Histórica tienda de Sacorauto (CGA), Recambios Rodher es ejemplo de esos negocios que han hecho de la cercanía con sus clientes un sólido argumento para hacerse fuertes en su área de influencia y competir de tú a tú con los grandes. Y son todavía legión. Pero, en su caso además, lejos de limitarse a sobrevivir, en los últimos años han expandido su manera de hacer las cosas hasta sumar tres puntos de venta al oeste de la Comunidad de Madrid. Rafael Rodríguez (56) es quien está al frente del negocio familiar que fundó su padre hace más de cuarenta años, y en el que también participan su hermana Mari Paz (Rodríguez) y su sobrino Alejandro Martínez. Nacido en Madrid el 28 de julio de 1965, casado y padre de una hija de 19 años, estudió Ciencias Químicas antes de incorporarse a trabajar en la tienda, que ya “barría y fregaba los sábados” desde los quince años. Siempre apegado al terreno, conocer su realidad es conocer la realidad de muchos otros que como él viven el recambio a pie de calle.

¿Cómo ve el panorama?

Tenemos trabajo, y quien diga lo contrario, miente. Como siempre habrá quien llore, porque el que es de llorar, llora, pero el que es de reír tiene motivos para hacerlo. Es más, yo estoy especialmente orgulloso del año pasado, porque dimos el do de pecho, quedando sólo un tres por ciento de la cifra de 2019. Mi gente estuvo de diez.

“Tenemos trabajo, y quien diga lo contrario, miente. Como siempre habrá quien llore, porque el que es de llorar, llora, pero el que es de reír tiene motivos para hacerlo”.

¿Ganan dinero?

Sí, claro; ¿quién no gana dinero en el recambio? Probablemente los recambistas seremos los que menos, pero los fabricantes seguro que ganan muchísimo más dinero.

¿No se ha perdido rentabilidad?

El arte de vender siempre ha sido vender con el mayor margen posible. Vender con descuentos muy altos es fácil, pero no tiene sentido: para seguir viviendo hay que vender con margen, si no, para qué. Tradicionalmente en nuestro sector siempre ha habido, y me refiero al ámbito de Madrid, distorsionadores de la realidad de los productos, y los conocemos todos, pero nunca he sabido con qué fin.

¿En qué ha cambiado el mercado en los últimos diez años?

En la gestión de las piezas, que ahora el que falla al mandar una pieza es porque es un torpe o porque no se gasta dinero en información. Porque hoy te dan una placa de matrícula y ya sabes todo. Eso es un cambio brutal para nosotros.

¿No es más competitivo?

Competencia siempre ha habido. No siento que ahora haya más. Y si hay presión sobre los precios es responsabilidad del fabricante, porque vende su producto a un precio en la calle y a otro muy inferior en internet. Y si encima les reímos las gracias, como estamos haciendo, pues más fuertes se hacen. Y es que no pueden permitir tampoco que en Varsovia valga cinco lo que en Madrid vale quince. Tiene que haber una tarifa general europea. La presión sobre los precios la crean ellos generando este tipo de incertidumbres, pero porque así ganan más dinero. Y nosotros seguimos comprándoles…

“Si hay presión sobre los precios es responsabilidad del fabricante, porque vende su producto a un precio en la calle y a otro muy inferior en internet. Y si encima les reímos las gracias, como estamos haciendo, pues más fuertes se hacen”.

¿Qué le inquieta entonces?

La deriva que están tomando ciertos fabricantes, aprovechándose del comportamiento de algunos distribuidores, para generar en el mercado una situación de sálvese quien pueda. Sueltan la carnaza para provocarnos y a ver quién gana la pelea. Y me preocupa también muy especialmente el asunto de las garantías, que es sangrante: ¿cómo es posible que a estas alturas puedan tardar mes o mes y medio en darte una respuesta? El mundo comunicándose por videoconferencia y nosotros teniendo que enviar la pieza a no sé dónde… ¿No puede haber una telegarantía? ¿No puede haber una única hoja de garantía común para todos los fabricantes? No me parece que sea ni una tontería ni algo tan difícil. Estamos perdiendo muchísimo dinero con ese tema y nadie es capaz de hacer nada.

