Tony Leblanc: “Mi vida es poder actuar”

4
Tiene una calle en Villaviciosa de Odón (sede de Autopos), donde tiene casa hace cuarenta años y vive hace casi treinta. Por eso cuando le llamamos y hablamos con su mujer, Isabel, estuvo encantado de recibirnos. Cómico, actor, “el más querido”, es parte de la historia del cine, el teatro y la televisión españoles. Una leyenda de 88 años reconocida por cuatro generaciones.

Es un personaje muy popular desde los años cincuenta hasta hoy, también para los más jóvenes por su participación estelar en “Torrente”, la serie de películas de su “salvador” Santiago Segura, que le rescató del ostracismo al que le había llevado un gravísimo accidente de tráfico en 1983. Ganador de dos Goyas, le dieron el segundo como mejor actor de reparto después de recibir un primero “de Honor” por toda su carrera, contradiciendo el orden lógico. Se llama Ignacio Fernández Sánchez Leblanc López, “mi padre se murió llamándome Ignacio, pero ya nadie me llama así”, y nació en Madrid, “en la Sala de Tapices de Goya, en el Museo del Prado, de donde mi padre era conserje, el mismo día en que moría el torero Granero, por lo que pensaron que una de dos, o el niño salía pintor o salía torero”.

Pero salió actor: “Debuté a los siete años en el barrio de Usera, de protagonista en una obra de los Hermanos Álvarez Quintero, y a mi padre le decían: ‘Es un genio, es un genio’, y yo preguntándome por qué me llamaban Eugenio si mi nombre era Ignacio”. Ochenta años en la brecha: “Soy el actor más veterano, y estoy reconocido como el más polifacético, porque además he sido bailarín, cantante, director de teatro, de cine, productor… y también como el más querido por el público”.

Antes de dedicarse profesionalmente a la actuación destacó como deportista: “Había empezado a bailar claqué y otros bailes de la época, de modo que a los diez años yo sabía bailar bastante bien, y a eso me dediqué. No fue hasta después de la guerra que empecé a boxear, y gracias a lo del baile me movía muy bien: llegué a ser campeón de Castilla”. No solo fue boxeador: “No, los combates eran los sábados, y los domingos, partido de fútbol. Jugué en Tercera con el Chamberí, de portero, después de haber probado incluso con el Atlético Aviación. No hay deportista que haya hecho lo mismo, la estupidez de pelear los sábados y jugar al fútbol los domingos, que llegaba a los partidos con la ceja partida, moratones… Hasta que me pillaron los del ‘sindicato de variedades’ (que englobaba toros, fútbol, boxeo…) y me dijeron que una cosa u otra, y me quedé con el fútbol para alegría de mi familia”.

Y “retoma” su carrera de actor: “Entonces cantaba, grababa discos e incluso fui récord de ventas con Belter (discográfica española). Y como cantaba y bailaba… acabé en la compañía de Celia Gámez, debutando poco después en el cine”. Iniciaba una carrera plena de grandes títulos de la época como “Los tramposos”, “Las chicas de la Cruz Roja”, “Historias de la televisión”, con personajes tan populares como Cristobalito Gazmoño (“era tan popular que no podía andar por la calle”) o Kid Tarao, memorables actuaciones como aquella en un programa de José María Íñigo, que le había retado a hacer algo que jamás se hubiera hecho en ninguna televisión… y se limitó a salir, pelar tranquilamente una manzana y marcharse, mucho antes de que a cualquier otro en este país le diera por hacer cosas igualmente absurdas; revista, teatro, director, productor… hasta compuso un pasodoble de éxito: “Cántame un pasodoble español”. Una trayectoria que se truncó cuando la vida decidió golpearle con saña un maldito 6 de mayo de 1983. Un día antes de cumplir 61 años.

“Fue muy duro”
“Me había apartado fuera de la carretera viendo que un coche venía de frente directo hacia nosotros. Pero aún así nos terminó embistiendo: me deshizo, desde la cabeza a los dedos de los pies. He pasado 38 veces por el quirófano, entre otras para extirparme el bazo”. Rosa María Mateo, en el telediario de aquella noche, llegó a dar la noticia de su muerte. “Fue muy duro. Mi vida quedaba truncada”. Acabó postrado en una silla de ruedas: “He sufrido tanto que deseaba la muerte. Yo no creo en el infierno, pero en el purgatorio sí. Y para mí el purgatorio ha sido la vida” (hace tres años también sufrió un infarto: “Cuando iba en la ambulancia les escuchaba decir ‘no sale, no sale”).

