¿Y si el coche por suscripción es una ruina?

Un negocio con dudas

0
coche por suscripción

Muchos actores del sector de la movilidad -con los propios fabricantes de coches a la cabeza- aseguran que los conductores del futuro optarán por un modelo de suscripción como alternativa al vehículo propio, pero ¿es este realmente un modelo rentable y sostenible a largo plazo para las empresas? La tendencia que vemos en otros sectores no es la más halagüeña…

Esta misma semana, Europcar Mobility Group -matriz de empresas de alquiler de coches y carsharing como Europcar, Goldcar, Interrent y Ubeeqo- presentaba los resultados de un estudio que señala que el 54,5% de los conductores españoles estaría abierto a cambiar su coche por un modelo de suscripción “similar al de las plataformas de ‘streaming’, que permite renovar el alquiler mes a mes para no atarse a un vehículo en propiedad”. Este porcentaje sube hasta el 58,5% en el caso de los jóvenes de menos de 35 años.

En los últimos años lo que sí estamos viendo es un auge de modelos como el renting a particulares, con contratos que sitúan esa vinculación en el entorno de los cuatro años, aunque el estudio -que recoge el sentir de buena parte de la industria- plantea un sistema de pago mensual del mismo modo que hacemos en plataformas como Netflix, HBO, DAZN o Spotify. Es decir: pago un mes y me doy de baja cuando quiero, sin más compromiso.

La rentabilidad, en entredicho

Este modelo de pago por suscripción ya lo ofrecen en España fabricantes como Stellantis, Hyundai o Lynk & Co, así como otras plataformas especializadas en el alquiler de vehículos. El número de clientes todavía es limitado, aunque no parece que conquistar de manera masiva a la población sea precisamente la mejor forma de alcanzar la rentabilidad. De hecho, si ponemos el foco en las plataformas de ‘streaming’ -el ejemplo que ponen los responsables del estudio- de mayor éxito internacional, vemos que la tendencia es más bien la contraria. Y es que aunque muchas de ellas cuentan con millones de usuarios en todo el mundo, pocas son las que realmente están consiguiendo ganar dinero -si es que alguna lo hace-. Veámoslo.

En el caso de las plataformas de cine y series, el ‘streaming’ llegó al mercado con una propuesta irrechazable: catálogos interminables, contenidos disponibles 24 horas al día desde cualquier dispositivo… y todo ello a un precio casi ridículo -y sin publicidad, claro-. Los suscriptores comenzaron a llegar en masa, pero la rentabilidad sigue sin aparecer para la mayoría de los operadores. Incluso Netflix, la primera en apostar de manera clara por este modelo, ha entrado en decadencia: sólo en el primer trimestre de 2022 perdió más de 200.000 suscriptores -la caída esperada por la propia compañía podría superar los dos millones de clientes al final del ejercicio- y su valoración bursátil se desplomó un 35% en apenas un día. Su apuesta por la publicidad tampoco ha funcionado, por lo que el futuro no pinta bien para el gigante de los contenidos audiovisuales.

Uno de los competidores que ha superado a Netflix en suscriptores es Disney+, aunque la compañía de momento sigue sin ver ganancias. Según The New York Times, Disney+ perdió 2.800 millones de dólares en 2020 y muchos analistas aseguran que seguirá perdiendo dinero hasta, como mínimo, 2024. Y no van mal encaminados, ya que en el cuatro trimestre fiscal de 2022, la multinacional americana anunció unas pérdidas en dicho trimestre de más de 1.400 millones de dólares a pesar de superar los 164 millones de suscriptores en todo el mundo. Contar con muchos clientes tampoco parece ser la salvación para este modelo.

Ni la música ni el fútbol…

No podemos hacer este repaso a los gigantes del ‘streaming’ sin fijarnos en el gran dominador en el mundo de la música: Spotify. Nacida en Suecia en 2006, la compañía controla casi un tercio de los usuarios a nivel mundial, pero su situación económica va de mal en peor. Hace dos años sus acciones cotizaban a 364 dólares. Hoy lo hacen a 90. Y eso con 195 millones de usuarios de pago -los usuarios activos superan los 450 millones-. Las pérdidas se siguen multiplicando y no parece que la sangría vaya a parar a corto plazo. En 2020, a pesar del aumento del uso del ‘streaming’ por la pandemia, la empresa perdió más de 580 millones de euros, lo que expone bien a las claras la magnitud de lo que estamos hablando. ¿Hasta cuándo podrán aguantar? Veremos.

Ni siquiera el deporte se libra de la quema. Un buen ejemplo lo encontramos en la plataforma DAZN, especializada en este tipo de contenidos, que sólo en 2021 perdió 2.300 millones de dólares. Pero eso no es todo, ya que Bloomberg calcula que la compañía acumula pérdidas de más de 6.000 millones desde su lanzamiento en 2016 a pesar de que cuenta con los derechos televisivos de los principales eventos deportivos. En España, la plataforma ya subió precios en 2022 -de 9,99 a 12,99 euros el plan básico- y ya prepara otra subida de precios del 46% para llegar a los 18,99 euros/mes -el paquete total que incluye LaLiga rozará los 30 euros mensuales-.

Y el coche…

Todavía es pronto para saber cómo funcionará este tipo de soluciones en el caso de la movilidad. Lejos del servicio por suscripción a particulares y empresas, algunos fabricantes como BMW, Mercedes y Volkswagen pusieron en marcha servicios de ‘carsharing’ en diferentes ciudades, pero con tan poco éxito que las tres decidieron desprenderse de estos negocios al poco de ponerlos en marcha debido a las dificultades para generar rentabilidad.

Respecto a los servicios de coches por suscripción, aún no hay datos suficientes para saber cómo será la rentabilidad de estos negocios, pero si la tendencia es similar a la que vemos en el caso del ‘streaming’, desde luego es para que los fabricantes de vehículos vayan preparando un plan B… si aún les queda dinero para acometer inversiones. ¿Y si finalmente el futuro no es tan distinto a lo que tenemos hoy en dia?



Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here
Información sobre protección de datos
Responsable: Market Version Press.
Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios.
Legitimación: Tu consentimiento.
Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
Destinatarios: Tus datos se alojarán en los servidores de CDMON 10DENCEHISPAHARD, S.L. (UE).
Contacto: prensa@autopos.es
Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.