¿Qué retenciones de IRPF habrá en 2022?

CIRA Informa

0

La patronal catalana de recambistas CIRA explica los diferentes tipos de retenciones e ingresos a cuenta del IRPF en el ejercicio de 2022, algo útil para los negocios tanto de reparación de vehículos como de distribución de recambios.

La Agencia Tributaria ha publicado los distintos tipos de retenciones e ingresos a cuenta del IRPF (puedes ver el cuadro completo aquí) en el recién iniciado año. Y desde CIRA han querido hacer un resumen de lo más importante que tanto talleres como recambistas deben tener en cuenta a este respecto, empezando por aclarar qué son las retenciones y los ingresos a cuenta: “Son las cantidades que el pagador de una renta, dineraria o en especie, detrae de la misma e ingresa en el Tesoro Público”, explican. Por lo que estos ingresos son un anticipo de la cuota del impuesto que tendrá que pagar el perceptor de las rentas. Añadiendo que “el pagador de una renta en especie debe efectuar el ingreso a cuenta y puede repercutirlo o no al perceptor de la renta”.

Así, para retener o ingresar a cuenta se han de cumplir dos requisitos: que seas un pagador obligado a retener o ingresar a cuenta, y la renta que abones, en dinero o en especie, esté sujeta a retención o ingreso a cuenta.

Desde CIRA abordan las diferencias entre las rentas sometidas a retención y las que no.

Rentas sometidas a retención o ingreso a cuenta. Entre otras, rendimientos del trabajo; rendimientos procedentes del arrendamiento o subarrendamiento de bienes inmuebles urbanos, salvo excepciones; rendimientos de actividades profesionales; rendimientos de actividades agrícolas, ganaderas, forestales; rendimientos de las siguientes actividades empresariales en estimación objetiva: «Transporte de mercancías por carretera» (IAE 722) y «Servicio de mudanza» (IAE 757); determinadas ganancias patrimoniales como las derivadas de la transmisión de acciones; rendimientos del capital mobiliario; los premios que se entreguen como consecuencia de la participación en concursos, rifas, etc.; y, por último, los procedentes de la propiedad industrial, intelectual, de la prestación de asistencia técnica, del arrendamiento o subarrendamiento de bienes muebles, negocios o minas y de la cesión del derecho a la explotación del derecho de imagen.

Rentas no sometidas a retención o ingreso a cuenta. Destacan: rentas exentas y dietas y gastos de viaje exceptuados de gravamen; rendimientos procedentes del arrendamiento o subarrendamiento de inmuebles urbanos (en los siguientes casos: cuando la renta satisfecha por el arrendatario al mismo arrendador no supere los 900 euros anuales, cuando se trate de arrendamientos de vivienda de empresas para sus empleados, o cuando el arrendador realice una actividad del grupo 861 del IAE o de otro que le faculte para el arrendamiento o subarrendamiento y aplicando al valor catastral la cuota establecida para el grupo 861 no resulte cero); rendimientos de las Letras del Tesoro; y las primas de conversión de obligaciones en acciones.

¿Quiénes están obligados a retener o a efectuar ingresos a cuenta?

Con carácter general, tienen la obligación de retener cuando abonen rentas sometidas a retención, entre otras:

-Las personas físicas que ejerzan una actividad económica (empresarios, profesionales, agricultores, etc.) por las rentas que satisfagan o abonen en el ejercicio de la actividad.

-Las entidades en régimen de atribución de rentas que abonen o satisfagan rentas sujetas al IRPF.

-Las personas jurídicas y demás entidades contribuyentes del Impuesto de Sociedades que abonen o satisfagan rentas sujetas a este impuesto.

-Los contribuyentes del Impuesto sobre la Renta de No Residentes (IRNR) que operen en España mediante establecimiento permanente o sin establecimiento permanente en determinados supuestos.

¿Cuándo hacer la retención o el ingreso a cuenta?

Según informa CIRA en su página web, “con carácter general, la obligación nace en el momento en que el que satisfagas o abones las rentas”. Por un lado, en los rendimientos de capital mobiliario la obligación nace: en el momento en el que son exigibles o en el de su pago o entrega si es anterior; y, en el momento de la transmisión, amortización o reembolso si los rendimientos derivan de la transmisión amortización o reembolso de activos financieros. Por el otro, en las ganancias patrimoniales la obligación de retener e ingresar a cuenta nace: si la ganancia deriva de la transmisión o reembolso de acciones o participaciones de instituciones de inversión colectiva, cuando se formaliza la transmisión o reembolso de las acciones o participaciones.

Anticipo de la deducción por vivienda habitual

Si eres un trabajador por cuenta ajena puedes solicitar una reducción en dos enteros en el tipo de retención aplicable a tus rentas del trabajo siempre que:

-La cuantía total de tus retribuciones íntegras por rendimientos del trabajo procedentes de todos tus pagadores sea inferior a 33.007,20 euros anuales;

-Efectúes pagos por préstamos destinados a la adquisición o rehabilitación de tu vivienda habitual (no se contempla la ampliación ni la construcción);

-Tengas derecho a la deducción por inversión en vivienda habitual;

-Comuniques esta situación a tu pagador (puedes utilizar el Modelo 145);

-El tipo de retención no resulte negativo como consecuencia de la reducción.

Si eres el pagador de las rentas del trabajo tendrás que tenerlo en cuenta para calcular la retención que debes practicar a tus empleados.

¿Qué obligaciones hay como retenedor?

Desde la patronal catalana de recambistas recuerdan que como retenedor debes realizar mensual o trimestralmente la declaración e ingreso de las cantidades retenidas utilizando los modelos aprobados para los distintos tipos de renta.

Estos modelos son, entre otros, el Modelo 111 para las Retenciones e ingresos a cuenta de rendimientos del trabajo, actividades económicas, premios y determinadas imputaciones de renta y, el Modelo 115 para las Retenciones por arrendamiento de bienes inmuebles.

Excepcionalmente, en 2020 las retenciones cuyo vencimiento se produjo a partir del 15 de abril y hasta el 20 de mayo se podían presentar e ingresar hasta esa fecha si el volumen de operaciones en 2019 no superó los 600.000 euros.

Asimismo, deberás presentar una declaración informativa anual con los modelos aprobados para cada tipo de renta. Deberás presentar el Modelo 190 si presentaste el Modelo 111 y, el Modelo 180 si presentaste el Modelo 115.

El plazo, con carácter general, es entre el 1 de enero y el 31 de enero del año siguiente al que corresponde la declaración anual.

También debes emitir a favor del perceptor de la renta los certificados que acrediten las retenciones e ingresos a cuenta efectuados. Deberás ponerlos a su disposición antes del inicio de la declaración de IRPF.

Y, por último, deberás comunicar al perceptor de la renta, en el momento de su abono, la retención o ingreso a cuenta practicado y el porcentaje aplicado.

Artículo anteriorMotul y Monlau Motorsport aúnan fuerzas para potenciar la formación
Artículo siguienteLiqui Moly se convierte en socio de MXGP

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here
Información sobre protección de datos
Responsable: Market Version Press.
Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios.
Legitimación: Tu consentimiento.
Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
Destinatarios: Tus datos se alojarán en los servidores de CDMON 10DENCEHISPAHARD, S.L. (UE).
Contacto: prensa@autopos.es
Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.