¿Qué es y para qué se usa el ‘Powerpaste’ de hidrógeno?

0

Cada vez se habla más del hidrógeno como un combustible con potencial en el futuro de las nuevas tecnologías de propulsión eléctrica. Los automóviles y los vehículos de gran tamaño alimentados por hidrógeno funcionan en diferentes partes del mundo y están equipados con un tanque reforzado que se alimenta a una presión de 700 bar, necesarios para almacenar el hidrógeno. Sin embargo, presentan una serie de problemas en el caso de querer implementarlos en motocicletas o scooters eléctricos, ya que el aumento de presión durante el llenado sería demasiado grande.

Tal y como recogen desde el digital hibridosyelectricos.com, el ‘Powerpaste’ es un combustible a base de hidrógeno en forma de pasta, desarrollada por un equipo de investigación del Instituto Fraunhofer de Tecnología de Fabricación y Materiales Avanzados (IFAM) en Dresde (Alemania). “Es fácil de manipular y almacenar y es una solución barata y práctica para motocicletas y otros vehículos ligeros”, aseguran.

Se trata de una pasta de color gris basada en hidruro de magnesio sólido, que se deriva de uno de los elementos más abundantes del mundo. “Por sí solo, no proporciona mucha energía, pero cuando se mezcla con agua en el interior de un tanque es capaz de generar la energía eléctrica derivada del hidrógeno que contiene”, señalan desde el medio digital.

Esta pasta es compacta, no volátil, que no se descompone hasta los 250ºC (está segura incluso cuando permanece bajo el sol durante horas) y, por lo tanto, mucho más segura de almacenar y transportar. Afirman que esta pasta a base de hidrógeno puede introducirse fácilmente en un tanque de combustible y extraer de ella la capacidad energética procedente del hidrógeno solamente cuando se necesita. “Su densidad energética es diez veces mayor que la de una batería de litio y proporciona energía para autonomías comparables e incluso potencialmente superiores a las de la gasolina”.

¿Cómo se genera energía con ‘Powerpaste’?

El polvo de magnesio se combina con hidrógeno para formar hidruro de magnesio en un proceso realizado a 350°C y a una presión entre cinco y seis veces la atmosférica. A continuación, se añaden un éster y una sal metálica para formar el producto acabado.

A bordo del vehículo, el ‘Powerpaste’ se libera desde el cartucho en el que se almacena por medio de un émbolo. Al añadir agua desde el tanque que se encuentra a bordo, la reacción resultante genera hidrógeno en forma de gas en una cantidad ajustada dinámicamente a los requisitos reales de la celda de combustible. Sólo la mitad del hidrógeno proviene del ‘Powerpaste’, ya que el resto proviene del agua agregada.

“Powerpaste’ ofrece una enorme densidad de almacenamiento de energía”, asegura el Dr. Marcus Vogt, investigador asociado de Fraunhofer IFAM. “Es sustancialmente más alta que la de un tanque de alta presión de 700 bar, y en comparación con las baterías, tiene diez veces la densidad de almacenamiento”. Esto significa, según hibridosyelectricos.com, que ‘Powerpaste’ ofrece una autonomía comparable, o incluso superior, a la de la gasolina y que proporciona un rango más alto que el hidrógeno comprimido a una presión de 700 bar.

Cómo se reposta ‘Powerpaste’

Asimismo, con ‘Powerpaste’, repostar combustible solamente precisaría de la sustitución de un cartucho y el relleno del tanque de agua. Por eso, proponen que estos cartuchos podrían venderse directamente en las estaciones de servicio actuales debido a su facilidad de uso y almacenamiento.

A diferencia del hidrógeno gaseoso, “no requiere una costosa infraestructura de repostaje”, lo que lo hace apto para áreas que carecen de dicha infraestructura. “En lugares donde no hay estaciones de hidrógeno, las estaciones de servicio podrían vender ‘Powerpaste’ en cartuchos o botes”, plantean.

Otros usos más allá de las motocicletas eléctricas

Con su enorme densidad de almacenamiento de energía, ‘Powerpaste’ se propone como una opción para automóviles y vehículos de reparto como extensor de autonomía en vehículos eléctricos de batería.

Actualmente se está construyendo una planta de producción de ‘Powerpaste’ en el centro de proyectos del Instituto Fraunhofer en Alemania que está previsto que entre en funcionamiento este año y que, afirman, “será capaz de producir cuatro toneladas de esta pasta cada año”.

Artículo anteriorNRF abre nueva planta en Polonia
Artículo siguiente¿Cuándo pasar la ITV en 2021 si al vehículo le afectó el primer estado de alarma?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here
Información sobre protección de datos
Responsable: Market Version Press.
Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios.
Legitimación: Tu consentimiento.
Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
Destinatarios: Tus datos se alojarán en los servidores de CDMON 10DENCEHISPAHARD, S.L. (UE).
Contacto: prensa@autopos.es
Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.