Sociedad enferma

5
No sé por dónde empezar, porque no hay por dónde cogerla. Tan es así, que cuando se la envié, según me llegó, a Carlos Garriga para que la publicase en autopos.es, me mandó un email para proponerme su enfoque sobre cómo tratarla informativamente: “Sorprendente revelación de su secretario general: Asetra contrata su comunicación a la empresa de su adjunta a dirección”… Como habréis podido ya deducir, me estoy refiriendo a la carta (digo carta y no correo porque el propio emisario se refiere a lo enviado como “la presente”) que Víctor Rivera, secretario general de Asetra, me mandó para “aclarar” mi post anterior en este blog. (Por cierto, en este momento, diez y quince minutos de la mañana, acaba de llegar el burofax anunciado por Nuria Álvarez a sus contactos ayer 28 de febrero, que comentaré aparte).

En fin, que lo mejor es que empiece por el principio, no sin antes dejar claro que 36 horas después todavía no me he recuperado de tan inaudito (en sus dos acepciones) escrito. Y es que nada menos que el secretario general de Asetra empieza asumiendo que “una gran parte de los servicios del proyecto de comunicación externa” le han sido asignados a la sociedad mercantil (de muy reciente creación, por cierto) de la propia directora de relaciones institucionales y adjunta a la dirección de la misma Asetra. Así, sin ningún tipo de rubor.

Pero es que luego tampoco tiene ningún inconveniente en admitir que “desde 1985, con la marca V. Rivera Asociados primero y más recientemente con la marca Gestaller” (empresas en las que el secretario general de Asetra figura como administrador a título personal) “el despacho profesional presta asesoramiento empresarial a los asociados de Asetra en materia laboral, civil, mercantil, penal, concursal, fiscal, auditoría y contabilidad”. (Aunque parezca mentira, lo entrecomillado aparece literal en la carta). Precisa, eso sí, que “en la actualidad, aunque soy presidente fundador de la firma, participo poco en la gestión, estando la misma a cargo de los abogados Ángel Muñoz y Eduardo Rivera (mi hijo), socios y gerentes”, que no administradores, añado.

Es decir, que Víctor Rivera admite con toda la naturalidad del mundo que siendo secretario general de una asociación sin ánimo de lucro administra empresas propias que dan servicio a los asociados de la propia Asetra, y no solo él, sino que también la directora de relaciones institucionales y adjunta a dirección también ha creado una empresa para dar servicio a la misma Asetra. Y si Asetra fuera una empresa propiedad de Víctor Rivera no habría nada que decir, pero no lo es. ¿O sí? Vuelvo a decir lo mismo: no sé si por ética o por estética, pero chirría (en donde vivo, Villaviciosa de Odón, nos costó también hacerle ver al alcalde que no estaba bien eso de poner a su mujer como jefa de protocolo, hasta que finalmente cedió: acabó entendiendo que el ayuntamiento no era su empresa).

En fin, que me parece muy preocupante que personas de cierto nivel y preparación vean como normal este tipo de comportamientos. Signo de una sociedad enferma por la fuerza de la costumbre.

Nota a pie de página
Nuria Álvarez, ex compañera en labores periodísticas, mandó, a la mañana siguiente de habernos enviado la tarde anterior la carta con las aclaraciones de Víctor Rivera, un email a sus contactos en los que les adjuntaba la comentada carta, explicándoles que me había sido remitida y que, como “hasta la fecha” (solo habían pasado cuatro horas de horario de trabajo), nosotros no habíamos publicado nada, pues que aunque nos habían remitido un burofax les enviaban la misiva, “en la obligación de defender la imagen de la entidad y sus profesionales”.

Y otra vez me quedé a cuadros. Por ese “hasta la fecha” impropio, y porque alguien con el reconocimiento profesional de Nuria caiga en ese viejo error de creer que cuando se critica al presidente del Gobierno se está criticando a España, es decir, confundir a Rivera o a ella misma con Asetra. Pero sobre todo decirle, a quien tantas lecciones de ética se ha permitido dar, que si no cree que hubiera sido más ético dejar su cargo en Asetra antes de crear una empresa para llevarle desde fuera la comunicación, o al contrario, haber tenido la sensibilidad de quedarse al margen de la empresa. Otra cosa, insisto, es que Asetra fuera una S.L. o una S.A., que con el dinero propio cada uno puede hacer lo que quiera. Como es mi caso. Lo otro, se llama de otra manera.

Elring

5 Comentarios

  1. La sociedad no es la enferma. Y no hay enfermedades sino enfermos. Si tiras la piedra a esos “enfermos”, dales bien en el ojo. A los que se frecuentan los aledaños del poder para prevalerse de su situación y hacer negocietes. Pinta muy burdo, pero la cuadrilla de la sonrisa falsa os la pega a todos. Son más listos que tú, map. Y le sacan más réditos que nadie a su escasa “valía profesional”.

  2. Telita… y todos estos eran los que decían que Autopos era el lado oscuro. Ahora, desde fuera, veo que es el único medio decente del sector. Map, enhorabuena por la información.

  3. ¿Más Coreman…? ¿Renace el manual “Feijoosiano” de hacer negocietes? ¿Pegar el palo y sacar el dinerete durante un tiempo a las empresas al amparo de las instituciones gremiales? ¿Los de “reconocida profesionalidad” se juntan?

  4. Cada dia estoy mas convencido de que este país está CORRUPTO por los cuatro costados, y lamentablemente ya no me sorprende nada.

Dejar respuesta

Introduce tu comentario!
Introduce tu nombre
Información sobre protección de datos
Responsable: Market Version Press.
Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios.
Legitimación: Tu consentimiento.
Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
Destinatarios: Tus datos se alojarán en los servidores de CDMON 10DENCEHISPAHARD, S.L. (UE).
Contacto: prensa@autopos.es
Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.