TRW, volcados con la seguridad

0

“Sintiendo la carretera”. Ese fue el eslogan del evento. Y vaya si la sentimos. Experimentamos las últimas tecnologías en sistemas de sensores, dirección, frenado y seguridad del pasajero en varios vehículos y tuvimos la oportunidad de conducir un Porsche a más de 230km/h; bueno, el que se atrevió, porque entre lo que impresiona entrar un coche preparado para este tipo de carreras, la lluvia, los neumáticos de mojado, los tacones… yo me conformé con la opción de “taxi driver”. Vamos, ir de copiloto. Y fue sin duda toda una experiencia ver cómo tomaban unas curvas en las que yo no hubiese pasado de los 10 km/h.

Aunque lo cierto se vivieron grandes momentos durante toda la jornada. El evento fue organizado de manera magistral por TRW. Frente a la tribuna de Mercedes del circuito teníamos preparadas distintas áreas para dar cabida a las numerosas actividades que nos tenían preparadas. El objetivo de la compañía era mostrarnos cómo, para TRW, ‘todo tiene que ver con la seguridad’ y para ello pusieron a nuestro alcance catorce coches en los que habían instalado los distintos productos que han venido desarrollando y que podíamos probar nosotros mismos; siempre muy bien acompañados de los ingenieros y técnicos de la compañía, que iban resolviendo todas nuestras dudas.

Impresionante…
Sin duda lo fue comprobar las funcionalidades de asistencia a la conducción en emergencias, un sistema que consigue que el coche calcule la mejor trayectoria a seguir en caso de encontrarse con algún obstáculo en la carretera. Pudimos probar el sistema en su versión automática (el coche toma el control total de la conducción), aunque si fuese llevada al mundo real, esta tecnología solo se podría instalar en su modo semiautomático (el conductor sigue teniendo el control del vehículo pero recibe asistencia en una maniobra brusca y en la estabilización posterior). Y es que mientras siga en vigor la Convención de Viena de 1965, es imposible (en mayor o menor medida dependiendo de la interpretación que cada país ha hecho) la conducción automática de los vehículos, puesto que se establece “que los conductores deben tener el total control de los vehículos y de los animales”.

Lo que es un hecho es que con el objetivo de reducir las víctimas de tráfico, no solo en las carreteras, considerando también a los peatones, se están introduciendo en los últimos años numerosos cambios en las normativas nacionales e internacionales. Es ahí donde TRW está poniendo mucha parte de sus esfuerzos: en el desarrollo de tecnologías pensadas por y para la seguridad (de donde provienen a día de hoy el 89% de las ventas del fabricante).

Artículo anteriorTAB se lleva a sus distribuidores de visita a su planta de Eslovenia
Artículo siguienteLos fabricantes ya están… los distribuidores se lo piensan

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here
Información sobre protección de datos
Responsable: Market Version Press.
Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios.
Legitimación: Tu consentimiento.
Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
Destinatarios: Tus datos se alojarán en los servidores de CDMON 10DENCEHISPAHARD, S.L. (UE).
Contacto: prensa@autopos.es
Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.