Mercedes Benz no equipará sus vehículos con gases fluorados

3
Después de que la Directiva europea 2006/40/CE prohibiese la homologación de cualquier vehículo que utilizase el gas refrigerante R-134a (el más utilizado en la industria automovilística para su uso en los aires acondicionados), por entenderse que era un gas Potencial de Calentamiento Global (PCG); el sector parecía convencido de haber encontrado un sustituto perfecto. El nuevo refrigerante HFO-1234yf, era el elegido. Pero ahora, un estudio del constructor alemán Mercedes Benz, parece concluir que, en caso de colisión, el nuevo gas refrigerante puede inflamarse al entrar en contacto con altas temperaturas. La historia continúa.

Lo cierto es que el alto grado de inflamabilidad de este gas no era desconocido. Los fabricantes parecieron asumir en un primer momento este inconveniente porque “las propiedades de este gas indican que una típica descarga de electricidad estática no sería suficiente para provocar su ignición”, tal y como asegura Dirna, empresa especializada en la fabricación de equipos de aire acondicionado, en uno de sus cursos impartidos a talleres antes del verano.

La polémica llega en el momento en el que Mercedes Benz anuncia que no equipará ninguno de sus vehículos con este nuevo gas refrigerante aunque haya una Directiva que así lo establezca. ¿La razón? Una de ellas, la más evidente o al menos la que ha sido anunciada de forma oficial por la firma alemana, es que tras diversas pruebas realizadas simulando  condiciones más extremas que las exigidas en su día por la Comisión Europea para determinar la seguridad del nuevo refrigerante, se descubrió que el gas se dispersa a alta presión cerca de componentes del sistema de escape del vehículo, una situación que puede darse en caso de sufrir una colisión frontal. Por esto argumentan que el gas utilizado hasta ahora ofrece, a pesar de ser más contaminante, cotas más altas de seguridad.

Daimler, consorcio al que pertenece Mercedes-Benz, ya ha informado a las autoridades pertinentes de estos hechos, y ofrecerá asimismo los resultados de sus investigaciones a las asociaciones y otros constructores que se lo soliciten. Si bien, la realidad refleja que el alto nivel de inflamabilidad de este nuevo gas refrigerante no es lo único que ha propiciado la preocupación del constructor alemán.

Desde el momento en el que entró en vigor la obligatoriedad del R-1234yf, ha habido presiones para que Honeywell, empresa que cuenta con la patente del gas fluorado y que ha creado una joint-venture con DuPont para su producción en masa, no fuera el fabricante exclusivo de este componente. La Oficina Europea de Patentes (EPO) revocó dicha propiedad, basándose en el Artículo 101(2) EPC (Convención Europea de Patentes), en el que se exige que el producto debe contar con aspectos únicos en su utilización para ser concedida una patente, en este caso a Honeywell, cuando Daikin ya había patentado una aplicación con el R-1234yf hace 20 años, y el propio gas había sido descubierto mucho antes de aparecer su aplicación en los aires acondicionados de la industria del automóvil.

En cualquier caso, esta iniciativa de la Oficina Europea de Patentes contó con las simpatías de Daimler AG, BMW AG, Arkema, Daikin Industries, Asahi Glass Co., Mexichem y Solvay Fluor. Honeywell no sólo apeló la revocación de su exclusividad en la fabricación de este gas, sino que previamente había registrado diversas patentes para el R-1234yf, en una estrategia bien labrada con la intención de mantener la exclusividad de su homologación.

En definitiva, el hecho de que Honeywell siga teniendo la exclusividad en la fabricación de este gas (al menos hasta que la Convención Europea de Patentes diga lo contrario) sumado a que la planta china que tenía que producir el nuevo refrigerante a partir de mediados de 2012 ha visto retrasada su puesta en funcionamiento hasta, por lo menos este octubre (en mayo de 2012 solo lo producían una pequeña factoría piloto y unas pocas fábricas de automóviles), ha desembocado en una falta de abastecimiento de este material, y lo ha convertido en un producto sensiblemente más caro que su antecesor, el R-134a. Es por estos motivos por los que las autoridades de la Unión Europea estiman que no será hasta el 1 de enero de 2013 cuando se regularice su distribución.

Elring

3 Comentarios

  1. Parece evidente que hay quien ha corrido mucho para hacer negocio con estos cursillos, pero lo cierto es que, de momento, esto solo es una “rabieta” de los de Mercedes, además de una estrategia comercial… veremos a ver si tienen lo que hace falta para mantenerse en rebeldía en un asunto como este, interesante… Lo que creo seguro es que los que se hayan gastado la pasta en estos cursos, pase lo que pase, ya no la ven… siempre pierden los mismos, eso está claro

  2. Han habido empresas que han corrido demasiado vendiendo cursillos, a ver quien le devuelve la pasta a los talleres….

Dejar respuesta

Introduce tu comentario!
Introduce tu nombre
Información sobre protección de datos
Responsable: Market Version Press.
Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios.
Legitimación: Tu consentimiento.
Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
Destinatarios: Tus datos se alojarán en los servidores de CDMON 10DENCEHISPAHARD, S.L. (UE).
Contacto: prensa@autopos.es
Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.