Madrid central, en pausa

Durante los próximos tres meses

1

La continuidad de una de las medidas estrella del Gobierno de Manuela Carmena, Madrid Central, está en el aire. El nuevo Ayuntamiento de PP y Ciudadanos ha acabado con las restricciones a los vehículos privados en el centro de la capital, vigentes en la zona de Gran Vía desde el pasado 30 de noviembre y desde hace años en las áreas de prioridad residencial de Lavapiés, Huertas, Ópera y Embajadores, establecidas unas en 2004 y 2006 y otras en 2015 por Gobiernos del PP. Tal y como informan desde lavanguardia.com.

Las primeras consecuencias: se han disparados los niveles de contaminación y de tráfico…

La moratoria, que se prolongará durante los próximos tres meses en los que el nuevo Ayuntamiento estudiará su continuidad, ya está teniendo consecuencias… Por un lado, se han disparado los niveles de contaminación: la estación de la Plaza del Carmen de Madrid superó el 1 de julio, el primer día de moratoria, los niveles máximos de contaminación permitidos -el tope son 40 microgramos por metro cúbico y se han alcanzado a primera hora los 70-, según la Plataforma en Defensa de Madrid Central y representante de Ecologistas en Acción.

También ha aumentado la carga e intensidad del tráfico en la capital, según el informe matutino de hora punta del Centro de Gestión de la Movilidad (CGM) del Ayuntamiento de Madrid, y del que se hace eco elpais.com. Concretamente, la carga ha aumentado en torno a un 2% mientras que las intensidades han crecido entre el 4 y el 9%, tanto en la almendra central como en la M-30, y también en los alrededores de la circunvalación y los accesos. Datos que niegan desde el Ayuntamiento comparando los datos de tráfico del lunes de la última semana de junio con los del primero de julio, sin caer en la diferencia de movilidad de un mes a otro en periodo estival.

Respuestas…

Greenpeace pretende continuar sus acciones de protesta durante todo el verano si el área de bajas emisiones sigue “desactivada”.

Se han producido diferentes protestas en la capital, miembros de la Plataforma en Defensa de Madrid Central se han instalado con piquetes informativos en cinco puntos de acceso a Madrid Central: Cibeles, Atocha, glorieta de Embajadores, Puerta de Toledo y plaza de España. Diez activistas de Greenpeace han cortado un carril de la calle de Alcalá bajo el lema ‘Madrid Central funciona’ y ‘No más coches’, hasta que fueron desalojados por la Policía Nacional, y buscan, según el portavoz de Movilidad de Greenpeace España, Álvaro Fernández, que la Alcaldía les ofrezca una reunión que solicitaron el lunes pasado. Además, han declarado a Efe que pretenden continuar sus acciones de protesta durante todo el verano si el área de bajas emisiones sigue “desactivada”.

“He perdido muchos clientes de fuera. Tengo que trabajar dos o tres horas más para sacar el mismo sueldo que antes”. Impacto que también han sentido los talleres…

Protestas frente a las que el nuevo alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha  respondido asegurando tener “envidia del tiempo libre de los activistas que hacen piquetes informativos”, asegurando que “a más atascos más contaminación, por tanto cuanto más tiempo estén, más retenciones causan, más contaminación van a causar”.

Muchos comerciantes apoyan la decisión del AyuntamientoPrecisamente, el ‘New York Times’ ha criticado abiertamente a Almeida por la decisión sobre Madrid Central. A juicio del diario, es “ir en contra del resto de Europa”, asegurando que la capital española es la primera ciudad europea a en revertir una prohibición a los vehículos contaminantes.

Muchos comerciantes de Madrid central, por el contrario, se han mostrado aliviados por la suspensión momentánea de las multas, esperando la vuelta de clientes con sus vehículos al centro. “Estoy a favor de que se quiten las multas. Venir al centro se ha vuelto muy caro. A la gente que llega le ponen una sanción de 90 euros por entrar y si meten el coche en un garaje, les cobran como si estuviera cenando”, destaca  Juan Antonio Menor de Gaspar, vendedor de cupones, a elmundo.es: “He perdido muchos clientes de fuera. Tengo que trabajar dos o tres horas más para sacar el mismo sueldo que antes. Esperemos que con esta medida se active la venta”.

Mismo impacto que han notado los talleres situados en la zona de restricción circulatoria, así como los cerca de 110 centros de reparación y mantenimiento de vehículos ubicados fuera de su perímetro en un contorno de 1,5 km. Según Asetra, la cantidad de operaciones realizadas en los talleres de Madrid Central entre enero y abril de este año en comparación con los mismos meses de 2018 ha caído una media cercana al 40%. Y la bajada en la facturación ha supuesto un 33%.

1 Comentario

Dejar respuesta

Introduce tu comentario!
Introduce tu nombre
Información sobre protección de datos
Responsable: Market Version Press.
Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios.
Legitimación: Tu consentimiento.
Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
Destinatarios: Tus datos se alojarán en los servidores de CDMON 10DENCEHISPAHARD, S.L. (UE).
Contacto: prensa@autopos.es
Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.