Rodher¿Y con respecto al futuro?

Yo soy más del día a día y no tanto de pensar en el futuro, porque al final siempre ha pasado lo mismo, que hemos sabido adaptarnos a los cambios. Quizá ver quiénes son los fabricantes de los componentes de un Tesla y no conocer a ninguno es para reflexionar, pero supongo que ellos también sabrán responder.

“Yo soy más del día a día y no tanto de pensar en el futuro, porque al final siempre ha pasado lo mismo, que hemos sabido adaptarnos”.

¿En qué confía?

En que los cambios en España se producen poquito a poco y no se van a cargar todo un sector como el nuestro en dos días, es imposible. Aunque muchas veces el recambio ha sido la cenicienta y ha pasado inadvertido en todo el maremágnum de la automoción, que parece que sólo se venden coches, tenemos nuestra importancia. Si no hubiera una reparación, un recambio, no circularían los coches.

¿Habrá tiempo entonces para reaccionar?

Hay veces que cuando se quiere reaccionar ya se tiene encima el árbol cayéndote, pero no se puede ser punta de lanza en todo… Reaccionar, reacciona un sector, no sólo yo, sino un conjunto de personas que tenemos esa misma inquietud. Si al final el grupo al que yo pertenezco observa que hay unos ciertos movimientos, supongo que ya hablaríamos de ello, creo yo.

¿Qué opina de los grupos?

Sólo pido a Dios que no se descubra vida extraterrestre y se decida que los grupos sean interestelares. Que por favor no haya más gente que chupe de lo que yo vendo cada día. Que del juego de pastillas que yo vendo damos de comer a cinco que cuelgan de ahí además de abastecer de jamón, cubatas, gorras, bolis, globos aerostáticos para las ferias… Venga hombre; eso ya está obsoleto. Por no hablar de los viajes, que yo no he visto que por vender lejía o atún te lleven al otro lado del mundo. Aquí hay mucho dinero para todo y todo viene de un sitio: de vender recambio.

“Sólo pido a Dios que no se descubra vida extraterrestre y se decida que los grupos sean interestelares. Que por favor no haya más gente que chupe de lo que yo vendo cada día”.

Los fabricantes dicen que sale de ellos…

Claro, porque los fabricantes no tienen fondo, que para eso tienen las tarifas. Porque no las hacen teniendo en cuenta el IPC, que sería lo normal, sino que las deciden una vez terminadas las conversaciones con los grupos, en función de todo lo que les han pedido.
Por eso igual no puede haber una tarifa europea (ironía).

Claro, aparte de que la renta per cápita es distinta que en Polonia la diferencia está ahí, en que en España tienen que pagar las pipas, los caramelos, los bautizos, cerrar el hotel de cinco estrellas… Una locura. ¿De verdad que piensan que así les van a comprar más? Vale, igual sirve para que les sigan comprando, pero a costa de seguir teniendo la presión del que tienes al teléfono diciendo ‘no, dime otro precio’.

¿Qué es lo que más valora de su grupo?

La gente, los recambistas que conozco, geniales muchos de ellos.

¿Se siente más de Sacorauto o de CGA?

Yo es que no sé de quién soy, la verdad. Sé que soy Recambios Rodher y que hace mucho tiempo que dejé de ser socio de Sacorauto, aunque es la plataforma de la que principalmente me sirvo. Estamos en un limbo todos los que entramos en CGA como socios de Sacorauto, porque para unas cosas somos CGA y para otras, no. Intuyo que soy socio de CGA, pero sólo lo intuyo. Cuando hay bonanza somos uno más, pero cuando hay marejada nos quedamos solos. Es como los bancos, que te dan un paraguas cuando hace sol y te lo quitan cuando llueve. Parece que hay un acercamiento para integrarnos como socios de pleno derecho, pero sigue existiendo también un rechazo por parte de integrantes de CGA.

