elemento clave en la mecánica de un coche
eléctrico. Aunque se ha avanzado mucho (muchísimo) en la eficacia y durabilidad de las baterías, todavía sigue siendo el componente que más hay que cuidar.

Los fabricantes se esfuerzan por desarrollar baterías que no pierdan autonomía con el paso del tiempo. Y aunque los avances conseguidos en una década han sido enormes, todavía ofrecen garantías de hasta ocho años con un buen nivel de autonomía.

Se estima que la media vida de este elemento está entre 10 y 15 años pero hay rutinas de mantenimiento que pueden alargarla:

  • Los ciclos de carga deben ser lo menos numerosos y frecuentes que sea posible, cuando la batería presente niveles bajos y no antes.
  • El sistema de carga rápido no es el más aconsejable.
  • También influye la velocidad a la que se circule de manera habitual.

Dejar respuesta

Introduce tu comentario!
Introduce tu nombre
Información sobre protección de datos
Responsable: Market Version Press.
Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios.
Legitimación: Tu consentimiento.
Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
Destinatarios: Tus datos se alojarán en los servidores de CDMON 10DENCEHISPAHARD, S.L. (UE).
Contacto: prensa@autopos.es
Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.