Santiago Segura acudió en su rescate cuando casi nadie se acordaba de él: “Yo estaba inválido y no confiaba en mis fuerzas, pero me dijo que sin mí no hacía la película”. Recuperó la ilusión y buena parte de su salud. De hecho, volvió a andar, como le reconoció su mujer al actor Gabino Diego: ‘Santiago ha hecho que Tony caminara, le ha devuelto la vida’. Había estado más de quince años apartado, olvidado. El cine le había homenajeado en forma de despedida concediéndole un Goya de Honor. Pero volvió por la puerta grande, con “Torrente, el brazo tonto de la ley”, ganando otro Goya como mejor actor de reparto. 18 años después del terrible accidente. “No soy ni rico ni pobre sino todo lo contrario, pero mi vida es poder actuar, por eso lo sigo haciendo con 88 años”.

El cariño de la gente le motiva: “Mi caballo blanco es el público, es el que me lleva, y su cariño era lo que más echaba de menos en esos años metido en casa”. Y aprovecha para hacer toda una declaración de intenciones y de paso enviar un aviso a navegantes: “Por eso políticamente no me defino nada más que como demócrata. Me debo a toda España”.

“El rey de la comedia”
De los años de ostracismo se acuerda de Luis García Berlanga: “Me mandó tres guiones para que eligiera el papel que quisiera… Más tarde, cuando escribió en el prólogo de mis memorias, dijo que yo era ‘el rey de la comedia”.

Hijo único, su matrimonio ha sido mucho más prolífico: “Tengo ocho hijos”. Pero el mayor regalo que le ha dado la vida ha sido su mujer, con la que lleva 59 años casado: “El matrimonio más largo de un actor jamás existido en España”. Pero es casi lo de menos: “Con Isabel me tocó el gordo de la lotería; no es que viva por mí, es que vive para mí”.

La entrevista va llegando a su final y Tony Leblanc se pone trascendente. Isabel, su mujer, abre una puerta con cuidado para ver cómo vamos y se queda escuchándole sin que él lo sepa: “Sabéis, he sobrevivido muchas veces en la vida, pero ahora siento que me voy apagando. A Isabel no le gusta que hable así, pero espero por lo menos irme yo antes, porque sino moriría dos veces”.

Así es Tony Leblanc, un famoso de verdad, “porque si soy famoso es porque algo bueno he hecho en mi vida que merezca ser recordado”. Y nos marchamos mucho más ricos de lo que llegamos. Gracias Tony

“Santiago Segura es un genio”
Para Santiago Segura solo tiene palabras de agradecimiento: “Es de lo más humilde y sencillo, cuando estamos hablando de un genio enorme. Y lo es porque todos los que escribimos películas y las dirigimos, producimos y protagonizamos lo normal es que hagamos un protagonista que sea prácticamente el héroe; sin embargo, él crea un personaje para sí mismo guarro, asqueroso, pajillero, mal padre, mal hijo, tramposo… sin ninguna ética, perdedor, y aún así consigue hacer triunfar la película. Sin duda es un genio”.

[Extracto de la entrevista publicada en el número 18 de Autopos, el periódico]

Elring

4 Comentarios

  1. Sr. Don Tony Leblanc, soy Fernando Ventura de México. Espero pueda ver este mensaje. En verdad es una gran sorpresa saber que esta VIVO y que siga por mucho más tiempo. Lo recuerdo MUCHO por varias películas pero me gustó una en especial (puede ser que para usted no sea tan importante esta película) donde comparte su actuación con el actor Manolo Gómez Bur y el sr. Mauricio Garcés, espero lo recuerde. Me encanta cuando en la película usted se pone nervioso y empieza a decir TAN;TAN;TAN;TAN. Un cordial saludo con toda mi admiración y mi respeto, don Tony Leblanc.

  2. Tony, gracias por todos los días que he disfrutado viendo tus películas, desde hace mas de 50 años. Eres fenomenal.

  3. ¿No has leído a Cuerno? El que no haya comentarios no significa que la noticia no interese: igual les interesa a todos los que como él consideran que escribir en las webs es una pérdida de tiempo pero como no escriben…

  4. Estoy seguro de que Tony es un invitado ilustre. Pero lleva en la portada de la web muchos días. ¡¡¡Ya está bién!!! Renovad las noticias, sobre todo las que no tienen comentarios que parece que no interesan. Gracias.

Dejar respuesta

Introduce tu comentario!
Introduce tu nombre
Información sobre protección de datos
Responsable: Market Version Press.
Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios.
Legitimación: Tu consentimiento.
Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
Destinatarios: Tus datos se alojarán en los servidores de CDMON 10DENCEHISPAHARD, S.L. (UE).
Contacto: prensa@autopos.es
Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.