Los vehículos eléctricos despegarán a partir de 2024

Según la consultora Bain & Company

0

En un contexto de pandemia mundial donde el colchón financiero de los fabricantes de coches está siendo socavado y es difícil elegir en qué áreas invertir, los vehículos eléctricos y autónomos están empezando a convertirse en una alternativa cada vez más común. Por eso, la consultora Bain & Company ha realizado el informe Electric and Autonomous Vehicles: The Future Is Now en el que se pone de manifiesto que el mercado de eléctricos, estiman, empezará a despegar alrededor de 2024, mientras que el de los autónomos alcanzará un punto de inflexión en 2028.

Con este telón de fondo, los fabricantes de automóviles pueden aprovechar las oportunidades y gestionar las amenazas para su inminente futuro con compensaciones de inversión y asociaciones estratégicas.

“El mundo de la automoción avanza a toda velocidad, especialmente en lo que respecta a la innovación y la tecnología detrás de los vehículos eléctricos y autónomos. Las decisiones que tomen los equipos de liderazgo en los próximos meses serán fundamentales para determinar su competitividad futura”, explica Klaus Stricker, codirector de la práctica automotriz global de Bain & Company y autor principal del informe.

A los vehículos eléctricos aún les queda camino por recorrer…

Pese a que los usuarios tienen más probabilidades de comprar vehículos eléctricos, los productores aún pierden dinero vendiéndolos. Así, en una encuesta de la consultora estratégica entre consumidores estadounidenses, alemanes y chinos, casi el 50% estaba considerando comprar vehículos eléctricos híbridos enchufables (PHEV) o vehículos eléctricos de batería (BEV) como su próximo automóvil. Si bien, todavía tendrán que pasar varios años hasta que los fabricantes de automóviles puedan, de media, lograr márgenes con vehículos eléctricos de batería equiparables al margen del 5% de los convencionales.

No obstante, persiste el impulso global de los vehículos eléctricos, ayudado por incentivos y políticas gubernamentales. En 2025, según refleja el informe, en torno al 12% de los automóviles nuevos vendidos en todo el mundo serán totalmente eléctricos. Mientras que, en 2040, esa cifra será superior al 50%.

En este sentido, un componente clave desde la perspectiva de los costes es la batería, que representa el 30% de los costes de fabricación. Sin embargo, Bain & Company prevé que el coste de los paquetes de baterías bajará de los 124 hasta los 100 dólares por kilovatio-hora hacia 2025. Así, serán las mejoras tecnológicas y la producción optimizada a escala las que permitirán este cambio.

Encontrando el camino correcto para los autónomos

Por su parte, con respecto a los vehículos autónomos, el informe apunta a que, durante los próximos ocho años, surgirán dos usos principales para este tipo de automóvil: la conducción autónoma en carreteras para vehículos privados y las flotas de robo-taxi para áreas urbanas. Con esto, la consultora estima que los vehículos autónomos comenzarán a ganar impulso hacia 2028 a medida que la legislación se adapte y los usuarios puedan probar estas nuevas tecnologías y evaluar su seguridad.

Otra conclusión que se saca del estudio es que los servicios de transporte con vehículos autónomos podrían ser una solución rentable para la movilidad urbana hacia 2030. “Las ciudades innovadoras utilizarán flotas de robo-taxis para complementar sus sistemas de transporte público existentes, utilizando vehículos autónomos para cubrir rutas menos frecuentadas, ayudando así a aliviar el tráfico en áreas congestionadas”, señalan desde la consultora.

Para que el mercado alcance su punto de inflexión, los vehículos deberán exhibir un nivel de automatización 4 o conducción autónoma sin interacción humana bajo ciertas condiciones. Por ello, varios fabricantes tradicionales están ampliando sus sistemas avanzados de asistencia al conductor y planean lanzar funciones de Nivel 4 para 2025.

Asimismo, Bain & Company espera que, hacia 2030 en algunas regiones, entre el 4 y el 9% de los coches nuevos vendidos estén equipados con automatización de Nivel 4, la mayoría de los cuales serán vehículos privados que ofrecen asistencia en carretera.

En la actualidad, los kits de conducción autónoma de alto nivel cuestan más de 70.000 dólares, pero, desde el informe, se prevé que, con el tiempo, la estandarización, la simplificación y la producción en masa reducirán significativamente los costes. El coste de un sistema autónomo podría disminuir en más del 85%, hasta acercarse a los 10.000 dólares hacia 2030.

En opinión de Alberto Requena, socio asociado de Bain & Company en Madrid: “Como en muchas aplicaciones avanzadas de inteligencia artificial, para los vehículos autónomos, más allá del reto técnico en dónde se ha visto mucho avance, es importante se vayan abriendo a ello tanto los reguladores como el público en general”. En este sentido, explica, “todos tendremos que entender que ‘el riesgo 0’ no existe y que una mejor barrera debería ser ‘menor riesgo que la conducción manual”. Al mismo tiempo que añade, “podríamos empezar a ver coches autónomos aportando soluciones a la movilidad urbana hacia el final del 2030, pero para ello es clave claridad y estabilidad en la regulación. Si bien se han dado algunos pasos a nivel comunitario, en España no debemos quedarnos atrás y estar preparados para cuando la tecnología esté lista”.

GKN
drive
Artículo anteriorLa automoción reclama ayuda urgente
Artículo siguienteLiqui Moly patrocina deportes de invierno

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here
Información sobre protección de datos
Responsable: Market Version Press.
Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios.
Legitimación: Tu consentimiento.
Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
Destinatarios: Tus datos se alojarán en los servidores de CDMON 10DENCEHISPAHARD, S.L. (UE).
Contacto: prensa@autopos.es
Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.