Y con el…“cucu” limpio la fábrica

2
Seguro que se saben el chiste, ¡sí hombre!, ¡si es más viejo que yo! (Que ya es decir). Es ese del paisano que llega su primer día a la fábrica, en la que acaba de ser contratado, y es recibido por el encargado, que le explica en qué va a consistir su trabajo: “Tranquilo, hombre de Dios, ya verá qué sencillo es esto...

Doña MilagrosUsted se me coloca en esta máquina, y en cuanto empiece a funcionar, con la mano derecha me va pulsando el botón rojo… Eeeso, asiii… Al mismo tiempo, con la mano izquierda tiene usted que mover esa palanca arriba y abajo, arriba y abajo, ¿ve qué fácil? ¡Muuuy bieeen! Ahora, con el pie derecho, si es tan amable, me aprieta ese pedal, así, con suavidad pero con  ritmo. ¿Ve usted que bien? ¡Fenómeno! Ahora ya solo le queda hacer girar esa rueda que tiene usted delante con el pie izquierdo. ¡Vamos, vamos, no se me duerma, que esto es cosa de niños! ¡Ahí, ahí, ya lo va cogiendo! Y ahora, con cuidadito no se me vaya a desconcentrar, con la lengua me va usted a ir pegando esos sellos…”, a lo que como es lógico el paisano contesta fuera de si: “¡Sí hombre, y con el “cucu” limpio la fábrica! (apreciarán que he sustituido la palabra original por otra algo más fina). Bueno, pues esto es lo que respondió el paisano… Yo le hubiera hecho tragarse los sellos directamente.

Si queda un hueco
Y no me extrañaría que los talleres acabaran haciéndole tragar los sellos a más de uno por no tener ni idea de lo que supone el trabajo del día a día en un taller y andar dándoles consejos imposibles sobre lo que tienen que hacer para conseguir el éxito en sus negocios. Y es que ahora resulta que también tienen que ser especialistas en redes sociales. Vaya por Dios, lo que les faltaba: no aprietan ya suficientes botones, ni mueven suficientes palancas, ni hacen girar suficientes ruedas, ahora tienen que dedicar unas cuantas horas al día a cosas como crear una página de Facebook (una profesional ¿eh?, que no vale el perfil de andar por casa que tenemos todos); pensar y llevar a cabo acciones publicitarias y promocionales para atraer seguidores; darles a diario consejos sobre  mantenimiento del vehículo o sobre cómo reparar averías, hacerles recomendaciones, entretenerles con chascarrillos y curiosidades, organizar concursos, comentar lo que hacen los demás, responder a los comentarios que te hacen los demás, dándole al “me gusta” incluso aunque no te guste… y luego, cuando termines, si eso te pones a atender a algún cliente, a hacer algún presupuesto, e incluso, si te queda un hueco, a reparar algún coche…

500 la hora
Claro que otra opción es pagar a alguien para que lo haga por ti. Creo que por el módico precio de 500 euros la hora hay auténticos expertos dispuestos a asesorarte, y sí, claro, luego hay enterados más “de trapillo”, más de andar por casa, a los que también hay que pagar, aunque mucho menos, pero ni unos ni otros tienen capacidad  para ponerse a dar consejos sobre reparación de vehículos o a hacer recomendaciones sobre mantenimiento que tiene un mecánico experto, así que ya me dirán qué hacemos. En fin, que milongas las justas, porque para sacarle rendimiento a eso de estar en las redes sociales o tienes los medios necesarios, que son, básicamente, mucho tiempo, personal que sepa de lo que habla y también dinero, o poco se puede conseguir, siempre y cuando se sepa lo que se quiere conseguir, claro, porque esa es otra.  Las redes sociales no son el dorado como algunos se creen, son una herramienta, que puede ser fantástica, sí, pero mucho más complicada de manejar de lo que parece.

La brasa
Y si no lo creen, lean: el otro día me sorprendió que en el telediario de la noche de TVE se anunciara que la foto más votada de las tres seleccionadas en el Facebook de la cadena para ganar un concurso semanal hubiera obtenido algo más de 240 votos, o sea, que entre las tres no llegaban a los 500. Y eso la cadena de televisión más importante a nivel nacional, que promociona este concurso en horario de máxima audiencia, y a diario, su web; que tiene un equipo especializado y un presupuesto importante… Pues eso, que habrá que ser un poquito realista, digo yo.

Lo saben bien los verdaderos expertos, los que saben cuál es la realidad de la gran mayoría de los talleres, que no andan por ahí aconsejándoles que se metan en semejante lío. Otra cosa son las marcas o las redes de talleres, esas sí podrían planteárselo en serio. De hecho, muchos ya lo están intentando, unos con más éxito que otros todo hay que decirlo, porque mientras unos han entendido que esto de las redes sociales es una cosa más bien lúdica en la que se trata de compartir experiencias, otros se empeñan en darnos la brasa con las mismas noticias contadas de la misma forma que las contarían en una nota de prensa de las que se enviaban por fax. Menudo rollo. “Ya no me gusta”.

Elring

2 Comentarios

  1. Ay, ay, ay… a ver si vas a ser tú uno de esos alemanes despechados Ironman!! Si a los talleres les da en el ocico que el tío alemán ese es de oficina, por algo será…

  2. A mi me hace gracia cuando un taller te dice que a él le vas a enseñar a montar un embrague autoajustable sin herramientas, y mas un tío alemán de esos de oficina… haced un extenso articulo sobre “taller o cambiapiezas S.L.”

Dejar respuesta

Introduce tu comentario!
Introduce tu nombre
Información sobre protección de datos
Responsable: Market Version Press.
Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios.
Legitimación: Tu consentimiento.
Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
Destinatarios: Tus datos se alojarán en los servidores de CDMON 10DENCEHISPAHARD, S.L. (UE).
Contacto: prensa@autopos.es
Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.