¿Quién es Miguel Alonso?

Delegado comercial en Dayco

2

Nacido en Sevilla (“trianero puro, de la calle Castilla”) el 27 de febrero de 1961. Con 18 años ya estaba trabajando… de electricista. Hasta que una empresa catalana del recambio, Cora, con sucursales en Valencia, Madrid y Sevilla, le contrató como delegado comercial para Andalucía, ya en los ochenta. En 1988 se casaba, y de regalo de bodas el recordado Mariano López Alberca, entonces responsable de Lucas, le ofrecía dar el salto a un fabricante de renombre. Con el nuevo siglo hizo la transición a TRW. Una época, la de Lucas-TRW, que recuerda con especial cariño: “Tuve muy buenos compañeros y aprendí muchísimo, muchísimo. Entonces fui compañero de Enrique Junquera (Andel)…”. Por su historia navega Miguel Ángel Prieto, editor de AUTOPOS, en el último número de nuestra revista.

Siguiendo los avatares de su compañía Miguel se integró en el Delphi del también recordado José Miguel Pahissa. Y llegó su peor momento laboral: “A finales de 2009, con la crisis, nos despidieron a la mayoría. Y estuve dos años en el paro”. Hasta que Dayco le recuperó para el mercado: “Fue Bruno Padierna. Me dijo que no me conocía pero que le habían hablado muy bien de mí. Yo ya tenía 51 años, así que no puedo estar más agradecido a aquella oportunidad”. Y hasta hoy.

¿Quién es Miguel Alonso?
Una persona muy familiar (tengo dos hijos, de 31 y 26 años, y un nieto) y sobre todo muy trabajadora (son ya cuarenta y un años cotizados)… y amigo de mis amigos, que también es importante. Además de bético por supuesto, criador de canarios, que me gusta muchísimo, y muy aficionado a la bicicleta de montaña.

¿Qué es lo que mejor hace?
Generar confianza y cercanía con los clientes. He procurado llevarme siempre muy bien con ellos y no complicarme, yendo por derecho y defendiendo mi marca, sin hablar nunca más de la cuenta.

“Se está perdiendo el contacto directo con el cliente y lo peor es que me temo que esto no va a volver a ser lo que era”.

¿Lo mejor de una empresa como Dayco?
Independientemente del jefe que tenemos, que es muy buena gente y te deja trabajar,
es una compañía que te respalda, que además de pagarnos bien nos cuida. Y el compañerismo que hay es excelente. Y por supuesto se trata de una marca tan reconocida que te lleva de la mano en el mercado. Se queja Miguel Alonso del cambio de hábitos de esta nueva época: “Se está perdiendo el contacto directo con el cliente y lo peor es que me temo que esto no va a volver a ser lo que era”. Y lo argumenta: “Las empresas se han dado cuenta de que se pueden ahorrar mucho dinero, porque las cifras siguen saliendo, así que…”. Pero eso no significa que se trabaje menos: “Ahora cada dos por tres nos tenemos que conectar. En cualquier momento tenemos una reunión. Es lo que tiene la tecnología. Así que incluso trabajamos más (no hay tiempos muertos, de desplazamiento, de comer, de tomarse un café…)”.

¿Lo mejor y lo peor de su trabajo?
Lo mejor, pertenecer a una compañía en la que te dejan trabajar y con unos productos
muy vendibles. Y lo negativo, que tengo tanta zona que cubrir (Extremadura, Andalucía y Murcia) que se me pierden cosas. Y a mí me gusta dominar la zona, pero ahora, con tanto movimiento, alguno te pilla despistado, y no puede ser. Lo he comentado. Pero lo que peor llevo, claro, porque además cada vez se pide más, es el trabajo burocrático. Se nos exigen informes diarios… y a mí lo que me gusta no es estar en el despacho sino en la calle”.

Gracias a Dios tengo un nombre en el gremio y la gente creo que me aprecia.

¿De qué está más orgulloso profesionalmente?
Visto lo visto, de haber conseguido llegar a esta edad trabajando. Primero por lo que
me pasó a mí, pero ahora se ve gente con larga trayectoria que lo está pasando muy mal,
con empresas que han cerrado, que les han echado y no pueden encontrar trabajo… Y
que con mis 60 años yo pueda seguir trabajando en una gran empresa, cuando no soy ningún lumbreras, que vengo de donde vengo, de empezar repartiendo escapes por toda Andalucía, pues es para sentirme orgulloso, claro que sí. Gracias a Dios tengo un nombre en el gremio y la gente creo que me aprecia.

¿Qué le gustaría que pasara en el mercado?
Que se estabilizase y se frenara tanta locura… el despropósito de los descuentos que se están dando ahora. Hay una guerra diaria, te llaman, y te pasan un pantallazo con precios de uno o de otro. Se están haciendo cosas que van en detrimento de las empresas.

¿Y qué no le gustaría que pasara?
Pues lo que está pasando por desgracia. Las empresas que están desapareciendo, caso
de Cecauto, donde tengo muy buenos amigos. Pero es lo que hay.

¿Qué le ha dado el sector?
Además de trabajo y mucha experiencia, me ha formado como hombre y me ha permitido conocer a mucha gente de la que también aprender.

¿Y Dayco?
Para mí hablar de Dayco es hablar de Bruno Padierna, la persona que tuvo las santas
narices de ficharme con 50 años y sin conocerme. Me dio la vida.

“Ole mis c…”, exclama, orgulloso, antes de expresar cómo le gustaría que le recordaran: “Como Miguel Alonso, tal cual me conocen. Como un amigo”.

¿Con quién se queda de quienes ha conocido?
Hay una persona a la que conocí como delegado de Lausan y que luego recaló en Lucas, donde coincidimos, que es Enrique Junquera, un muy buen amigo y que desde que llegó a Cecauto ha sabido paso a paso llegar hasta donde está ahora como gerente de un Andel cada vez más importante. Y es digno de alabar porque, como yo, lleva trabajando desde muy joven, sin haber pasado por la universidad ni haber hecho ningún máster; venimos de la calle. Y ahí está, un tipo muy humilde, muy buena gente y muy valorado por sus socios.

Miguel Alonso confiesa que cuando mira atrás no esperaba llegar donde ha llegado, porque aunque de adolescente “me decían el pijo”, parecía destinado a otros menesteres, más
humildes. Pero la vida, “a base de tesón y mucho trabajo”, le ha llevado a ser uno de los delegados comerciales de más larga trayectoria en el sector. “Ole mis c…”, exclama, orgulloso, antes de expresar cómo le gustaría que le recordaran: “Como Miguel Alonso, tal
cual me conocen. Como un amigo”.

 

Artículo anteriorRenault Twingo sigue rodando con MOOG
Artículo siguiente«Va a ser una cita imprescindible»

2 Comentarios

  1. Muchas gracias Joan
    Para mi también fue un honor haber trabajado contigo
    Un abrazo amigo

  2. Gran profesional, gran amigo y gran persona. Muy orgulloso de haber podido compartir con él tantas experiencias, tanto profesionales, como personales y sobre todo tantas risas. ¡Un fuerte abrazo Miguel! ¡Eres un grande!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here
Información sobre protección de datos
Responsable: Market Version Press.
Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios.
Legitimación: Tu consentimiento.
Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
Destinatarios: Tus datos se alojarán en los servidores de CDMON 10DENCEHISPAHARD, S.L. (UE).
Contacto: prensa@autopos.es
Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.