“Estamos en un limbo todos los que entramos en CGA como socios de Sacorauto, porque para unas cosas somos CGA y para otras, no”.

¿Por qué?

No lo sé. Quizá nos siguen viendo como los socios de Sacorauto, cuando hace mucho tiempo que no lo somos. Será por esa relación con el mayorista, pero no lo sé, habría que preguntárselo a ellos.

¿Qué tendría que darle el grupo que no le da?

En resumidas cuentas, dinero. Nada más. Es lo que he comentado ya, que para unas cosas somos y para otras no. Y hablo en plural.

Vamos, que del rápel internacional por ejemplo, nada.

Nada.

Rodher¿Y de los talleres qué decimos?

Pues que son nuestros partners, nuestros aliados, nuestros amigos. A mí me hace mucha gracia cuando muchos fabricantes y muchos distribuidores transmiten la idea de que el taller es el problema. Pues a mí me enseñaron de pequeño a no morder la mano que te da de comer. Y hay talleres que tienen las herramientas justas para hacer lo que tienen que hacer y hay talleres muy prestigiosos, muy, muy bien formados. Yo estoy tranquilo.

“Me hace mucha gracia cuando muchos fabricantes y distribuidores transmiten la idea de que el taller es el problema. Pues a mí me enseñaron de pequeño a no morder la mano que te da de comer”.

¿De la red de talleres del grupo sí que participa, no?

Si es de la de mi presunto grupo, sí. Ahí no hay problema. Y además he de decir que tenemos a una persona como Solange Ochoa que es una máquina, que trabaja como una fiera haciéndolo muy bien.

¿Siente la amenaza de las marcas?

Sí, pero gracias a Dios no lo saben hacer. Afortunadamente las marcas están en su mundo, que es el de vender coches y que a la concesión le pongan cinco estrellas en todos lados. Están a su movida y el recambio sigue siendo como una especie de añadido. Es verdad que tienen a Distrigo, Pro Service, y hay mucho taller abanderado con esta gente… pero los veo como veo a otros competidores.

¿Compra en otras plataformas fuera del grupo?

Sí, claro. A Recalvi, que es mucho Recalvi; a Juan Ares en Create; han venido a verme de Gaudí… cada uno tiene algo que te puede interesar, y no voy a negar a nadie la posibilidad de venderme si me interesa.

“Afortunadamente las marcas están en su mundo, a su movida, y el recambio sigue siendo como una especie de añadido”.

¿Le preocupa la falta de suministro?

Sí, con determinados fabricantes, muchísimo. Los hay con los que está siendo horroroso.

En los últimos años no les va mal…

Así es. Ahora tenemos tres puntos de venta, en Alcorcón, que es el de toda la vida, Brunete (2015) y Galapagar (noroeste de Madrid), el último que hemos abierto. Y ahí estamos intentando hacer lo que sabemos hacer, lo que me enseñaron y aprendí a hacer desde pequeño.

¿Cuál es la clave?

Seguir el guion a pies juntillas, porque si no sigues el guion… Y ese guion es el que marcamos nosotros, yo, mi hermana y mi sobrino, que somos los que nos encargamos de que se cumpla. Se basa en una premisa clara: tener producto y venderlo a la primera, no hay más. Por eso nuestras tiendas están a rebosar de producto. Y es que somos un sector de primera necesidad, tan necesario como el comer. La movilidad para el ser humano es esencial, y si puedes ir en tu coche particular mucho mejor que en el transporte colectivo. Y más ahora desde la pandemia. Entonces ese es el guion: tener y vender a la primera.

autopos -
autoparts

2 Comentarios

  1. Sr. Rafael, si todos pensaran como vd. otro gallo nos cantaría, enhorabuena!!!

  2. El terremoto de Alcorcón…
    Pero tiene razón en algunos de sus razonamientos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here
Información sobre protección de datos
Responsable: Market Version Press.
Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios.
Legitimación: Tu consentimiento.
Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
Destinatarios: Tus datos se alojarán en los servidores de CDMON 10DENCEHISPAHARD, S.L. (UE).
Contacto: prensa@autopos.es
Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.