TRW compró un airbag sacado de un coche de un desguace y alerta de lo fácil y peligroso que resulta

0
TRW fue a un desguace de forma anónima "para comprobar si era posible comprar un airbag, un dispositivo pirotécnico considerado peligroso sin testar". "A pesar del riesgo real de explosión, se extrajo el airbag de un vehículo del desguace", explica el fabricante. “Estamos totalmente comprometidos en educar a las autoridades en aspectos relacionados con el recambio de componentes y destacar la ausencia de legislación en esta área, de manera que se puedan tomar decisiones y crear estándares”, afirma François Augnet, vicepresidente de TRW Aftermarket para Europa y Asia Pacífico.

Según TRW, “la regulación del sector de automoción está muy bien definida en términos de montaje original, ya que cada una de las partes ensambladas debe ser reconocida de forma oficial. Sin embargo, cuando hablamos de sustitución nos encontramos con huecos significativos en cuanto a regulación, lo que supone que en muchos casos puede montarse cualquier tipo de pieza durante una reparación”.

“El legislador garantiza que cuando el vehículo sale a circular cumple con las normas de seguridad, pero no previene la posibilidad de que algunas personas transformen ese mismo vehículo en una trampa mortal al ignorar la calidad de las piezas que pueden, de forma totalmente legal, ser instaladas en el vehículo a lo largo de su vida útil. Creemos que la piratería existe en parte porque permitimos que exista, y a una escala global”, señala François Augnet, vicepresidente de TRW Aftermarket para Europa y Asia Pacífico.

Sobre las piezas refabricadas
Destacan desde TRW que “cuando es posible, las piezas refabricadas son una alternativa excelente a las piezas nuevas, algo que beneficia a los profesionales de la industria (productores y proveedores de piezas de recambio, distribuidores y talleres) y al consumidor final que puede comprar piezas más económicas y mantener su impacto medioambiental al mínimo”. “Una pieza refabricada funciona exactamente igual que una original. Se fabrica en un proceso industrial, con unas especificaciones técnicas claramente definidas. Cualquier pieza refabricada por TRW se prueba bajo los mismos estándares que las piezas de Equipo Original montadas en los vehículos nuevos. Además, todas las piezas refabricadas de TRW cuentan con la misma garantía que las piezas nuevas”, añade el fabricante.

“Las piezas refabricadas no deberían confundirse con piezas de una chatarrería. Hoy por hoy no existe una legislación que prevenga la instalación de frenos provenientes de un coche que se ha dado de baja y tirado en un desguace. A menos que un consumidor compre una pieza refabricada que haya sido testada y garantizada, no tiene modo de saber si los frenos provocaron un accidente o si las piezas sufrieron algún tipo de daño. En cualquier caso, el producto que es reutilizado es siempre peligroso”, afirma la compañía. TRW forma parte del “WG29”, un grupo de trabajo “creado bajo la tutela de las Naciones Unidas para desarrollar estándares, en particular en su propia área de actividad. Este paso ya ha desembocado en una regulación de las pastillas de freno y traerá consigo una próxima legislación sobre los discos de freno. Sin embargo, no hay una regulación para los cálipers de freno, productos reacondicionados y amortiguadores, que también son partes importantes en la cadena de seguridad del automóvil”.

También contra la falsificación
De acuerdo con la Organización Mundial de Comercio (OMC), la falsificación de bienes representa entre el 5% y el 7% del comercio global. Las estimaciones sugieren que el coste que representan las falsificaciones para la industria de automoción está en torno a los 5-10 mil millones de euros al año. La American Motors and Equipment Manufacturers Association (MEMA, Asociación Americana de Fabricantes de Vehículos y Equipamiento), estima que las falsificaciones afectan a 750.000 empleos sólo en el sector de automoción.

“Como líder en el área de seguridad en automoción, creemos que es nuestro deber el educar al público. Podemos animar a los distribuidores, a los talleres y al consumidor a usar productos fabricados por grandes fabricantes de componentes que están comprometidos en la lucha contra la falsificación”, añade Augnet. “Hay muchos riesgos y peligros asociados a la falsificación, con consecuencias en todo el espectro económico: el consumidor, el profesional del automóvil (distribución y reparación), la industria de automoción, la sociedad y los gobiernos. El riesgo para el consumidor es mucho mayor de lo que se puede imaginar. Hay que tener en cuenta que las piezas falsificadas no se fabrican en las condiciones que garanticen su seguridad, no son sometidas a pruebas y no siguen los estrictos procedimientos de fabricación. Muchas piezas tienen una relación directa con la seguridad, como los frenos, amortiguadores, la dirección, los neumáticos… una única pieza falsificada puede provocar un accidente, que podría costar una vida”, añade.

“Si dejamos al margen las consideraciones de seguridad, los consumidores pagan de forma regular el coste de comprar piezas falsificadas a través de excesos en el consumo de combustible, reducción de los niveles de rendimiento y una menor vida útil de la pieza. Como ejemplo, hay que tener en cuenta que el coste de reparación representa el 50% del coste total, de modo que, incluso si la falsificación cuesta la mitad que una pieza auténtica, el consumidor sigue perdiendo, ya que la pieza falsificada dura menos. Además, las piezas producidas por los grandes fabricantes son el resultado de importantes inversiones en investigación y desarrollo llevadas a cabo para optimizar el rendimiento y el consumo de combustible de acuerdo con las legislaciones en materia de seguridad y medio ambiente. Una pieza falsificada no se beneficia ni siquiera de los niveles más básicos de investigación y desarrollo y se testa directamente en el mercado, sólo en un accidente real”, conluye.

Elring

Dejar respuesta

Introduce tu comentario!
Introduce tu nombre
Información sobre protección de datos
Responsable: Market Version Press.
Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios.
Legitimación: Tu consentimiento.
Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
Destinatarios: Tus datos se alojarán en los servidores de CDMON 10DENCEHISPAHARD, S.L. (UE).
Contacto: prensa@autopos.es
Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.