Para Miguel Portolés, director de Aftermarket para España y Portugal de Denso, la guerra en Ucrania, las políticas comunitarias que afectan al sector del automóvil y el envejecimiento del parque están impactando de manera negativa en el mercado de la posventa, aunque la propia evolución tecnológica ofrece un sinfín de oportunidades para seguir creciendo a largo plazo: “Ahora sólo debemos estar todos preparados y motivados para aprovecharlas”.

¿Cómo definiría el año 2022?

Ha sido un año muy determinado por los incrementos de tarifas que se han tenido que trasladar al mercado, tal y como ya venía sucediendo en 2021, aunque en 2022 todavía han sido con mayor virulencia. Los incrementos de los precios de las materias primas, la energía y la logística han hecho en 2022 una gran mella, lo que ha provocado cambios en las tarifas de precios en un intervalo de tiempo demasiado corto. También este año se ha caracterizado por los problemas de abastecimiento y, por tanto, de disponibilidad de producto por parte de los fabricantes. En cuanto a la demanda en el sector de la posventa creo que ha sido un año positivo, ya que ha superado a la oferta en muchos momentos.

¿Cómo ve el futuro a corto plazo? ¿A qué nos enfrentamos?

Veo una incertidumbre enorme. Creo que lo que ocurra en este corto plazo será la base de lo que nos venga. Es difícil hacer previsiones a pocos años vista. A corto plazo, ya de entrada la guerra que estamos padeciendo en Europa no tiene atisbos de ir mejorando. En el plano humano es un desastre sin calificativos, pero también las consecuencias económicas son desastrosas en el mercado de la Unión Europea.

En la posventa, los incrementos de precios que se están trasladando al mercado vienen en gran medida por este desgraciado sinsentido. También en el plano político hay consecuencias, ya que las medidas que están tomando los gobiernos de todos los países de la UE en materia medioambiental nos van afectar. En este sentido es muy conveniente que se tomen decisiones consensuadas e inteligentes que no impliquen cambios traumáticos en el corto plazo porque serán muy complicados de asumir por la sociedad e implican inversiones inasumibles para los conductores y las organizaciones. Dependemos en gran medida de cómo se vayan desarrollando los acontecimientos en los próximos meses.

¿Qué le preocupa?

Aparte de lo mencionado, y más concretamente en nuestro sector de posventa, la caída de las matriculaciones como consecuencia de la incertidumbre que se traslada al conductor en cuanto a las tecnologías futuras en materia de motorizaciones y movilidad. El incremento de la antigüedad media del parque circulante ibérico nos pone en dificultad porque el ticket medio de reparación de los talleres baja sustancialmente y seguirá bajando. Para los fabricantes de producto premium, de calidad OEM, que nos dedicamos a la posventa independiente es muy dañino por varios factores relacionados con la caída de las ventas de vehículos nuevos.

En primer lugar, el número de vehículos de menos de diez años es cada vez menor. Por tanto, el mercado se contrae en un segmento que es precisamente en el que el ticket medio de reparación es más alto, ya que los usuarios de estos coches siguen apostando por productos de calidad premium o de calidad original. Y en segundo lugar, los fabricantes de componentes dejan de invertir en nuevos desarrollos para tecnologías de motorización de combustión fósil por la incertidumbre futura. Esto al fin y al cabo es inversión en la posventa presente y del futuro.

¿Cree que va a cambiar algo en el mercado en un futuro próximo?

Creo que la digitalización, la conectividad, las nuevas herramientas de software incorporadas y los elementos de diagnosis tendrán cada vez más protagonismo como elementos principales de la posventa. No basta con suministrar piezas o productos, que además cada vez tienen una vida útil más larga. Debemos estar preparados para suministrar servicios añadidos que aporten valor al conductor, al taller, a la distribución y al desarrollador de este servicio. Y que aporten rentabilidad en la cadena de distribución.

¿Optimista? ¿Ve el vaso medio lleno o medio vacío?

Soy optimista. Más que un vaso veo un mar de oportunidades. Ahora sólo debemos estar todos preparados y motivados para aprovecharlas.

¿Qué están haciendo en su compañía?

En primer lugar en Denso se valoran todas las opciones a nuestro alcance para tratar de afrontar el futuro de la manera más adecuada posible, más sostenible y con mayor contribución al mercado y a la sociedad. Primero asumiendo a qué nos vamos a enfrentar -nuevos retos, cambios de paradigmas…- y después llevando a cabo un proceso de desarrollo estructurado poniendo los medios para seguir creciendo en cuota de mercado y para incrementar la satisfacción con y para nuestros clientes, y poniendo en marcha nuevos desarrollos de negocio para la posventa.

Llevamos dos años inmersos en una reorganización a nivel paneuropeo muy importante dentro de nuestra organización AM Industrial Solutions, con una nueva estructura ONE Denso EU. Estamos trabajando para aportar el valor que la posventa independiente necesita y merece. El futuro próximo no nos espera, sino que ya es una realidad en el presente.



Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here
Información sobre protección de datos
Responsable: Market Version Press.
Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios.
Legitimación: Tu consentimiento.
Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
Destinatarios: Tus datos se alojarán en los servidores de CDMON 10DENCEHISPAHARD, S.L. (UE).
Contacto: prensa@autopos.es
Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.