“Una vida plena»

Ramón Regueira

0

Estadio de Riazor. Partido de Copa del Rey entre el Deportivo de la Coruña y el Osasuna. Se guarda un minuto de silencio por Ramón Regueira, “ex jugador en la década de los cincuenta, socio, accionista y patrocinador histórico del club”. Pero también, o sobre todo, recambista. Uno de los nuestros.   

El 4 de marzo de 2020 le proponía a Ramón Regueira hijo la posibilidad de hacer un reportaje para AUTOPOS. Me dijo que hablaría con su padre para cerrar una fecha. Y quedamos finalmente el 16: “Tenía un tema con un proveedor pero lo cambio que con ellos tengo más posibilidades de vernos. Me gustaría tratarte en mi tierra como mereces y que comiéramos juntos”. Evidentemente no pudo ser. Y el día 10 posponíamos el encuentro. Me hubiera gustado tener la oportunidad de haberle conocido mejor. Esa espina se me quedará clavada para siempre.

“Un hombre bondadoso”

Cuando le pedí a su hijo Ramón que quería hablar con él sobre su padre, dos días después de conocer la noticia de su fallecimiento, no tardó ni cinco minutos en llamarme: “Estoy triste,  pero me siento también tranquilo y orgulloso. Ha tenido una vida plena. Y en todo momento ha estado muy acompañado de la familia. Se ha ido una gran persona, que primero escuchaba y luego echaba una mano sin dudarlo. Es lo que más he admirado de mi padre: trataba a todo el mundo por igual y ha ayudado a muchísimas personas”.

También profesionalmente: “Su generosidad, su capacidad para implicarse con su gente, esa palabra siempre reconfortante le ha caracterizado también en la empresa, de la que se sentía muy orgulloso. Su empresa, sus trabajadores, eran su quinto hijo. Disfrutaba muchísimo con su trabajo, sobre todo con las relaciones personales”.

Y Ramón Regueira hijo concluía: “Ha tenido una vida muy bonita, una vida plenísima y feliz”.

Su gran amigo en AD Parts José Luis Tranche (Auteide, Canarias), coincidía: “Ha sido una vida muy aprovechada, de la que ha disfrutado mucho”. Y destacaba de su compañero de muchas aventuras “su sencillez, humildad e inteligencia”. Y también especialmente “su disposición para echar un cable a la gente”: “Era un hombre muy bondadoso”. Y Tranche decía más: “Un emprendedor, que sentía pasión por el recambio y por la vida”.

“Se ha ido con el deber cumplido”

“He perdido un amigo”, decía Josep Bosch, presidente de AD Parts. “Ha sido un duro golpe, aunque siempre queda la tranquilidad de saber que se ha ido con la satisfacción del deber cumplido. Tanto en lo personal como en lo profesional, sabiendo que la empresa quedaba en buenas manos. Su humanidad, fidelidad, sin importarle perjudicarse por el bien común, son valores que le han caracterizado y transferido a sus descendientes”. Y Bosch recordaba algo que ambos compartieron (ser deportistas al más alto nivel, en el caso del presidente de AD Parts, en balonmano): “Y es que ser un hombre del deporte te hace inconformista, querer siempre ganar, mejorar. Y así era él. Una persona que por mucho que podamos decir es poco para lo que era”.

“Bien no le conocía mucha gente, era muy reservado, muy gallego, nada protagonista”, concluía Tranche, “pero sin duda ha sido una de las personas más grandes con las que he compartido mi vida”.

Descanse en paz Ramón Regueira, ex futbolista del Deportivo de la Coruña pero sobre todo recambista. Uno de los nuestros. Para siempre.

Artículo anteriorRecalvi firma un acuerdo comercial con Radsa
Artículo siguiente«Hay que transformar esta situación en una oportunidad»

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here
Información sobre protección de datos
Responsable: Market Version Press.
Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios.
Legitimación: Tu consentimiento.
Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
Destinatarios: Tus datos se alojarán en los servidores de CDMON 10DENCEHISPAHARD, S.L. (UE).
Contacto: prensa@autopos.es
Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.